Los hijos del universo, parte 10

Dr, Michael LaitmanPregunta: Está usted diciendo que hasta ahora hemos estado estudiando la naturaleza de una manera limitada, subjetiva, dado basamos nuestros estudios en nuestro ego que limita cada investigación.

Esto significa que no hay que inventar nuevos telescopios, microscopios y aceleradores de partículas, sino algo que en realidad sea totalmente diferente. ¿Qué tipo de instrumento es el que necesitamos para estudiar el universo?

Respuesta: Necesitamos un nuevo programa para la humanidad. La naturaleza nos ha hecho egoístas, y en ese sentido, no somos muy diferentes al nivel animado. Sólo hemos inventado diferentes herramientas e instrumentos y ahora tenemos en la mano bombas atómicas y otras armas en vez de un palo. Hemos avanzado en la misma dirección a través de nuestra evolución.

Pero si realmente queremos salir de nuestra burbuja y no queremos seguir siendo el gusano que vive dentro del amargo rábano y que lo percibe como su mundo entero, tenemos que prestar más atención y hacer más esfuerzos para adquirir una segunda naturaleza. Tenemos que tratar de programarnos nuevamente a nosotros mismos en esa dirección para que se integren los dos tipos de naturaleza que hay dentro de nosotros: tanto nuestra vieja naturaleza que recibe como la nueva naturaleza que otorga y da.

Entonces veremos realmente la otra mitad del universo, del mundo, o incluso mundos, y también querremos ver la razón para todo lo que sucede. En realidad, es mediante el estudio de la naturaleza del otorgamiento que alcanzamos y aprendemos sobre nuestra raíz y su plan. De lo contrario, si nos quedamos dentro, no descubriremos o sabremos nada de nosotros mismos y simplemente continuaremos mejorando nuestros juguetes mecánicos y tecnológicos y nada más que eso.

El nuevo nivel es la tecnología interna de la persona, sin ningún tipo de trucos inteligentes que creamos a través del ego. Este es un método para adquirir la fuerza de otorgamiento, y es parte de la naturaleza que sólo tenemos que sacar para que se invista en nosotros y forme dentro de nosotros el sistema de percepción paralelo.

Pregunta: ¿Cómo afectará esto nuestra vida cotidiana?

Respuesta: En primer lugar, descubriremos cómo y para qué debemos vivir y cómo mejorar nuestras vidas. El universo mismo se originó a partir de estas dos fuerzas, y al establecer dentro de él la cooperación mutua de estos dos sistemas de recepción y otorgamiento, nos elevamos por encima de ellos al pensamiento que creó el universo. Así que en realidad, y no sólo simbólicamente, nosotros ascendemos a un estado eterno infinito.

En términos generales, nos desarrollamos hacia esta pregunta básica de una manera u otra. No se trata sólo de una pregunta sobre la razón para nuestro sufrimiento y el sentido de nuestra amarga vida, sino de la razón inicial básica, de su propósito. Sólo el universo será capaz de proporcionarnos una respuesta cuando ascendamos por encima de la atracción egoísta, que por el momento, es simbolizada por nuestro planeta tierra.

Pregunta: ¿Dónde está el campo de trabajo en el que podemos desarrollar adecuadamente dentro de nosotros las fuerzas de otorgamiento? ¿Se trata de mis relaciones con el universo o con las demás personas?

Respuesta: Se trata de las relaciones con las otras personas, porque en realidad son la materia más desarrollada. Es por medio de la cooperación mutua y de mis interacciones con ellas que puedo desarrollar una segunda naturaleza.

Esto me permite descubrir nuevas cosas en el universo. Cuando salgo de mí mismo, veo una dimensión diferente a través del prisma de la fuerza de otorgamiento en el que el espacio no tiene sentido. Yo miro el mundo por encima de la materia.

(146877)
Del Kab.TV “Una nueva vida” del 3/2/14

Material relacionado:

El propósito del universo
El universo múltiple
El universo de la sabiduría infinita

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta