entradas en '' categoría

¿A quién culpar por la agitación árabe?

Dr. Michael LaitmanPregunta: Hoy, los árabes israelíes, en cierta medida sienten que son ciudadanos de segunda clase. ¿Cómo ayudan exactamente la unión entre todos los ciudadanos judíos de Israel y las relaciones correctas entre ellos a los árabes a deshacerse de la sensación de ser acosados?

Respuesta: Al final de la “Introducción al Libro del Zóhar”, Baal HaSulam escribe que si el pueblo de Israel se une correctamente sobre la base de la garantía mutua, de conformidad con el “no les hagan a los demás lo que odian para sí mismos” y “amen a su prójimo como a sí mismos”, entonces la fuerza de la unidad se desbordará desde ellos como el agua de un vaso lleno y se extenderá a todas las naciones del mundo. Ellos sentirán de dónde proviene la fuerza de perfección y se unirán al pueblo de Israel.

Tenemos que entender que se trata de la única influencia posible de una parte del sistema sobre la otra y del impacto del pueblo de Israel sobre las naciones del mundo como resultado de lo cual dejarán de considerarse a sí mismos como naciones “de segunda clase”.

Cada nación tiene ciertas necesidades y deseos. Vemos las acciones de las personas, pero sus sensaciones son mucho más importantes.

Muchas personas quieren ser como Einstein, pero yo no. No estoy fascinado por él. Sin embargo, quiero ser tan fuerte como mi vecino y no un titán en cuanto a pensamiento o poder.

No se trata de sensaciones internas, ni del hecho de que otras naciones estén celosas de que tengamos una tarea especial en este mundo. No, no van a estarlo. ¿Seguirán sintiendo los árabes que están en desventaja? No por mucho tiempo.

Hoy, ellos se sienten discriminados porque no reciben de nosotros lo que se supone que deben recibir. Al culparnos de todos sus problemas, ellos en esencia confirman que dependen de nosotros, ya que tenemos el derecho de hacer las cosas que ellos son incapaces de hacer. Sin embargo, nosotros no jugamos nuestro rol, y por lo tanto le robar al mundo la benevolencia.

Todas las naciones nos reprochan por las mismas razones. ¿Nos sorprenderemos realmente cuando una Asamblea de las Naciones Unidas llegue a un consenso de que Israel es culpable de todos los problemas del mundo, que es una fuente de numerosos desastres internacionales, y que ya no tiene derecho a existir? Ante sus ojos, el estado de Israel es una herida que envenena la existencia de toda la humanidad.

Nuestros enemigos sienten lo mismo cuando se oponen a que tengamos armas, como ametralladoras, cuchillos y otros armamentos. En sus mentes, no hay otra salida excepto luchar contra nosotros. Ellos piensan que tenemos que ser asesinados y que sólo entonces, se detendrán todos los desastres.

Al mismo tiempo, ellos no saben que todo su futuro depende de nosotros. No son conscientes de que somos los únicos que pueden garantizar las perspectivas de éxito para ellos. Nadie les enseña estas cosas; nunca les transmitimos esta información a ellos, dado que nosotros mismos no somos conscientes de ello.

Por lo tanto, tenemos que corregirnos.

Permítanme reiterarlo. Las naciones del mundo le darán su aprobación a nuestras acciones cuando nosotros empecemos a cuidar del proceso general de corrección del mundo. De inmediato aceptarán este hecho.

Imaginemos que si hoy los judíos de Israel lanzan una conexión buena y benevolente entre nosotros, todos los desastres desaparecerán inmediatamente. Mediante la conexión, nos involucraremos el sistema general de la humanidad y neutralizaremos las fuerzas del mal que hay en su interior.

Entonces, aquellos que actualmente están planeando atropellar a gente inocente en las paradas de autobús, de repente sentirán que todo está bien, que algo ha cambiado, que sienten benevolencia, y que las buenas fuerzas están actuando dentro de la sociedad.

En consecuencia, ellos de repente sentirán el deseo de hacerse amigos de los judíos: sucede que es muy posible tener interacciones pacíficas con esas personas. Además, ¿no somos primos? ¿Por qué no podemos llevarnos bien con ellos?

Pregunta: ¿De dónde recibirán los potenciales terroristas estos pensamientos?

Respuesta: El nuevo enfoque proviene de la misma fuente de la que aparece la idea de asesinar a los judíos. Este surge debido al desequilibrio global en el mundo que nosotros (los judíos) causamos en el sistema general. El pueblo de Israel no sincroniza las dos fuerzas opuestas, el más (+) y el menos (-). Sin embargo, esta nación es la única capaz de lograr la estabilidad.

Para empezar, todos los judíos tienen que unirse entre sí hasta que se vuelvan amigos como se afirma en el principio de “ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Entonces, la intensidad de nuestra unidad se desbordará, como el agua que se derrama de un vaso demasiado lleno. Ellos aceptarán este hecho de forma natural y ya no sentirán que son ciudadanos de segunda clase. En un sistema completo, perfecto, sano, no es posible tener partes más o menos importantes o más o menos dignas. Una célula del tobillo es igual a una célula del cerebro.

Pregunta: Entonces, ¿cómo será esta penetrará esta súplica en los corazones de aquellos que están dispuestos a cometer actos de terrorismo?

Respuesta: Toda la humanidad está interconectada a través de sus corazones, y por lo tanto, estamos unidos unos con otros. Es por eso que no hay nada que necesitemos excepto la unidad. No tendremos que explicarles esta idea a ellos. El mismo sistema que ahora demuestra que somos nosotros los que les traemos el mal a los demás, también servirá para tal propósito y les transmitirá la sensación de que hemos empezado a llevarles benevolencia en vez de mal.

Estos impulsos no pueden ser detenidos. Ellos son los que influyen en los seres humanos y no al revés, ya que estos impulsos fluyen desde la cabeza hacia el cuerpo.

Convirtámonos en una unidad llamada Israel (ישראל), es decir la cabeza para mí (Li Rosh, ראש לי), directamente al superior (Yashar El). Esto significa directamente hacia la perfección en la que tenemos que convivir junto con el resto de la humanidad y con toda la realidad, así como todo el universo en unidad con el Creador, la fuerza superior general.

Esforcémonos por alcanzar este estado. Entonces, el mundo entero nos seguirá. Tan pronto como empecemos a actuar como una cabeza, el resto del mundo nos apoyará.

Dejemos de culpar a los demás. La Torá y los demás libros cabalísticos y todas las fuentes originales afirman que somos los únicos que tenemos la capacidad de hacer cambios realmente. Sólo tenemos el derecho de traspasar el desarrollo humano integral del mal camino hacia el bueno.

Al final, esto es lo que en realidad estamos obligados a hacer. Esto es algo que las naciones del mundo esperan de nosotros. Cumplamos con nuestro deber.

(147993)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 11/13/14

La mente judía

Dr. Michael Laitman

Pregunta: Entre los ciudadanos judíos y árabes de la nación, se han creado relaciones complejas. Estamos destinados a vivir juntos en una sola nación, a pesar de que no elegimos esto. Los árabes son alrededor del 20% de la población de Israel. Entre ellos, el 83% son musulmanes, en su mayoría sunitas. Tenemos los mismos derechos y responsabilidades, pero hay dos lados en cada moneda. Por un lado, muchos de los ciudadanos árabes quieren vivir en paz con nosotros. Hay ciudades en las que judíos y árabes han estado en las buenas relaciones de vecindad durante décadas, por ejemplo, en Acre y Jaffa.

Y por otra parte, este sector se ha convertido en una fuente de violencia en los últimos disturbios.

¡Hemos vivido juntos, uno al lado dl otro durante muchos años, y aún hoy, no hemos aprendido a convivir con los demás! Los últimos acontecimientos son alarmantes, decepcionantes, y despiertan desconfianza entre nosotros. ¿Qué puede usted decir sobre el sistema de relaciones entre los sectores judíos y árabes en Israel?

Respuesta: Supongo que profundizar en los niveles psicológicos y sociales humanos diarios, finalmente confundirá a la gente. De hecho, depende de nosotros el hacer sólo una cosa en relación a los árabes de Israel. Debemos mostrarles cómo nos conectamos entre nosotros los judíos y cómo podemos aceptarlos entre nosotros para que ellos también se conecten con nosotros. No es necesario hacer nada más.

En general, el pueblo árabe, al igual que todas las naciones, tienen un papel único. En primer lugar, históricamente son nuestros primos. Desde el punto de vista judío, su religión no es idolatría, ya que no se inclinan ante ninguna estatua o imagen.

Tenemos una visión del mundo muy similar desde un aspecto psicológico y filosófico. A lo largo de la historia estuvimos en contacto y en determinados períodos, hubo buenas relaciones entre nosotros. Pero esto no dependía de ellos o de nosotros, más bien del proceso general a través del cual tuvimos que pasar a lo largo de la historia. En otras palabras, aquí no hay lugar para la alabanza o la culpa.

Entonces yo ignoro los estudios tradicionales que investigan la mentalidad de los pueblos, la singularidad, las características, y sus líneas naturales. Ahora ha llegado el momento de un cambio en el nivel de la humanidad en todas las naciones, por lo tanto ¿cuál es la razón para ir más profundo en las relaciones cotidianas? Ellos pueden cambiar en un instante si activamos las fuerzas básicas generales y naturales.

Los científicos y los analistas están construyendo castillos de arena que desaparecen en un instante. No tienen ningún beneficio que no sea el flujo de publicaciones en artículos de literatura y periódicos científicos.

Estoy simplificando esto hasta cierto grado, pero depende de nosotros el pensar de manera global. A pesar de eso, la imagen global en la que nos dirigimos hacia la realización de la corrección cambia todo el tiempo, específicamente la legalidad en este nivel que influye en la esencia de la vida y la conexión entre nosotros. Y es en esto que tenemos que trabajar.

Por eso digo: “Vengan, comencemos a conectarnos entre nosotros”. Y en el camino, empezaremos a atraer hacia nosotros a los árabes israelíes. A pesar de que todavía no hemos alcanzado la conexión a nosotros mismos, es posible comprobar cómo estamos haciendo esto. Es necesario conocer el sistema de conexión entre nosotros, ya no a nivel intelectual, sino de acuerdo a la forma corregida.

A pesar de todo, tenemos que avanzar en esta dirección, se tal forma que esta sea una investigación constructiva y sustantiva que nos ayude a entender más la situación, a identificar las fuerzas de la naturaleza en el trabajo en nosotros, a aprender a activarlas, a identificarnos con ellas, y a caminar a lo largo de este camino.

Por otra parte, ¿cuál es la razón para masticar en las relaciones entre nosotros y nuestros vecinos una y otra vez como las instituciones que están involucradas en esto? A pesar de que nos proporcionan datos precisos y exactos, la situación no cambia. ¿Por qué debo yo obtener información con la que no puedo hacer nada?

Supongamos que tenemos un informe completo y total sobre una situación, incluyendo hechos y cálculos estadísticos detallados. ¿Qué hacemos con esto? Es imposible que nosotros nos hundamos en una rutina; por el contrario, debemos cambiar esto. Nosotros no necesitamos las estadísticas del pasado, sino la información sobre cómo activar las fuerzas de conexión, cómo crear y aumentar el poder entre el pueblo de Israel, y con su ayuda, conectar a toda la humanidad en una, comenzando con nuestros vecinos más cercanos. Hasta hoy, no tenemos ese poder, porque todavía no lo hemos creado entre el pueblo. Y eso es específicamente lo que necesitamos.

Porque Israel es Li Rosh (la cabeza, la mente). Nos falta la cabeza. El cuerpo está listo y está gritando, llorando con los actos antisemitas incesantes, con los disturbios, y nos culpan por la falta de acción, porque no estamos liderando esto por el buen camino, ni tomando sobre nosotros el rol de cabeza para ponerlo un lugar seguro.

Entonces, ¿qué más nos queda por pensar? Después de todo, estamos en un grave retraso.

Por lo tanto, vale la pena que nosotros le demos forma a la cabeza, la cual es el único mecanismo en el que todos nos conectaremos. Y en el momento en que nos conectemos, el pueblo entenderá por qué estamos haciendo esto y qué tipo de trabajo estamos haciendo para conectarnos entre nosotros.

Así que el pueblo de Israel, al menos los judíos que viven en Israel, deben encontrar y construir la conexión entre ellos. Tenemos un método, y sabemos por la sabiduría de la Cabalá lo que debemos alcanzar. Todo lo que queda es alcanzar la meta y luego se calmarán las relaciones entre nosotros y nuestros vecinos y las naciones del mundo. Más allá de esto, ellos vendrán a ayudarnos. Se debe a que esto nos habla de la cabeza que trae a todo el cuerpo al bien.

(147979)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 11/13/14

Lección diaria de Cabalá – 11.30.14

Escritos de Rabash “Shlavei HaSulam”, “La oración de muchos”
Video: Descargar          Audio: Descargar

El Libro del Zóhar “Introducción”, “Explicación general de todos los catorce andamientos y cómo se dividen en los siete días de la creación”, ítem 1
Video: Descargar          Audio: Descargar

Talmud Eser Sefirot vol. 6, parte 16
Video: Descargar          Audio: Descargar

Escritos de Baal HaSulam “Garantía mutua”, ítem 21
Video: Descargar          Audio: Descargar

Conozcan al Dios de sus padres, y sírvanlo a Él

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Levítico”, Kedoshim, 19: 4: No se vuelvan hacia los ídolos ni hagan dioses de fundición para ustedes, Yo soy el Señor, su Dios. Un ídolo es algo que obtenemos a priori, sin ninguna prueba y al que debe tenérsele en fe, sin tratar de comprenderlo. Esto no se hace en el nivel del ser humano.

La persona debe alcanzar los niveles de amor y otorgamiento mutuo entre nosotros, revelar, estudiar y trabajar con ellos. Ella debe comprender, entender y sentir plenamente el sistema con el corazón y la mente. Sólo entonces podrá decir que no adora ídolos ni acepta nada al azar.

A pesar de que esta es una vida muy difícil, el Creador plantea ante nosotros tales problemas de tal forma que podamos alcanzar el nivel de Adam (humano) y no permanezcamos en el nivel animal.

Así que no podemos darnos el lujo de dar nada por sentado. El Creador quiere que lo estudiemos a Él, “Conozcan al Dios de sus padres, y sírvanle a Él”. Es decir, nuestro mayor punto de ascenso es la percepción y el alcance del Creador.

Comentario: A veces uno quiere desconectarse de todo simplemente para ser llevado hacia adelante.

Respuesta: Así es como funciona nuestro egoísmo dentro de nosotros. Por un lado, el ego siempre nos acompaña durante el desarrollo correcto. Por otro lado, hay una necesidad de un alcance, desarrollo, y absorción espirituales diferentes, de lo contrario uno no sacia su sed o se siente a sí mismo.

El otorgamiento es la fuente de agua limpia que calma la sed.

(147912)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/26/14

El secreto de una vida matrimonial feliz

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (de Psychologies): “Al observar durante 40 años cómo se comunica una de las personas de la pareja con la otra, el psicólogo John Gottman puede predecir con un 100% de probabilidad si serán felices juntas a largo plazo o si su relación no tiene futuro”.

“Las parejas felices ven lo positivo en el otro, algo por lo cual pueden ‘agradecer’, abrazar y simplemente ser felices porque la vida los ha llevado a encontrar una persona tan maravillosa”.

“Ellos a propósito construyen una relación de respeto y gratitud. Las parejas infelices, por el contrario, están buscando todo el tiempo fallas en un socio, capturando cada uno de sus errores”.

“Las futuras parejas infelices buscaban la calma cuando hablaban de su relación, pero sus ritmos cardíacos eran rápidos, sus glándulas sudoríparas estaban activas, y su flujo sanguíneo era rápido”.

“Las parejas que mantienen un matrimonio feliz años más tarde, desde el comienzo demostraron bajo estrés fisiológico. Se sentían cómodos y seguros, lo cual se expresó en una actitud cariñosa hacia su pareja. Incluso durante una discusión ellos pueden crear un ambiente de confianza, calidez y amor para el otro”.

“La principal razón para el divorcio es el desprecio por la pareja. Aquellos que están buscando la más mínima excusa para criticar y no tienen por costumbre responderle con respeto a las peticiones del compañero, pierden el 50% de las cosas positivas que se crean para ellos, pero ven lo negativo donde no la hay. Ellos matan amor. Ira e indiferencia significan la muerte de la relación”.

“La compasión es el indicador más importante de la estabilidad del matrimonio, y cuanto más se practique, más fuerte es”.

“No se trata de regalos, sino de la forma en la que nos comunicamos unos con otros cada día: de buscar activamente una razón para estar agradecidos por cualquier cosa durante el día, no centrarse en lo negativo, no pensar mal de la pareja si él o ella cometió un error.

“El problema de las parejas infelices a menudo es que no pueden ser felices por el otro. Para estar juntos y compartir la alegría, el éxito de un ser querido, es tan importante como estar cerca durante la época de las dificultades”.

Mi comentario: Es desconcertante: ¿Sólo en el siglo 21 hemos comenzado a comprender las relaciones familiares? ¿Y en el pasado, esta sabiduría no era conocida por nuestros antepasados?

(148346)

La responsabilidad, la Luz, y las predicciones de los profetas

Dr. Michael LaitmanPregunta: Por un lado, tenemos que sentirnos responsables del antisemitismo en todo el mundo y por todos los malos acontecimientos que suceden, porque no estamos cumpliendo con nuestro rol.

Por otro lado, nosotros debemos relacionamos con estos asuntos sólo con el Creador, dado que “no existe nadie más aparte de Él”. Para mí, esto es muy confuso. No sé cómo relacionarme correctamente con esta situación.

Respuesta: Desde “no existe nadie más aparte de Él”, entendemos que todos los problemas provienen de Él. ¿Quién los moldea? El Creador. Pero ¿por qué hace? Porque Él tiene que llevarnos a un estado de completa corrección (Gmar Tikkun). ¿Por qué, Él nos envía los problemas y los hacen tan terribles? Porque todavía no hemos logrado similitud de propiedades con Él hasta tal grado que podamos considerar Sus actos como actos de benevolencia.

A menos que uno alcance la revelación, es incapaz de comprender la imagen completa. Al aplicar esfuerzos sin darnos cuenta de la esencia del por qué exactamente estamos esforzándonos, le damos aún más placer al Creador. Nosotros tenemos que aceptar este estado de cosas.

Hay varios aspectos que debemos tener en cuenta al respecto. Por todos los medios, el Creador organiza todo de acuerdo al programa que tenía previsto de antemano y por medio del cual Él quiere llevar a todos a la unidad y hacer que nuestra conexión sea similar a la Luz Superior. Para ello, todos los fragmentos rotos de la creación deben reconectarse y otorgarse unos a otros, logrando así similitud con la naturaleza otorgante de la Luz

De esta manera deben reunirse todos los 600.000 fragmentos para que la forma de otorgamiento mutuo entre ellos se vuelva similar a la Luz que los llena. Este tipo de otorgamiento de hecho es la Luz que los llena. ¡No existe otra Luz! Sólo existe el atributo de otorgamiento y amor.

Cuando nos corregimos a nosotros mismos y nos relacionamos con los demás con amor y otorgamiento, la Luz llena nuestra vasija, Kli. ¡Nunca habrá nada, además de este! Construiremos este tipo de relaciones entre nosotros con la ayuda del Creador, de la Luz Retornante.

Entonces, esto significa que recibimos la energía desde Arriba que nos permite conectarnos con los demás en la medida de nuestra necesidad de conectarnos; nuestra unidad es de hecho la Luz que nos llena. No necesitamos nada, además de eso, la conexión general que construimos es el Creador. ¡Nosotros somos los que “construimos al Creador”! Nosotros somos los que tenemos que rellenar todos los estados que atravesamos. Cualquier cosa que nos suceda es una revelación de la ruptura.

Esto explica por qué los profetas escriben sobre cosas que están a punto de suceder antes del final de la corrección. Ellos describen guerras, masacres y otros eventos terribles porque vieron la vasija general, el deseo, completamente fracturado de arriba a abajo. En cada una de sus capas, previeron qué podría suceder. Sintieron el futuro porque eran conscientes de las terribles relaciones entre los elementos de la vasija rota.

Sin embargo, sus predicciones se harán realidad solo si no corregimos el mal que está revelándose gradualmente en nosotros. El mal se despliega de acuerdo a nuestra disposición para corregirlo. Cuando estemos listos, atravesaremos el proceso de la revelación del mal en nosotros con deleite, como escribió Baal HaSulam: “Estoy feliz de ver a los pecadores que surgieron”.

(148065)
De la 5° parte de la lección diaria de Cabalá del 11/19/14, Escritos de Baal HaSulam

Las dos fuerzas que crean al ser humano

Dr. Michael LaitmanEn general, nuestro proceso de desarrollo se trata de la expansión y la consolidación (“respiración”) que combina ambas fuerzas. Ellas se oponen entre sí y al mismo tiempo preservan la armonía mutua.

El mismo mecanismo natural puede aplicarse a las relaciones humanas. Nosotros también sentimos el desapego y la cercanía, el enfriamiento y el ardor.

Por lo tanto, pasamos a través de las mismas formas de desarrollo que el universo. La diferencia es que estamos en un nivel superior de conciencia. Es obvio que no podemos “dedicarnos” sólo a una de estas grandes fuerzas, dado que no sobreviviremos sólo al inhalar o solo al exhalar.

La vida es un contraste de opuestos. Si todo es bueno y maravilloso, si la dulzura no está marcada al menos por una gota de especias o de amargura, perdemos el sentido del gusto y no encontramos la esencia de la vida. Esta es una condición insoportable.

Sólo una combinación de ambas fuerzas (positiva y negativa) nos da una sensación correcta y una chispa de vida que emerge entre ellas. De lo contrario, todo se desvanece, se disuelve en la monotonía.

Pregunta: ¿Cómo ambas fuerzas, los procesos de expansión y consolidación, se manifiestan en la historia de la humanidad?

Respuesta: Por un lado, nos asentamos a lo largo de todo el mundo, nos separados y nos desapegamos unos de otros, odiamos a los demás, y luchar con ellos. Vamos más allá de las antiguas fronteras de los límites previos, sin desear observarlos, rompemos nuestros acuerdos, contratos, uniones, “liberándonos” a nosotros mismos de esta forma de nuestras responsabilidades.

La fuerza que nos empuja hacia este tipo de comportamiento es el egoísmo. Cuanto más alto es, menos que dispuestos estamos a conectarnos con alguien o con algo. Tampoco queremos deberle nada a nadie.

Por otra parte, la fuerza de consolidación y unión también nos afecta, haciendo que nos conectemos y nos agrupemos, promoviendo una sensación de que nos necesitamos unos a otros, que nos obliga a buscar las razones para unirnos, encontrar paralelo, y experimentar cercanía.

Hay una oportunidad a la inversa: la fuerza de expansión nos abre el corazón hacia el mundo entero, mientras que la fuerza de consolidación sale del egoísmo y nos hace buscar el beneficio personal en la conexión con los demás.

Todo depende de cuál de estas dos fuerzas forme nuestra concepción del mundo: buena o mala.

De una forma u otra, es la interacción entre ambas fuerzas la que origina una sensación de vida en nosotros. Es por eso que es muy importante equilibrar estas energías de manera que ambas estén orientadas hacia la dirección correcta.

Por ejemplo, tendemos a idealizar nuestras fantasías sobre la pareja “correcta” que se asemeja a dos “palomas”. Sin embargo, en el mundo real, las familias están basadas generalmente en conflictos. Necesitan “especias”, sin las cuales el matrimonio se vuelve insípido; se trata de “leños” que deberían ser añadidos al fuego del amor.

Entonces, ambas fuerzas tienen que ser aplicadas plenamente; aunque, ambas deberían conducir al logro de una meta única y unificada. Su combinación tiene que estar basada en el equilibrio y proporcionar una eficacia máxima que viene de una fuerza conjunta.

Pregunta: ¿Cómo podemos crear y mantener el equilibrio entre las dos fuerzas?

Respuesta: Nosotros debemos establecer una meta para ambas.

En esencia, son las fuerzas de otorgamiento y recepción, atracción y rechazo. No es importante, en qué nivel o en qué esfera se implementen, ya sea mecánica, electricidad, u otros campos de la actividad humana.

En este momento, estamos hablando de la influencia de las fuerzas dentro de nosotros y entre nosotros, a nivel sensorial. En consecuencia, debemos equilibrar la intensidad de nuestro egoísmo con la fuerza altruista de otorgamiento.

Inicialmente la fuerza de recepción nos domina: Queremos atraer y tener en nuestro poder todo lo que podría ser beneficioso para nosotros. Por otra parte, no deseamos que otros tengan todo lo que es bueno para nosotros. Este es nuestro estado original, genuino. Debemos encontrar la manera de equilibrar esta mala fuerza.

Nuestros esfuerzos para igualar la mala fuerza dentro de nosotros, nos llevará a un sistema en el que mantenemos una armonía interna como una célula sana de un organismo. En conjunto, las células vigorosas se reponer entre sí y tienen buen cuidado de sus vecinos. Si esto ocurre, se nos permite recibir de tal manera que podamos beneficiar aún más a los demás.

Por lo tanto, estamos formando un organismo general, todas las partes que están conectadas integralmente. Generamos un nuevo “cuerpo”, una nueva vida en el nivel del hablante, por encima del inanimado, vegetativo y animado.

En otras palabras, el nivel humano no se trata de nosotros como somos hoy. En este momento, sólo nos ocupamos de la parte superior del nivel animado. Cuando construyamos un sistema correcto, será llamado “un Hombre” (Adam). En la medida en que éste contenga dos fuerzas que se compensen entre sí, empezaremos a sentir la naturaleza a mayor profundidad y amplitud.

Pregunta: ¿Qué nos falta hoy para ser capaces de crear un sistema que sea adecuado para el nivel humano?

Respuesta: Hay una deficiencia de la fuerza de otorgamiento. En este momento sólo actúa en nosotros el deseo de recibir.

Actualmente, estamos en transición desde el nivel animado a un nivel humano. Sin embargo, es sólo la fuerza de recepción la que cultivamos. Cualquiera de nuestras acciones de otorgamiento solo tiene el propósito de recibir cada vez más. Si no fuera por eso, no seríamos capaces de deshacernos de nada en absoluto.

Así que, sin importar lo que hagamos, todo lo que hay en nosotros es recepción, ya sea de forma evidente u oculta. El deseo de recibir lo gobierna todo, mientras que nosotros no tenemos la fuerza de otorgamiento en absoluto.

Sin embargo, si encontramos la manera de generar una fuerza de otorgamiento entre nosotros para equilibrar la energía de la recepción con la fuerza de otorgamiento y luego mantener el equilibrio entDre ambas fuerzas, nos convertiremos en una nueva criatura llamada un “Hombre”. Crecerá en nosotros un nuevo tipo de conciencia. Este será construido sobre ambas fuerzas lo cual nos permite formar un sistema de otorgamiento por encima de la estructura de recepción. Cuando logremos construir ambos sistemas, detectaremos el nivel superior de la naturaleza, el nivel del hablante.

Hoy en día, todavía no hemos alcanzado este nivel. Nos falta la segunda parte de él, la fuerza de otorgamiento. Como resultado, no podemos estar conectados realmente y ahora nos parecemos a un montón de frutos secos en un saco que se mantienen unidos sólo con la ayuda de la presión externa; de lo contrario, serían simplemente dispersados.

(147999)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 3/2/14

Esperando al Mesías

1Pregunta: ¿Qué es “la venida del Mesías“? ¿Ya entramos en este periodo?

Respuesta: No, la venida del Mesías es la revelación de la fuerza que sacará a la humanidad de su antiguo yo, a aquellos que la entienden y la anhelan, y también a los que ni siquiera sienten que están en el ego.

Por lo tanto se nos dice que el hombre tiene que estar en uno de los dos estados extremos, en el buen estado o en mal estado. Sabemos esto de acuerdo a nuestros estados espirituales diarios.

Pregunta: ¿Hay un estado intermedio?

Respuesta: Los estados intermedios no despiertan la necesidad de redención. ¿Redención de qué?

Y yo debo esperar y anhelar que esta fuerza venga a mí. Es necesario desear tal estado, y yo, con toda la fuerza, debo exigir al Mesías, atraer esta fuerza hacia mí, y tratar de actuar de tal forma que me jale hacia adelante.

Estoy a la espera del momento en que sea redimido del ego, cuando éste me eleve al amor y otorgamiento general, y se extienda en todo el universo de tal manera que yo no me sienta a mí mismo sino sólo lo que hay afuera de mí.

El otro estado es completamente opuesto al primer estado. Es completamente egoísta, salvaje, y da miedo. Pero precisamente al estar en él, entiendo que soy un egoísta completo. No espero y no clamo, porque entiendo que existo en él y siento el ego como algo malo.

En cada grado de desarrollo espiritual, nosotros pasamos de forma alternada entre los dos estados. La transición de un grado a otro sucede en analogía con el cambio de formaciones sociales. Si la sociedad no rechaza su estado actual por completo, no puede cambiar en sí, es decir, realizar una revolución natural y elevarse al siguiente grado. Ella debe romper todas las relaciones que la conectan con este grado y elevarse. En otras palabras, con el fin de elevarse a un grado más alto, tiene que acumular un potencial negativo.

Además, debe haber cierta difusión entre el público, el consentimiento de las masas, la tensión interna en la sociedad, la lucha entre las diferentes clases, etc., lo cual siempre cambia el sistema. Mientras tanto, yo no veo estas señales en la maduración interna de la sociedad. Por lo tanto, aún no entramos en el período del Mesías”.

(148309)
Del Kab.TV de “¿vendrá el Mesías?” del 11/14/14

Conectándonos a través del maestro

Dr. Michael LaitmanLo más importante que aprendemos no es el estudio de los fenómenos separados sino de las conexiones entre ellos: cómo depende un fenómeno del otro en una relación directa y de manera opuesta. Esto significa que el estudio nos proporciona una imagen de las conexiones entre todas las partes de la realidad.

A esto es a lo que le prestamos más atención a durante las lecciones. Aprendemos más acerca de las conexiones entre los elementos que sobre los elementos reales. Es imposible estudiar una sola cosa.

Resulta que la persona no puede estudiar por sí misma. Por lo tanto, está escrito: “He aprendido de todos mis estudiantes”. El maestro no aprende por sí mismo, sino en realidad de sus estudiantes. Así que si difundimos la sabiduría de la Cabalá o enseñamos el método integral, aprendemos de nuestros estudiantes y por lo tanto avanzamos.

Pero si no enseño ni tengo estudiantes, no puedo avanzar. Uno sólo puede aprender de sus alumnos, y esta es una condición esencial. Ahora podemos entender por qué los cabalistas nos hacen un llamado a difundir la sabiduría de la Cabalá. No estamos haciéndole un favor a nadie con eso, sino ayudándonos a nosotros mismos.

Enseñarle a un estudiante significa establecer una conexión entre él y el Creador. Esto es en realidad lo que un maestro le enseña a su alumno: cómo conectarse con el Creador. Esto significa que el maestro está entre el Creador y el estudiante como un mediador, un guía, un conductor.

Un estudiante se conecta con el Creador a través del maestro ya sea que lo quiera o no. Cada vez que renueva su relación con el Creador, ya sea de manera positiva o negativa, todos los cambios son a través del conductor, a través del maestro. Sin importar lo que haga el estudiante, si asciende o desciende, él activa a este conductor y el maestro gana de eso.

Es imposible conectarse con el Creador a menos que ustedes sean guías, conductores que le transmiten al grupo o a un estudiante. Esto va de la mano con el hecho de que no hay necesidad de corregir a la persona en sí, sino su actitud hacia los demás, incluido el Creador.

(148323)
Del Congreso en Verona “Día dos” del 11/22/14, Lección 4