Previniendo una tercera intifada, parte 2

1La sabiduría de la Cabalá nos revela el plan de la creación, las fuerzas superiores. Descubrimos que en realidad son una fuerza única que opera en nosotros, en toda la realidad, y que nos influye de muchas maneras diferentes.

Por lo tanto la humanidad entiende cómo puede afectar su destino. Es imposible cambiar el proceso real que nos lleva desde el estado inicial al estado final, pero podemos acelerarlo, comprenderlo, y participar conscientemente en él con todos nuestros corazones y mentes. Así somos incorporados en este con todos nuestros sentimientos y sensaciones en los diferentes niveles de nuestra percepción y participación.

Primero podemos incorporarnos en él sólo pasivamente observando lo que está pasando sin entender realmente. Pero más tarde, esta incorporación se hace cada vez más activa.

El último estado determina que toda la humanidad logrará la unidad en perfecta armonía al unirse al mundo entero en los niveles del inanimado, vegetativo, animado, y a todas las fuerzas de la naturaleza que se revelan a nosotros hoy y a aquellas que aún van a revelarse.

Por lo tanto, debemos ver cómo podemos conectarnos y unirnos tanto como nos sea posible entre nosotros y con la totalidad de la naturaleza, en los niveles inanimado, vegetativo y animado en el estado en que estamos ahora en este nivel.

Esto significa que deberíamos preocuparnos por la unidad de toda la sociedad humana y por una ecología sana y una conexión saludable con el entorno, con el fin de llevarnos a todos a la armonía y a las buenas conexiones mutuas.

Una vez que establezcamos una esfera tan armoniosa, en el momento siguiente, esta esfera cambiará su forma y se convertirá en una elipse y tendremos que corregirla de nuevo y convertirla en una esfera, porque una esfera es la forma perfecta para la conexión total.

Esta esfera se deformará una y otra vez y nosotros tendremos que llevarla constantemente de nuevo al estado de armonía. Mantener la armonía en todos los estados es la forma ideal para avanzar al participar en el proceso evolutivo natural.

Pregunta: ¿Qué conclusiones podemos sacar de esto con respecto a nuestra situación actual, con el fin de impedir el estallido del terror por parte de los ciudadanos árabes que hay en Israel?

Respuesta: Yo me acerco al problema de forma global. Puede haber una intifada, diferentes tipos de antisemitismo, guerras, desastres naturales, tifones, o tsunamis. Si descubrimos un fenómeno que altera la armonía perfecta en un momento dado, es una señal de que no estamos manteniendo a la naturaleza en el estado correcto.

Es nuestro deber de mantenerla en un estado de armonía. La sabiduría de la Cabalá nos dice que esto depende de la nación de Israel, del grupo que fundó Abraham. De entre toda la humanidad, Él escogió a aquellos que pueden influir de forma correcta a la humanidad y llevarla cada vez a un estado de armonía.

Resulta que una pequeña parte de la humanidad llamada Israel, lo cual significa Li Rosh (mi cabeza), determina la forma en que se comportarán todas las demás naciones y en qué medida se conectarán en una esfera redonda.

Abraham recogió a estas personas especiales y fundó un grupo y les pasó el método, el conocimiento, y las riendas para conducir a la humanidad. Desde entonces, todo el proceso evolutivo depende de la nación israelí. Nuevas personas pueden unirse a ella si sienten que pertenecen a este proceso y a esta idea, y es así como sigue su curso el proceso evolutivo del mundo.

(147723 – De “Una nueva vida” del Kab.TV del 11/13/14)paint

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta