entradas en '' categoría

Un pozo para una humanidad sedienta

Dr. Michael LaitmanPregunta: La Torá nos dice que Isaac encontró dos pozos en la tierra de Grar que habían sido cavados en tiempos de Abraham y había sido cubierto después. Estos pozos causaron muchas peleas con los pastores locales y después de un tiempo excavaron un nuevo pozo que no causó controversias.

Entonces Avimelej, el rey de Grar, le ofreció a Isaac un tratado. ¿Por qué las naciones del mundo se volvieron tan agradables de repente y quieren hacer un tratado con los judíos?

Respuesta: Porque Isaac había comenzado sus correcciones.

Un pozo es un agujero en el suelo, en una tierra que está llena de agua. Un agujero que está lleno de agua de vida es llamado un pozo de vida. El agua es la esencia del atributo de otorgamiento que está oculta en la tierra, es decir en el deseo. En otras palabras, su deseo comienza a fluir de manera que recibe el agua de vida a través de él, que es el atributo de otorgamiento que les da vida a todos.

Básicamente, la historia de los pozos nos muestra que si empezamos a cumplir con nuestra misión de organizar la nación de Israel con el fin de corregir el mundo, es suficiente. En realidad no tenemos que corregir al mundo, sino sólo corregimos a nosotros mismos.

En los capítulos 66 a 67 de la “Introducción al Libro del Zóhar”, Baal HaSulam dice que en el momento en que la nación israelí comience a corregirse a sí misma, lo cual significa que se adapta ella misma al Creador, la Luz comenzará inmediatamente a fluir de ella como agua de un pozo, y esta Luz corregirá a todas las demás naciones. De esta manera el mundo entero será un mejor lugar. Después de todo, el mundo no puede corregirse a sí mismo ni puede hacer nada.

Imaginen que hay una nación que controla y maneja totalmente al mundo y las otras naciones no pueden hacer nada y simplemente esperan que esta nación haga algo.

El problema está en la forma en que esto se revela, y en que las interrupciones pueden ser grandes. Por el momento, podemos continuar de alguna manera escapando de quienes se oponen a Israel. Pero ¿qué ocurriría si esta imagen se revelara y de repente todos vieran que hay siete mil millones de personas en el mundo y que hay alrededor de diez millones de quien todo depende?

Yo diría que los siete mil millones son como un cuerpo que funciona con el software de vida, y este software es el pueblo judío. Su masa no pertenece al cuerpo real del mundo, sino más bien al software, y que opera en un nivel diferente.

En general, el software real es simplemente un componente virtual con respecto a la materia. Se trata de un esquema, de un sistema. Podemos decir que el software del material proteico es Israel y la materia proteica real son las naciones del mundo. ¡Si este software es incorrecto, imaginen las enfermedades y los problemas que causa el material!

Toda la historia de la humanidad es, básicamente, la cooperación continua entre el mundo y la nación de Israel, como dos espirales en la cadena de ADN. Las naciones del mundo y la nación de Israel están en continua comunicación, contacto, y esfuerzo entre ellas. Israel no sería capaz de alcanzar el estado del tercer pozo sin la presión de las naciones del mundo sobre ella. Hay quienes cavan el deseo y otros que lo cubren. Este desarrollo es necesario para alcanzar el agua de vida, el atributo de Bina.

El primer pozo se refiere básicamente a Abraham, el segundo a Isaac, y el tercero a Jacob. Cuando Jacob se conecta, se convierte en la línea media y luego llegamos al agua de vida.

Pregunta: ¿Qué tiene eso que ver con la vida hoy? ¿Tenemos que descubrir este pozo ahora, esta agua de vida?

Respuesta: Sí. Nosotros comenzamos a verter el otorgamiento, y esto sólo depende de la conexión entre nosotros. La unidad de la nación de Israel es la clave de todo. Es la única cosa que puede cavar un pozo para el mundo.

Cavar un pozo significa ahondar en nuestros deseos. Ellos son negativos, malos, y revelan toda la negatividad que se oculta dentro de la persona, su naturaleza, y su distancia del Creador. Pero tenemos que hacerlo. Tenemos que crear una sensación de deficiencia fuerte de la Luz dentro de nosotros, los atributos de amor y otorgamiento. Esto se llama un pozo vacío o un agujero. Por cierto, hay una diferencia entre estos dos conceptos. Lo que la persona busca sólo depende de la persona misma.

Cuando cavamos un pozo, alcanzamos el estado, la profundidad en la que sentimos el dolor más grande en lo que respecta al amor, otorgamiento, y conexión. Entonces, aparece el agua que es la fuente de vida.

Como los animales que sienten donde hay agua, así sintieron las personas en aquellos tiempos donde tenían que cavar y a qué profundidad con el fin de encontrar agua. Por cierto, hay gran cantidad de agua en el desierto, porque hay grandes lagos subterráneos. Tan sólo hay que saber dónde cavar y no hay nada que temer. Ustedes pueden ir a cualquier parte dado que siempre encontrarán agua.

Pregunta: ¿Es esta auto búsqueda la cercanía y la conexión entre nosotros?

Respuesta: Sí. Ella existe en la medida en que hagamos esfuerzos con el fin de descubrir el atributo de otorgamiento llamado agua.
(148334) 
Del Kab.TV “Porción semanal de Torá” del 11/14/14

El pueblo que le volvió la espalda a su destino

Dr. Michael LaitmanPregunta: La actual porción semanal “Toldot” (Generaciones) habla de la venta de la primogenitura. Estableciendo un paralelismo con el momento presente [en Israel], ¿podemos decir que algunos están eligiendo el pudín de leche?

Respuesta: No hay nada así. Después de todo, Esaú es un egoísmo primogénito, un enorme vacío que debe llenarse. No hay escape de él. Si no hubiera nacido el egoísmo, entonces universo no existiría. Es por eso que el nacimiento comienza a partir del egoísmo.

Después de nacer y manifestarse el egoísmo, se hizo necesaria una metodología o un programa para el llenado del egoísmo. En otras palabras, se requiere de algún tipo de símbolo, de una intención con la cual sea posible utilizar una fórmula por medio de la que este Esaú pueda ser manejado y llenado adecuadamente. De lo contrario es imposible de llenarlo y satisfacerlo.

Jacob es dicha fórmula. Es una función útil, un mecanismo de apoyo que llena el egoísmo. En términos generales, Esaú es toda la base de la naturaleza.

Pregunta: ¿Qué es el derecho de primogenitura de Esaú en nuestra época y para el Israel moderno?

Respuesta: En primer lugar, “Esaú” y “Jacob”, “Israel” y “la gente del mundo” son sistemas completamente diferentes.

Esaú es Esaú, él no puede hacer nada por sí mismo. La única cosa que puede hacer es perseguir a Jacob con el fin de provocarlo y obligarlo a realizar el auto llenado. Por lo tanto, Esaú inicialmente dice: “Te venderé mi derecho de primogenitura. ¿Para qué lo necesito? No puedo coger nada de él”.

¿Por qué Jacob compra la primogenitura? Con el fin de ponerla en práctica.

Hoy nosotros somos herederos, los descendientes de Jacob, y de sus hijos que no hacen su trabajo. En su lugar, preferimos la sopa de Esaú, como si estuviéramos en su nivel deseando ser como él. Como si quisiéramos ser como las naciones del mundo, entre las que vivimos.

Me sorprende cuando veo lo que ha venido sucediendo con el pueblo judío, lo que ha ocurrido con ellos. Parece imposible la medida en la que le han dado la espalda y se han retirado ellos mismos de su finalidad prevista.

Pregunta: ¿Cuáles son las consecuencias de este vuelo?

Respuesta: Sólo una, Esaú requería una solución para el problema, en otras palabras, su llenado. Esto quiere decir, el plan de la creación se llevará a cabo a través de Esaú.

Cuando Esaú nos obliga y requiere que nosotros a realicemos, se le llama “el camino del sufrimiento” o en hebreo “Beitó”, a su debido tiempo. Constantemente, a cada momento, el programa de creación se ejecutará, pero todo el tiempo a través de la fuerza que guía.

Por otra parte, es deseable, y en última instancia necesario lograr el programa de creación a través del trabajo de Jacob, consciente y voluntariamente, por su propia voluntad.

Esto significa que, al final, el pueblo de Israel, o aquellos que se llaman así hoy en día, deben pararse, debe realizar su misión, su meta y es necesario que la alcancen todos, Esaú, la humanidad; y ellos deben llevar a cabo su tarea. Están obligados. No hay ningún lugar hacia donde huir de ella.

Resulta que la Parashá de la semana en curso describe tal destino, un destino del que no podemos escapar.

Qué tipo de infamia, debilidad e insignificancia estamos demostrando al querer abandonar y alejar de nosotros mismos el rol de Jacob y disfrazarnos con la piel de caza de Esaú. Es un tipo de estado despreciable, lamentable al que hemos llegado.

Pregunta: ¿Quiere usted decir que hoy hemos confundido los roles?

Respuesta: Sí. Es por ello que todos los intentos de Esaú no son extraños, es decir, toda la comunidad internacional nos trae de vuelta al estado correcto hacia nuestro trabajo, hacia lo que tenemos que hacer por él, por su bien. En general, por el bien del Creador.

En otras palabras, nosotros debemos tener el derecho de primogenitura y aplicarlo. Aunque de acuerdo a las palabras de la Torá, puede parecer que lo compramos deshonestamente; sin embargo todo sucedió realmente de esta manera. No es que Jacob le “desviara” y le “mintiera” a Esaú; así fue como estos dos programas de creación se “entrelazaron” y siguieron adelante juntos. Se asemejan a una hélice de ADN de doble trenzado, que es la base de nuestras vidas.

Es por esto, por supuesto, que tenemos que despertar y empezar a aplicar nuestro propósito para el que hemos sido destinados.

Pregunta: ¿Llenó a Esaú la sopa de lentejas que Jacob le ofreció por su primogenitura? ¿O se lamentó por el hecho de que la “compró”?

Respuesta: Esta sopa llenó parcialmente a Esaú. De lo contrario, el mundo en general no habría existido. Sin embargo, en realidad es sólo una sopa.

No obstante, nosotros constantemente “alimentamos” al mundo con esta “sopa”. El desarrollo humano, el progreso y la eterna búsqueda del placer ilusorio, todos ellos los genera el pueblo judío. Si el pueblo judío no estuviera en su estado roto, no habría ningún avance en este mundo.

De hecho, los avances en la ciencia y las innovaciones técnicas no son necesarios para el mundo. Nosotros se los proporcionamos al mundo para que la gente tenga algo que hacer. Pero, de hecho, esta es una consecuencia de que fallamos en nuestro plan, en nuestra misión.

Esto viene de la línea femenina, de nuestra madre común.

Pregunta: Entonces resulta que hacemos sólo la primera parte, “alimentar al mundo con una sopa”, pero no cumplimos con la segunda parte, la parte clave: ¿no compramos la primogenitura con ella?

Respuesta: Sí. Tal es el Israel de hoy.

Básicamente cada porción semanal de la Torá, si se analiza, al final, nos proporciona una respuesta negativa acerca de la forma en la que implementamos nuestra misión. En última instancia, todos los 52 capítulos del año nos afectan negativamente. Después de todo, no nos regimos por medio de ninguno de ellos.

Pregunta: ¿Cómo se implementan esos capítulos?

Respuesta: La forma más fácil, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, esta es la principal ley de la Torá. ¡Nada más es necesario!

Pregunta: ¿Este es el derecho de primogenitura?

Respuesta: Este es el llenado, la aplicación del derecho de nacimiento. ¡Y Esaú requiere esto! Él quiere amar, y nosotros le negamos esta oportunidad. No le damos ni le creamos las condiciones para ello, y por lo tanto, provocamos su odio hacia nosotros.

Por otro lado, el final feliz de la historia se conoce de antemano. La historia es como una película que ven en el cine; todo está allí en la película, pero ustedes todavía están en algún lugar en el medio preocupándose por los personajes. Es sólo gracias a un final feliz que existimos, de lo contrario ya habríamos sido destruidos hace mucho tiempo.

Pregunta: ¿Es esto porque no cumplimos con nuestro rol?

Respuesta: Sí. No es sorprendente que, una y otra vez a lo largo de la historia de los judíos, se pone en pie, fuerzas supuestamente negativas ejercen presión sobre nosotros, y nos destruyen parcialmente. Lamentablemente, esto es sólo una consecuencia de nuestra incapacidad para completar nuestro programa.

¿Cuántos de estos casos hay en la historia? En España, en Inglaterra, yo vi las antiguas sinagogas donde fueron detenidos y quemados judíos. Ellos no supieron en absoluto por qué razón. De hecho, ¿qué se requería realmente de ellos?

Sin embargo todos tienen la culpa porque el pueblo judío inicialmente fue percibido como una “unión” única conectada, de responsabilidad mutua (Arvut), unida en un único sistema para ser como un hombre con un corazón.

En tales condiciones cada persona es responsable de todos. Resulta que no hay personas malas o buenas; todos somos igualmente buenos y malos.

Es por esto que cuando alguien es asesinado en algún lugar porque era judío, no tenemos derecho a gritar que él no era de culpable de ninguna manera. Él tiene la culpa porque el pueblo judío como un todo no cumple con su función. Cada hijo de esta nación es su representante.

Por el contrario, si las personas realizaran su función, no serían asesinadas. Esto nunca ocurriría.

Después de todo, estamos en un sistema que es bastante determinante en el que no puede haber inconsistencias, espontaneidad ni accidentes. Esto no ocurre en la naturaleza. Este es un sistema enorme, continuo e ideal.

Pregunta: Resulta que al no cumplir con el principio de amar a tu prójimo como a ti mismo, nosotros vemos al mundo a través de los ojos de Esaú, y no los de Jacob. Y el mundo nos presiona como Esaú. ¿Y ahora qué?

Respuesta: Es necesario alcanzar el punto en el que todos los miembros de la nación de Israel se sientan culpables.

Yo escucho las noticias de todo el mundo y me siento culpable de lo que está sucediendo. Como resultado del estudio de la Cabalá, empecé a sentirme avergonzado de mirar a la gente del mundo.

Lo mismo va para el pueblo judío, porque tengo que entregarles esto a ellos, pero todavía no puedo. Yo “le doy nacimiento” al sistema de explicación, a la difusión y a la capacitación a fin de que los demás escuchen, entiendan. Me siento culpable hacia el resto de la gente.

Pregunta: ¿Por qué?

Respuesta: Debido a que millones de niños en África están muriendo, porque la gente está sufriendo de algo, de calor o de frío, por sus problemas, conflictos y luchas, por algunos fenómenos naturales, ya sean humanos, inanimados, vegetativos o animales. Guerras, virus, huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, es necesario entender que todos estos suceden debido a que no cumplimos nuestra función, nuestra misión.

Debemos educar a nuestra gente para que se sienta culpable. Debemos llevar a la gente a la verdad en la que esto no la estrangule ni la bloquee, no la lleve a la locura, al suicidio, sino que la anime y la empuje hacia delante de tal forma que vea que debe y al mismo tiempo que es capaz de hacer la corrección del mundo.
(148313)
Del Kab.TV Porción semanal de Torá del 11/14/14

Israel ante los ojos de Jacob

Dr. Michael LaitmanLa Torá no es sólo un documento histórico. En ella se describe nuestra vida y cómo deberíamos ser parte del plan de la naturaleza con el fin de experimentar un nuevo capítulo semanal (Parashat HaShavúa). De lo contrario, su falta de entusiasmo nos hace un llamado.

Pregunta: Hablemos sobre el capítulo de esta semana llamado Toldot (la historia), que es muy importante para el pueblo judío, para Israel. En primer lugar, porque nos habla sobre el nacimiento de Jacob y en general acerca de lo que significa Jacob para Israel.

Respuesta: Este es el fundamento, la línea media, por medio de la cual manejamos las dos líneas laterales, la derecha y la izquierda, el más (+) y el menos (-). Entendemos que todo está hecho de dos aspectos, fenómenos, fuerzas, factores, etc. opuestos, de acuerdo a lo positivo y a lo negativo. De lo contrario, nada puede existir.

Sentimos que nosotros estamos en realidad entre estas dos fuerzas y nuestro trabajo es asegurarnos de estar equilibrados constantemente en todos los niveles: la naturaleza inanimada, vegetativa, animada y hablante. Por lo tanto, alcanzamos la sensación de plenitud.

Esto se aplica básicamente en todos los capítulos semanales, que una vez los cumplimos internamente, podemos sentir a través de su prisma que estamos en completa adhesión con el Creador, en un estado de completa revelación del Creador, que comprendemos plenamente el proceso de la creación, la corrección, y el alcance de la plenitud absoluta. Podríamos experimentar cada estado como el alcance de la plenitud parcial, es decir como la revelación de una deficiencia y su llenado, y podríamos sentir que avanzamos, alcanzamos, y revelamos el mundo.

Esta es la forma en que estamos hechos. No hay mayor alegría para la persona que la sensación de estar llena y alcanzar al Creador, o en otras palabras, todo el sistema. Esto se debe  a que el Creador es todo el sistema que funciona para nosotros. En general, la naturaleza sólo incluye la naturaleza superior y no nuestra naturaleza. No se trata sólo de un claro en el bosque o bosques, sino que se revela y se llena nuestro vacío.

Esto aparece en nosotros y creemos que lo queremos. Cuando se llena el gran vacío superior, este es el mayor nivel superior de nuestro desarrollo. Luego alcanzamos la adhesión con el Creador, o en otras palabras, su revelación completa y perfecta en nosotros.

Cada capítulo semanal de la Torá son diez Sefirot separadas, diez niveles que se revelan en su gran vacío y están conectadas con otros capítulos semanales. Juntas forman una Sefirá vacía, pero se revela en movimientos graduales, en el avance de acuerdo a cada capítulo semanal y por lo tanto se llena.

Esto se revela una semana tras otra en porciones de diez Sefirot en niveles cada vez más altos que son más refinados y sutiles. Este alcance se encuentra en una serie geométrica y en una creciente sensación de plenitud.
(148257)
Del Kab.TV “Porción semanal de la Torá” del 11/14/14

Como una monstruosidad

Dr. Michael LaitmanVivimos en un momento especial, emocionante que está lleno de acontecimientos imprevisibles. Los últimos 60 a 70 años después de la Segunda Guerra Mundial, pensamos que habíamos creado un entorno bueno, viable.

En Estados Unidos, Europa, Israel y en muchos otros países, el pueblo judío comenzó a sentir más confianza, no como exiliados a merced de los anfitriones que podían hacer lo que quisieran con ellos. Por el contrario, comenzaron a comportarse como iguales.

Es bastante sorprendente cuán rápido cambian las cosas. Después le dimos al mundo gran cantidad de científicos destacados, culturas florecientes y economía, hicimos enormes contribuciones en todas las esferas de la vida humana, de repente, apareció una nueva oleada de sorprendente antisemitismo.

La intensidad de esta, es tan mala que en algunas ciudades de América, los judíos tienen miedo de llevar Kipá (Yarmulkes) en las calles. Nuestros hijos son golpeados en las universidades y acusados de todo tipo de pecados.

Los antiguos, primitivos y densos prejuicios que repiten la vieja calumnia sobre los judíos que supuestamente “beben sangre en la Pascua”, que encabezan un gobierno secreto mundial que quiere dominar el mundo, y, en general, son culpables de todos los desastres que la humanidad está atravesando, se han revivido ahora nuevamente.

Vemos que este sentimiento es inherente a los seres humanos por naturaleza y no depende de los niveles de desarrollo o de la cultura. Las naciones del mundo viven junto a nosotros; nosotros existimos entre ellas, y, no obstante, de repente, una animosidad deprimente, salvaje, medieval, se despierta en ellas.

¿De dónde provienen estos problemas? ¿Por qué nos terminamos de estar en el centro de todos los predicamentos? ¿Por qué provocamos el odio en ellos? Millones de personas de todo el mundo participan en las manifestaciones contra los judíos. Los estudiantes y profesores universitarios firman peticiones contra el estado de Israel.

Incluso los judíos que no están dispuestos a asociarse con Israel todavía caen en una categoría de personas odiadas y perseguidas sólo por su etnia judía.

La cosa es que el antisemitismo es una parte de la naturaleza. Todos los grandes pensadores señalaron este fenómeno. Einstein escribió que el antisemitismo es una sombra de nuestra nación que no podemos ocultar.

De hecho, la animosidad de los judíos, incluso emerge en los países donde los judíos nunca se han asentado. Realmente, nunca hemos tenido ninguna relación con estas naciones, pero de alguna manera todavía somos objeto de su odio. Independientemente del hecho de que ayudemos a muchas naciones del mundo y expresemos nuestro deseo de mantener buenas relaciones con ellos, aun así nos consideran parias: los más extraños, las criaturas más incomprensibles que no pertenecen a este mundo.

¿De dónde viene esta sensación? ¿Qué es: una maldición o una bendición? ¿Cuál es la raíz del problema?

Para comprender este fenómeno, volvámonos hacia la historia, al momento en que nacieron nuestros pueblos. Hace aproximadamente 4000 años, en la antigua civilización de Babilonia, sus habitantes vivían en paz y amistad. De repente, apareció un creciente descontento entre ellos, una escalada de reproches mutuos, y un aumento de la sensación de distanciamiento entre su pueblo.

Los buenos amigos que hablaban el mismo idioma y que se entendían muy bien, se volvieron una entidad hostil basada en los celos, el odio y la rivalidad. Los cambios notables que atravesaron desencadenaron una pregunta en ellos: “¿Qué está pasando con nosotros?”

En ese momento, un antiguo sacerdote babilónico, Abraham, uno de los muchos que exploraba este fenómeno, encontró una solución a ello. Mediante el estudio de la naturaleza como filósofo, astrónomo y un gran científico de su época, llegó a la conclusión de que este estado se debía a la naturaleza misma de la sociedad humana que se desarrolla a propósito de la manera en que lo hace, la cual se sumerge en su propio egoísmo y, finalmente, tendrá que elevarse por encima del ego.

Según Abraham, el período de paz que una vez disfrutaron babilonios se los dieron como ejemplo. Más tarde, apareció la era de la manifestación del ego, una cualidad negativa que puso en peligro su buen estado.

Esto no fue accidental. Más bien sucedió porque las personas tenían que crecer conscientemente, imponiéndose al egoísmo que las apartó, les separó unas de otras, y amenazó con destruir completamente toda la civilización. Abraham explicó que los habitantes de Babilonia tenían que recuperar la cooperación positiva entre ellos a pesar de violento egoísmo que había en ellos en ese momento.

Dado que él era un gran científico, un líder espiritual de la nación, hizo que su teoría fuera clara para la consideración del público. También comenzó a difundir esta idea por todas partes. Así, en un corto período de tiempo, la antigua sociedad babilónica aprendió sobre el punto de vista de él.

La parte del pueblo que entendió su enfoque y aceptó su solución al problema, respondió a su llamado y lo apoyó. Sin embargo, la gran mayoría de las personas no estaban dispuestas a aceptar sus ideas. De acuerdo a su etapa de desarrollo interno, ellas estaban seguras de que debían continuar tranquilamente su existencia, que les parecía muy bueno.

“¿Por qué es malo?”, le preguntaron. “Sí, competimos unos contra otros… ¿y qué? Por eso, desarrollamos ciencias y promovemos la cultura. La competencia nos da estímulo adicional para un rápido desarrollo”. Esto erara cierto ya que el egoísmo mejoraba en los humanos para empujarlos a la siguiente etapa de desarrollo.

Esta situación abrió dos caminos de tal forma que los babilonios pudieran elegir. El primer camino era sobre el desarrollo de la moralidad en la sociedad en la que prevalecía una interconexión benevolente entre todos sus miembros por sobre los logros científicos y tecnológicos. Este método estaba basado no en destruir el egoísmo, sino más bien en la elevación por encima de él y la construcción de una conexión aún más fuerte entre todos.

El segundo camino era sobre el avance egoísta interno. Estaba basado en la competencia y la supresión de otros. Sin embargo, estimulaba el progreso tecnológico.

Esto explica el por qué sólo una pequeña parte de los babilonios se unió al grupo de Abraham. Él los llevó a la tierra de Israel. De este momento en adelante, sus seguidores fueron llamados “Israel”, lo cual significa “directamente hacia el Creador”, es decir, hacia la fuerza superior de la naturaleza que nos gobierna y nos motiva a unirnos. Así es como nació la nación judía.

La humanidad se dividió en dos partes ideológicamente opuestas: los judíos que perseguían la meta de la unidad de acuerdo a la regla de “ama a tu prójimo como a ti mismo”, y las naciones del mundo que eran contrarias a esta norma debido a su intenso antagonismo y a la inclinación por el desarrollo técnico y material.

Ambas partes eran totalmente contradictorias entre sí en cuanto a su filosofía ante la vida. Esta es la principal diferencia entre el pueblo judío y el resto de la humanidad. Este es el origen de la constante animosidad de siglos de duración con respecto a los judíos.
(147947)
Del Kab.TV “Historias breves” del 10/24/14

Los cabalistas acerca de la nación de Israel y las naciones del mundo, parte 12

El pueblo de Israel debe cumplir su misión

Del artículo de Baal HaSulam, “Los escritos de la última generación”. Adiciones y borradores, sección 2 de la Introducción:

Yo ya presenté la esencia de mis opiniones en 1933. También hablé con los líderes de la generación, y mis palabras no fueron aceptadas en ese entonces, aunque chillé como una grúa y luego advertí acerca de la destrucción del mundo; esto no causó ninguna impresión.

Pero ahora, después de las bombas atómicas y de hidrógeno, creo que el mundo me creerá que el fin del mundo se acerca y viene a paso rápido; e Israel arderá antes que las otras naciones, como ocurrió en la guerra anterior; así que es bueno despertar al mundo hoy para que acepte su único remedio y continúe viviendo y existiendo.
(148331)

Con respecto al terror, al aumento de los precios y a la unificación de la sociedad, parte 2

Dr. Michael LaitmanParecería que el costo de la vida no es un tema que agarre el corazón y lo obligue a latir con fuerza. Pero, de hecho, para algunos, esto podría incluso ser más significativo que una intifada.

Si me despierto cada mañana y estoy atormentado con el pensamiento de con qué alimentar a mis hijos pequeños, cómo terminar el mes sin un déficit, sin nuevas deudas y préstamos bancarios adicionales, entonces esto se convierte en un tema de gran preocupación.

En esencia, la culpa no recae en el banco, ni en la compañía que hace el yogur infantil y que infla el precio. Ninguno de ellos es culpable. Porque todos ellos están actuando de acuerdo a su naturaleza egoísta. Pero si queremos influir sobre ellos, al convencerlos de que el precio de los alimentos para niños es cuatro veces inferior en función del precio básico de este tipo de productos y que aun así ellos seguirán teniendo gran beneficio, es necesario cambiar la base de su pensamiento.

Es posible hacer esto a través de la influencia del entorno; ¡entonces vengan, cambiemos nuestro entorno! Y esto no es a través de gritos, protestas y manifestaciones; sino que se realiza a través de la conexión y la unidad entre nosotros.

Con la ayuda de la fuerza de nuestra unidad, influiremos en los fabricantes de yogur de los niños de tal manera que ellos mismos quieran bajar el precio. Y lo mismo ocurre con el precio de los apartamentos y todo lo demás. Arreglemos todo a través de la conexión entre nosotros.

Pregunta: ¿Por qué una empresa de repente querría bajar el precio?

Respuesta: Porque la sociedad influirá a través de su singular opinión.

Pregunta: ¿Por qué no tuvimos éxito antes cuando nos juntamos en una protesta general?

Respuesta: Esto no funcionó porque antes queríamos aplastar las empresas y no buscábamos la unidad general. Esta no es la misma fuerza que actúa dentro del sistema de la naturaleza. Si hubiéramos querido unirnos y lograr buenas relaciones en la sociedad, entonces habríamos influido en todos.

Ciertamente esto no ocurriría de inmediato, porque no está dirigido precisamente hacia la meta de la creación, pero aun así, veríamos beneficios. Si tan solo tratamos de aniquilar a alguien, entonces no hay ningún mensaje constructivo en esto y nunca tendremos éxito en este camino.

No nos unimos para salir juntos en contra de alguien, sino por el bien de la unidad en sí; que ayudará a reducir el costo de vida. La unidad es el medio para corregir la situación.

Y no había unidad en las protestas generales. Los manifestantes querían acabar con las empresas. Mientras que, a través de la unidad de la sociedad, queremos llevarlas a un buen estado para que los precios bajen por sí mismos. Esta es la diferencia entre todas las protestas y las revoluciones anteriores. Esto es unidad, no en contra de alguien, sino en aras de la fuerza positiva.

Todos ven claramente que si la sociedad fuera buena y estuviera corregida, esto influiría incluso en sus miembros más ricos. Esto se debe a que ellos también son humanos y se encuentran entre las personas. Todos nuestros pensamientos en el mundo están conectados y se influyen mutuamente, y las personas se influyen entre sí sin siquiera decir una palabra, simplemente a través de la atmósfera. Todos nos encontramos en un solo campo del pensamiento y el deseo.

Pregunta: ¿Qué debe hacer la mujer que no tiene suficiente dinero hasta el próximo cheque de pago y no tiene nada para alimentar a sus hijos?

Respuesta: Ella debe comprender que sólo a través de la conexión y la unidad puede influir en toda la sociedad y en sí misma. Siempre pensamos que solo podemos cambiar la opinión de alguien si la agarramos y la convencemos. De hecho, es posible influir en ella sólo si creamos una gran fuerza en la sociedad que empiece a pensar como nosotros,  entonces este pensamiento penetrará en ella.

Vengan, hagámoslo, para que nuestra sociedad empiece a pensar en los buenos cambios, en el equilibrio en la sociedad y en las relaciones cálidas. Y como resultado de esto disminuirán los precios. Si nuestra sociedad se convirtiera en una gran familia en la que todo el mundo pensara en el equilibrio, la conexión, la unidad y la igualdad, entonces nuestro pensamiento comenzaría a actuar y a ser influyente en todos los niveles y en todos los sectores de la población.

Entonces esto empezaría a trabajar. Esto se debe a la disposición de la mente y el corazón aparecerá en todo el mundo, haciendo que todo sea más equilibrado, social y compartido, como en una sola comuna. A partir de esto, todos los sistemas se equilibrarán. La brecha entre los ricos y los pobres se reducirá considerablemente, de miles de veces a sólo un centenar de veces. Así es como funciona; todo se regula de esta manera.
(148193)
De una charla del 4/13/14