Elevándonos por sobre el enorme vacío

Dr. Michael LaitmanLa depresión es uno de los problemas de la humanidad moderna; este apareció en el umbral entre los siglos 17 y 18 en formas características de la aristocracia de la época. Las personas que llevaban vidas ociosas no sabían qué hacer consigo mismas, en qué ocuparse. Con base en esto, ellas comenzaron a plantearse en secreto la pregunta sobre el sentido de la vida; por un lado, todo parecía estar allí, y por otro lado, no había nada.

Para distraer a la gente de estos pensamientos y amortiguar el creciente vacío, la sociedad comenzó a fomentar el romance, el sexo y las pequeñas guerras. Entonces, comenzó el desarrollo de diversas tecnologías, y se hicieron populares el deporte, los viajes y la búsqueda de la moda. Todo estaba enfocado en mantener ocupada a la persona, dándole una sensación de plenitud en vez de que se centrara en la verdadera respuesta a la pregunta “¿Por qué estoy aquí?”

En paralelo, se desarrollaron los medios impresos, la radio y la televisión, y al poco tiempo el Internet, que llenó aún más el tiempo de ocio y todos los recursos de la persona. El Internet está lleno de una gran variedad de información que se conecta con el vacío que surge dentro de nosotros.

Pero a pesar de esto, sin importar a qué se dedique un hombre, hay un sentido cada vez mayor de conciencia interna de inutilidad, insignificancia, y de los límites de su existencia. La pregunta del significado de la vida roe inconscientemente a cualquier persona, ya sea más o menos educada. Este agujero de gusano está dentro de ella, y tiene que hacer algo con él.

Este anhelo de las masas ha provocado un importante nivel de depresión, y con el fin de tratar con él, a las masas se les ofrecen sedantes y otras drogas psicoactivas. Bajo la bandera de lucha por una humanidad sana, las instituciones de salud gubernamentales prohíben fumar, pero que están matando poco a poco a las personas con las drogas recreativas.

El subproducto de ignorar la verdad y no enfocarse en la búsqueda de la respuesta correcta ha dado lugar a que todo sea permitido. La humanidad no está limitada en cuanto a ningún tipo de comportamiento, es decir, sexual o relacionado con las drogas. Satisfágase a sí mismo con lo que sea, con tal que no sienta la depresión. Este enfoque ha llevado a que las masas estén dispuestas a matarlos a todos y a acabar con todo, incluso consigo mismas, puesto que ya no le tiene miedo a nada.

La búsqueda del significado de la vida es más difícil, porque a fin de encontrarla, la persona debe elevarse por encima de sí misma. La persona no puede elevarse por encima de ella, salvo en el caso en que por voluntad del destino encuentre la sabiduría de la Cabalá. A pesar de que también es un camino largo, al menos, uno ve alguna perspectiva, no a través de las sensaciones sino a través de la lógica.

Resulta que la depresión es un problema para toda la humanidad. La humanidad pronto se moverá hacia adelante bajo la influencia del Internet y del desarrollo general, cada vez más gente sentirá la insignificancia de la vida, de sus limitaciones, y de su efímera existencia.

Inconscientemente sentimos que un mayor potencial es inherente a nuestras vidas en comparación con aquel que existe ahora. Porque la persona que no fue creado para vivir como un animal, es decir, para vivir ocupada de sí misma, de la descendencia, y de arreglar su propia vida hasta la tumba. La persona tiene algún embrión interno que requiere de su propia auto actualización y realización. Por un lado, existe este embrión en cada persona, y por el otro, este embrión puede ser suprimido.

Hoy en día, la industria más importante del mundo es la industria del entretenimiento, que tiene enormes cantidades de dinero, recursos, etc. Incluso esta industria ya ha estado experimentando un retroceso y Hollywood y los demás lugares de entretenimiento de masas ya no nos satisfacen.

La persona se ha vuelto impaciente en la búsqueda del sentido de la vida. La persona no puede ver un vídeo clip en línea que dure más de cinco minutos. Un año más tarde, se acortará un minuto, y luego otro. La carcome una pregunta “¿encontraré algo aquí? Si no es así, ni siquiera querré verlo”. Después de todo, ver clips largos sólo aumenta el vacío, así que es mejor no verlos.

El problema es cuando la persona abre un libro o se involucra en algún negocio, ella tiene miedo de dejar de hacer dicha actividad debido a un mayor despliegue de la vacuidad, de la insignificancia, de la falta de valor, y de la falta de respuesta a esta pregunta que la carcome; por lo tanto, trata de anticiparla. De esta forma, las personas reducen sus discusiones y charlas de Internet a través del teléfono móvil, limitándolas a frases cortas como “¡Nos vemos mañana! ¡Después!”, como si quisieran dejar algo para el futuro. Y ¿qué tendrán mañana? El mismo vacío que hoy, pero parece mejor interrumpir en medio de una conversación, como si hubiera algo de qué hablar después.

¡La persona tiene que sentir que hay un futuro! ¡Y no hay futuro! De alguna manera hoy todavía podemos verlo. Puede que parezca fantasmagórico y brumoso, aunque todavía podemos mentirnos a nosotros mismos al respecto. Pero día tras día pasa esta sensación, y en manos de la humanidad, no hay nada que pueda tapar este vacío.

Sin importar de qué se trate, este vacío permanece y se vuelve más abierto, negro y sombrío. Por lo tanto, la generación más joven en silencio se separa de esta vida, ya que es mucho más fácil olvidarse de todo mientras se está bajo la influencia de las drogas y dejarla de manera silencia en vez de llevar esta oscuridad internamente.

Nos enfrentamos a un enorme problema el cual no tenemos el deseo, ni la capacidad de resolver. Sólo la Cabalá nos da una respuesta a este problema. Sin embargo, hasta que las personas no se decepcionen completamente, no van a escucharnos. Nosotros debemos estar listos para presentarles la sabiduría cabalística de una manera que puedan entender. Debería ser claro que sólo nosotros tenemos la respuesta, y la respuesta es sólo alcanzar la existencia eterna, perfecta e infinita que no se concentra en nuestro cuerpo, sino entre nosotros, en el sentido de nuestro propio “yo”.

Mi cuerpo, la sustancia animal, muere después de cierto tiempo; sin embargo, el ser humano en mí es para siempre. Así que tengo que separar el “yo” de lo que ahora considero que soy, arrojarlo, aislarlo de mi cuerpo, y empezar a elevarme, a alimentarlo y a darle forma. Este es el ser humano en mí que debo realizar.

Pregunta: ¿Si la persona está en este camino, se desvanecerá su depresión?

Respuesta: Sí, pero seguramente empezarán a aparecer otros problemas, porque la persona tiene que desarrollarse. Sin embargo, todos terminarán irrumpiendo desde su animal. Después de elevarse por encima del cuerpo, la persona permanecerá allí por la eternidad y en perfección. La sabiduría de la Cabalá ofrece una respuesta real que nosotros mismos realizamos en nuestro mundo y en nuestro interior. ¡Aquí no dependemos de nadie y nadie puede restringirnos! Este es nuestro libre albedrío. Para realizar esto, no necesitamos de ninguna herramienta especial; todo está en nuestras manos.
(147258)
Del Kab.TV “Historias breves” del 10/23/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta