El ébola es un virus del desequilibrio

Dr. Michael LaitmanPregunta: La epidemia de ébola está amenazando al mundo al poner a la humanidad en el límite entre la vida y la muerte. ¿De dónde proviene el virus y qué puede hacerse para detenerlo?

Respuesta: La epidemia de ébola ha atraído la atención de todo el mundo, pero en realidad hay muchos problemas muy graves con los que tenemos que lidiar.

Todos los problemas se derivan de los desequilibrios en la sociedad humana. Es difícil distinguir cuál de los problemas que estamos causando provocan guerras y cuales provocan enfermedades, tsunamis o erupciones volcánicas.

Hay muchos factores naturales que pueden ser más perjudiciales para la humanidad que el virus del ébola. Los expertos, por ejemplo, predicen una gran erupción volcánica en California. La actividad volcánica está en constante crecimiento allí y hay una erupción que está próxima.

Si eso ocurre, la ceniza podría cubrir todo el cielo hasta el punto de no ser capaces de ver el sol. La temperatura bajaría a menos de 50 grados centígrados o incluso a menos de 70 grados. No está claro cómo podríamos ser capaces de sobrevivir en tales condiciones.

Estamos en un sistema y su desequilibrio ha alcanzado una línea roja crítica que evoca las fuerzas negativas en la naturaleza. Todo depende del nivel y tipo de desequilibrio que convocamos. Nadie está castigándonos a propósito de esta manera, y en realidad esta es la respuesta natural del sistema. Si el sistema está fuera de balance, él nos golpea.

Podemos, sin embargo, hacerle un llamado a que nos castigue, dado que en los niveles anteriores en el pasado, nos desarrollamos por medio de los golpes que nos empujaron hacia adelante. La Edad de Hielo es un ejemplo de ello. Baal HaSulam dice que cuando se formó el planeta Tierra, éste pasó por varias fases de alternancia entre calor y frío y cada período se prolongó cerca de treinta millones años hasta que la corteza de la tierra sobre la cual podía existir la vida se creó en la cima de este volcán gigante.

Siempre ha habido procesos extremos en la superficie de la tierra, pero se calmaron y llevaron a la tierra a un estado de equilibrio para que pudieran aparecer formas de vida. La diferencia de temperatura entre el invierno y el verano es de unos 20 grados a lo sumo, lo cual es una diferencia insignificante en comparación con lo que sucedió en este planeta antes de llegar a un estado de equilibrio en el que la temperatura se elevaba a 2.000 grados y bajaba a 50 o 200 grados bajo cero.

El equilibrio se logró en determinadas condiciones en las que podemos existir. La vida proteica puede existir gracias a un equilibrio de temperatura en la tierra, en los océanos, y en tierra.

Mientras el hombre ha desarrollaba, él se elevó por encima de todo este sistema. Todas las partes de la naturaleza están conectadas a un sistema: la atmósfera, los océanos y los continentes. La tierra no existe de acuerdo a las leyes de los estados y las naciones que están divididos por fronteras, sino como un planeta con una ecología y procesos generales, colectivos y naturales. Las personas que viven en este planeta hoy alteran el equilibrio.

Este sistema no tiene ninguna intención de castigarnos, sino que reacciona de acuerdo a nuestras acciones, entonces recibimos lo que merecemos de él. Por supuesto que nos golpea por alterar el equilibrio en nuestro nivel humano. Como factor negativo que causa el desequilibrio, la humanidad recibe un contragolpe.

(145769)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 10/19/14

Material relacionado:

La vida sin enfermedad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta