Una incubadora para parejas jóvenes

Dr. Michael LaitmanEs imposible ignorar los fundamentos ocultos de las tendencias modernas, el componente ideológico de la gran maldad humana que se niega a volver al camino correcto de la naturaleza. Los líderes del mundo no necesitan familias o procreación. Ellos no están interesados ​​en el crecimiento de la población ni necesitan miles de millones de personas “extra”.

Por lo tanto, está implementándose una política de restricción de la población mundial en la próxima generación. Las élites de todo el mundo no ven la disminución de la población mundial como un problema, aunque sea recortada en un 50 por ciento o incluso en un 80 o 90 por ciento. El diez por ciento que quede será suficiente para proporcionar todo lo necesario para la vida. El ego humano está preparado para desintegrar la institución del matrimonio, y ellos están llevándonos hacia eso a través de los medios de comunicación, la educación, la cultura, y así sucesivamente. Estos métodos tienen éxito en la amplia difusión de un nuevo orden mundial.

Por lo tanto, no es de extrañar que nos encontremos con una fuerte oposición si empezamos a hablar de la corrección del hombre, comenzando por la reconstrucción de la familia, incluido su papel en la procreación. Muchos tratarán de detenernos.

Aun así, espero que el enfoque hostil que ha llevado a una actitud irrespetuosa hacia la familia y todo lo que esta implica, sea un fenómeno pasajero. Después de todo, la creciente crisis también perjudica a las élites que realmente manejan tras bambalinas esta tendencia. A continuación, se sentirán que deben cambiar su enfoque.

Hoyen día ellos les resulta beneficioso apoyar esta tendencia de tal forma que haya el menor número posible de familias y el menor número posible de niños, para que la población mundial se reduzca tan pronto como sea posible. Sin embargo, con el tiempo, cuando la crisis llegue a ellos, esta les hará ver las cosas de forma diferente. Si hablamos sobre el estado de Israel, sin embargo, nada se interpone en nuestro camino aquí. No hay obstáculos y ninguna actitud negativa abierta. Por supuesto, tenemos que actuar donde nos den la oportunidad.

Es en relación a este tema que no enfrentaremos ninguna resistencia. Parte de la nación cree en los valores familiares surgen de hábitos o de un enfoque tradicional. Recordamos y agradecemos la casa de nuestro padre en la que todos los familiares se reunían bajo el mismo techo. Nos acordamos del barrio, de nuestros amigos de la infancia, y todo esto es una buena base para este asunto.

Debemos rehabilitar esa tradición que aún no ha sido olvidada, y convertirla nuevamente en una parte de nuestra cultura. Usarla en el arte y revivir el concepto de familia. Supongo que debe ser una especie de misión nacional que conduzca a una variedad de maneras de apoyarla, ya sea en el arte, películas, libros o historias que enfaticen el valor de la unidad, del amor y la buena crianza de los hijos. Tenemos que mostrarles a las personas la belleza en las relaciones familiares que les proporcionan a todos un fuerte apoyo. Debemos presentarle este tema de manera asertiva al gobierno que no ofrece suficiente apoyo a las parejas jóvenes con respecto a la vivienda, la licencia de maternidad, las guarderías, los beneficios financieros, y así sucesivamente. Esto debe convertirse en un asunto de interés nacional y debe ser considerado como un problema nacional general. Debemos animar a todo hombre y mujer a asumir esta misión.

Debemos darles ejemplos de parejas exitosas y producir programas de televisión que eleven el tema y proporcionen información sobre esto. Debemos abrir clubes donde los padres y los niños puedan pasar tiempo juntos y animarlos a pasar el fin de semana en la naturaleza. Es especialmente importante ayudarles a las madres sobre quienes recae la mayor parte de la carga de cuidar a los niños pequeños durante los primeros años.

La sociedad, el estado, y el gobierno deben ver el tema del apoyo general como un proyecto nacional, teniendo en cuenta todas las implicaciones que pueda tener. De esta forma, le daremos un buen ejemplo al mundo entero, donde la tendencia opuesta es ahora evidente.

Yo no sólo veo la corrección de la familia en eso, sino la corrección del mundo entero. Después de todo, podemos implementar buenas relaciones familiares a través de las cuales les enseñaremos a los jóvenes con respecto a todos los aspectos de la vida. El embrión está rodeado por su madre. El bebé se encuentra en una cuna. El niño está rodeado de familiares. El niño también tiene el ambiente de apoyo de jardín infantil y en la escuela. Por lo tanto, una joven pareja debe estar rodeada de un ambiente de apoyo que les de fuerza y les ayude con atención dedicada, incluso más que durante la infancia. Después de todo, esta es una situación difícil, y cada familia tiene sus propios problemas particulares.

En primer lugar, debemos establecer un ambiente especial para la educación y el cuidado de los jóvenes y de las parejas jóvenes. Si no seguimos esta dirección, la situación seguirá deteriorándose hasta que queden tan pocas personas que no seremos capaces de mantener la nación ni de mantener la conexión entre ellas.

En otras palabras, el tema de la familia es un asunto de gran preocupación en lo que respecta a la seguridad del estado, de tal forma que no deberíamos adoptar las nuevas tendencias mundiales en cuanto a este tema. Debemos entender que estamos en una situación especial, así que la indiferencia, la falta de respeto, y los actos intencionales de destrucción por parte del gobierno son simplemente inaceptables y una situación muy peligrosa.

(144281 – Del programa “Una nueva vida” del 22 de Julio del 2014)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta