Un estado de reposo

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Levítico 19: 1-4: Y habló el Señor a Moisés, diciendo: Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: “Ustedes serán santos; porque yo, el Señor su Dios, soy santo. Cada uno temerá a su madre y a su padre, y guardará Mis Sábados: Yo soy el Señor su Dios. No se vuelvan hacia los ídolos, ni hagan para ustedes dioses de fundición: Yo soy el Señor su Dios”.

Hay un plan que opera en el mundo y lo lleva hacia la meta. La meta de la creación es la unión total de toda la humanidad, la cual se convierte en un sistema de fuerzas cerradas y equilibradas (deseos) que se corrigen en amor y otorgamiento. Esta fuerza general que se conecta totalmente con todos y nos transforma en participantes iguales en el único sistema llamado el Creador.

Sean santos; porque Yo, el Señor su Dios soy santo, significa que debemos alcanzar una conexión absoluta entre nosotros, una cooperación mutua absoluta y un amor absoluto. El Creador parece estar llamándonos a mantener nuestra santidad, a aferrarnos a ella y a convertirla en nuestra meta principal.

El estado que debemos alcanzar es llamado Sabbath (el final de la corrección), que significa que tenemos que verlo como nuestra meta final.

Sabbath también simboliza el reposo absoluto en el que en realidad no hay nada más que corregir, porque la persona ha corregido su incorporación en todos, y todos han corregido su incorporación en ella, hasta el punto de que se ha alcanzado una conexión integral absoluta. A esto se le llama reposo.
(147907)
Del Kab.TV “Los secretos del Libro Eterno” del 3/26/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: