El límite infinito del egoísmo

888La naturaleza inanimada, vegetativa y animada funciona según lo previsto. No hay libre albedrío. Las plantas y los animales están limitados en su capacidad de destruir el mundo y no tienen demandas excesivas.

Ellos no necesitan diez trajes; no necesitan instalaciones de almacenamiento de alimentos, ni necesitan ejercer poder sobre el bosque o la selva. Cada animal tiene sus límites naturales, su propio territorio, y su propia familia.

Pero de repente una “pequeña cola” se sale del nivel animal al humano. La persona es diferente de otros niveles debido a que una fuerza negativa en desarrollo está lista para destruirlo todo de tal forma que sólo esta fuerza pueda sentirse bien.

No hay ninguna buena fuerza en la persona, ni hay ningún impulso hacia la unidad, todo se concentra en un beneficio personal, en el éxito personal a expensas de los demás, aunque les cueste la vida.

En la naturaleza, las especies se comen entre sí sólo como comida, con el fin de sostener la vida. La persona necesita alimento espiritual; uno está inquieto mientras que otros tienen algo bueno. La persona quiere ser la única que está bien.

Uno es consumido por la envidia, la lujuria, la vanidad, el odio, la ambición de poder, el poder de la fuerza individualista negativa. Es negativa porque conduce a la confrontación mutua, que no es en aras del sustento, como lo es con los animales.

Esa fuerza no conoce límites. Todos querrían dejar un cierto número de personas y convertirlos en robots, completamente bajo nuestro control. “De lo contrario, ¿por qué existen si no fuera por mí? Que me obedezcan plenamente y me sirvan, que solo vivan para alabarme y exaltarme”.

Resulta, que en el más alto nivel de la naturaleza llega a la existencia una criatura especial, una persona de este mundo, con una fuerza negativa que crece dentro.

En los niveles inferiores la fuerza positiva actúa automáticamente junto con la negativa. Las restricciones vitales mismas son positivas. Por otra parte, de generación en generación, la gente gana un mayor potencial destructivo.

La negatividad de la persona es de un tipo de calidad diferente: uno quiere gobernar sobre los demás, desea excelencia y grandeza para sí mismo en los siglos venideros. “Napoleón sigue siendo recordado, y yo quiero superarlo para ser recordado por miles de años”.

No hay límites para nuestro egoísmo. El egoísmo está dispuesto a acabar con todos, listo para destruir todo el planeta y a sí mismo junto con él. Tal es la fuerza negativa de una desconexión.

Por otra parte, el desarrollo del universo, de la tierra y la naturaleza en él, indica que nos falta la fuerza positiva de la conexión, el otorgamiento a los demás, y el equilibrio. Pero no sólo a nivel de intercambio de material.

En primer lugar, debemos corregir nuestra actitud, nuestro enfoque, nuestro corazón que está totalmente envenenado por el egoísmo. Es necesario añadir una buena parte, corregir nuestra forma de pensar, nuestros criterios, la forma en la que vemos las cosas, todo lo que sentimos, todo lo que nos hace responder.

Mi deseo, mi mente y mis sentidos necesitan corrección, además, llenado y equilibrio. Esta loca separación negativa de “duro timón a la izquierda”, quiero equilibrarla con el ” duro timón hacia la derecha” de la unidad positiva. No podemos permitir que el desequilibrio ocurra en una dirección o en la otra; equilibrio es lo necesario en este caso. Después de todo, el equilibrio de dos fuerzas nos da el desarrollo de la vida.

Pregunta: ¿Qué pasará con mi deseo de ser el amo del mundo?

Respuesta: Sentirán que todo el mundo es suyo. Todo el sistema se sentirá, se entenderá, y estará destinado al trabajo de ustedes. Y ahora, ustedes forman el mundo entero, de hecho, todos los mundos, universos paralelos, y más.

Pregunta: ¿Significa esto que la fuerza positiva no me limita?

Respuesta: Por el contrario, es la fuerza de la verdadera difusión en amplitud, sin obtener nada a cambio. Salgo de mí mismo, de mis limitaciones, entonces veo los fenómenos naturales que no reconocí previamente.

Después de todo, sentí todo en mi egoísmo, y al salir con la ayuda de la segunda fuerza, veo qué ocurre realmente en la naturaleza, más allá de la percepción de los cinco sentidos, más allá de la limitada gama de instrumentos de medición. Siento la naturaleza tal como es.

A diferencia de los animales, esta fuerza positiva no nos limita. En vez de ello, estamos limitados por la fuerza negativa que hace que cada uno de nosotros se beneficie de todo el que esté su alrededor. Siempre soy de mente cerrada en cuanto a la visión del mundo, no comprendo nada afuera, y lo considero todo a través del prisma de la ganancia personal.

¿Es posible en tales condiciones disfrutar de la belleza, ver algo bueno, percibir algo? No. Hay un ansia constante de recepción que me carcome, al desdichado. Yo no sé cómo mirar objetivamente el mundo.

Sin embargo, de acuerdo al programa de la naturaleza, tenemos que empezar a encontrar la fuerza buena, positiva para el equilibrio general. Y si estamos quedados, entonces de manera constante y metódica nos sumergimos en problemas debido a que nuestras vidas se vuelven más desequilibradas.

Pregunta: ¿Cómo se ve el equilibrio necesario de las dos fuerzas en perfecto estado?

Respuesta: Yo uso la fuerza de recibir en un estado de equilibrio, tomando todo lo que los demás me dan, por otro lado, yo le doy a la gente todo lo que requiere de mí.

Por lo tanto, toda la abundancia que existe en la realidad pasa a través de mí, y yo me siento realmente lleno y perfecto. Alcanzo y siento todo lo que está en todos los mundos, en universos paralelos, y así sucesivamente.

Todo lo que pasa a través de mí va a los demás, así que vivo una vida eterna en el escenario de un hombre (Adam). Ahora yo existo, junto con todos los demás en estos sistemas. Que mi cuerpo muera, pero yo no muero, mi mente está viva, y todavía ve la vida a través de un sistema común. Así es como se alcanza la vida eterna.

Pregunta: ¿Puede cada persona obtener una conciencia eterna?

Respuesta: Cualquier persona que quiera. Al final, todos lo lograremos, pero de diferentes maneras: algunas intelectualmente y con conocimiento y algo de “coacción”.

En conclusión, el hombre de hoy es el peor de todos los animales. No es ninguna coincidencia que fuera creado de último. Uno debe llenar y compensarse a sí mismo. Así es como llega la persona a la etapa de la “corona de la creación”.

(148410 – Del Kab.TV “Una nueva vida” del 3/2/14)

Un comentario

  1. QUERIDO MAESTRO, LOS ARTÍCULOS ANTERIORES ME ASUSTAN UN POCO, NO SÉ QUE PASARÁ CON LOS QUE ESTAMOS ESTUDIANDO EN EL MUNDO JUNTO A USTED ¿LLEGAMOS A UNA ETAPA AVANZADA? ¿NUESTRO COMPORTAMIENTO ES OTORGANTE? SI ES ASÍ ¿NOS APLASTARAN? ¿EL ODIO Y LA MALDAD NOS TRAERÁN PROBLEMAS? A ESO TEMO. SOMOS BICHITOS RAROS TODAVÍA

    ARGENTINA 24-08-2015

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta