El camino del sufrimiento no es el camino

Dr. Michael LaitmanNuestra tarea es hacer un esfuerzo, “Como un buey al trabajo y un burro a la carga”. (Masejet Avodá Zarah 5b). Hay una meta y nosotros tenemos que alcanzarla de todos modos. Ya sea que el anfitrión se siente sobre nosotros y nos de golpes con un látigo, y luego actuemos como bestias, o que a través del entorno desarrollemos dentro de nosotros mismos la importancia de la meta, el anhelo de ser como un Adam (hombre) que es “similar” (Domé) al Creador y alcancemos la adhesión con Él. Entonces avanzamos por nuestra cuenta, sin esperar los golpes.

De esta manera le damos la satisfacción al Creador. Nosotros no le damos ninguna satisfacción al Creador a través de lo que hacemos debido a los golpes. Esta es toda la diferencia entre la trayectoria natural del desarrollo “a su debido tiempo” (Beitó) o el camino de la aceleración del tiempo, “Yo lo aceleraré” (Ajishena), el camino de la Luz.

Es imposible que yo alcance mi corrección por el camino del sufrimiento, por el camino de “a su debido tiempo”. Todos y cada uno de los golpes cambia algo en mí, pero no se considera que lo haya hecho yo mismo ni está anotado en mi cuenta. Porque la grandeza del Creador, la importancia de la meta y la devoción son lo que se requiere de mí, las cosas que deben provenir de la persona, son lo que la caracteriza; mientras que a través de golpes, a ella sólo se la sacude un poco para despertarla y empujarla hacia el escrutinio, el trabajo y los cambios con respecto a los valores. Así que tenemos que entender que es imposible avanzar a través de los golpes.

O desarrollamos desde el principio la importancia del próximo estado a través del entorno, que de acuerdo a nuestra naturaleza no es nada importante para nosotros, pero a través del entorno construimos su importancia y lo hacemos por adelantado, o recibimos golpes que nos obligan a comenzar este proceso. Pero en última instancia, haremos el mismo trabajo con el entorno, la importancia de la meta, la importancia del Creador, y la aclaración de la inferioridad de nuestro ego.

Así que el “camino del sufrimiento” no existe. El camino de “a su debido tiempo” no es un camino. Sólo nos ayuda a comprender que el Creador nos empuja hacia los cambios y nos obliga a despertar a través de estos golpes. Entonces yo entro en un grupo para esto, que es el entorno adecuado que comenzará a empujarme.

A pesar de que para mí esto es desagradable, no huyo; más bien, a pesar de todo, yo me adentro más. Todos tenemos que ser conscientes de que en un estado como este es imposible huir; por el contrario, es necesario para seguir adelante. Si quiero entrar y me encuentro con la oposición, puedo retroceder y abandonar, o puedo empujar aún más e irrumpir.

Por lo tanto no hay un camino del sufrimiento. Si yo mismo no me empujo a través del entorno, entonces desde arriba incrementarán la presión sobre mí. Y luego el mismo esfuerzo que tenía que haber hecho para avanzar por el camino de “Yo lo aceleraré” y que no hice, tomará la forma de sufrimiento y golpes que me obligarán a volver al camino correcto.

No es necesario que esperemos los golpes y el sufrimiento para avanzar. No avanzamos hacia ninguna parte a través del sufrimiento. En las mejores circunstancias, querremos huir de los golpes hacia el entorno correcto, y allí ya empezaremos a aclarar cómo ir por el camino de “Yo lo aceleraré”, es decir la importancia del entorno, la importancia del Creador, la importancia del maestro y todos los medios que pueden jalarnos hacia adelante. Este debe ser nuestro primer nivel, y luego aceleramos el tiempo y nuestro desarrollo.
(148630)
De la 1° parte de la Lección diaria de Cabalá del 11/26/14, Escritos de Baal HaSulam

Material Relacionado:

¿Cómo transformamos el camino del sufrimiento en el camino de la Luz?
El comienzo de la cuenta regresiva
Los ensayos en el teatro del Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: