Un pozo para una humanidad sedienta

Dr. Michael LaitmanPregunta: La Torá nos dice que Isaac encontró dos pozos en la tierra de Grar que habían sido cavados en tiempos de Abraham y había sido cubierto después. Estos pozos causaron muchas peleas con los pastores locales y después de un tiempo excavaron un nuevo pozo que no causó controversias.

Entonces Avimelej, el rey de Grar, le ofreció a Isaac un tratado. ¿Por qué las naciones del mundo se volvieron tan agradables de repente y quieren hacer un tratado con los judíos?

Respuesta: Porque Isaac había comenzado sus correcciones.

Un pozo es un agujero en el suelo, en una tierra que está llena de agua. Un agujero que está lleno de agua de vida es llamado un pozo de vida. El agua es la esencia del atributo de otorgamiento que está oculta en la tierra, es decir en el deseo. En otras palabras, su deseo comienza a fluir de manera que recibe el agua de vida a través de él, que es el atributo de otorgamiento que les da vida a todos.

Básicamente, la historia de los pozos nos muestra que si empezamos a cumplir con nuestra misión de organizar la nación de Israel con el fin de corregir el mundo, es suficiente. En realidad no tenemos que corregir al mundo, sino sólo corregimos a nosotros mismos.

En los capítulos 66 a 67 de la “Introducción al Libro del Zóhar”, Baal HaSulam dice que en el momento en que la nación israelí comience a corregirse a sí misma, lo cual significa que se adapta ella misma al Creador, la Luz comenzará inmediatamente a fluir de ella como agua de un pozo, y esta Luz corregirá a todas las demás naciones. De esta manera el mundo entero será un mejor lugar. Después de todo, el mundo no puede corregirse a sí mismo ni puede hacer nada.

Imaginen que hay una nación que controla y maneja totalmente al mundo y las otras naciones no pueden hacer nada y simplemente esperan que esta nación haga algo.

El problema está en la forma en que esto se revela, y en que las interrupciones pueden ser grandes. Por el momento, podemos continuar de alguna manera escapando de quienes se oponen a Israel. Pero ¿qué ocurriría si esta imagen se revelara y de repente todos vieran que hay siete mil millones de personas en el mundo y que hay alrededor de diez millones de quien todo depende?

Yo diría que los siete mil millones son como un cuerpo que funciona con el software de vida, y este software es el pueblo judío. Su masa no pertenece al cuerpo real del mundo, sino más bien al software, y que opera en un nivel diferente.

En general, el software real es simplemente un componente virtual con respecto a la materia. Se trata de un esquema, de un sistema. Podemos decir que el software del material proteico es Israel y la materia proteica real son las naciones del mundo. ¡Si este software es incorrecto, imaginen las enfermedades y los problemas que causa el material!

Toda la historia de la humanidad es, básicamente, la cooperación continua entre el mundo y la nación de Israel, como dos espirales en la cadena de ADN. Las naciones del mundo y la nación de Israel están en continua comunicación, contacto, y esfuerzo entre ellas. Israel no sería capaz de alcanzar el estado del tercer pozo sin la presión de las naciones del mundo sobre ella. Hay quienes cavan el deseo y otros que lo cubren. Este desarrollo es necesario para alcanzar el agua de vida, el atributo de Bina.

El primer pozo se refiere básicamente a Abraham, el segundo a Isaac, y el tercero a Jacob. Cuando Jacob se conecta, se convierte en la línea media y luego llegamos al agua de vida.

Pregunta: ¿Qué tiene eso que ver con la vida hoy? ¿Tenemos que descubrir este pozo ahora, esta agua de vida?

Respuesta: Sí. Nosotros comenzamos a verter el otorgamiento, y esto sólo depende de la conexión entre nosotros. La unidad de la nación de Israel es la clave de todo. Es la única cosa que puede cavar un pozo para el mundo.

Cavar un pozo significa ahondar en nuestros deseos. Ellos son negativos, malos, y revelan toda la negatividad que se oculta dentro de la persona, su naturaleza, y su distancia del Creador. Pero tenemos que hacerlo. Tenemos que crear una sensación de deficiencia fuerte de la Luz dentro de nosotros, los atributos de amor y otorgamiento. Esto se llama un pozo vacío o un agujero. Por cierto, hay una diferencia entre estos dos conceptos. Lo que la persona busca sólo depende de la persona misma.

Cuando cavamos un pozo, alcanzamos el estado, la profundidad en la que sentimos el dolor más grande en lo que respecta al amor, otorgamiento, y conexión. Entonces, aparece el agua que es la fuente de vida.

Como los animales que sienten donde hay agua, así sintieron las personas en aquellos tiempos donde tenían que cavar y a qué profundidad con el fin de encontrar agua. Por cierto, hay gran cantidad de agua en el desierto, porque hay grandes lagos subterráneos. Tan sólo hay que saber dónde cavar y no hay nada que temer. Ustedes pueden ir a cualquier parte dado que siempre encontrarán agua.

Pregunta: ¿Es esta auto búsqueda la cercanía y la conexión entre nosotros?

Respuesta: Sí. Ella existe en la medida en que hagamos esfuerzos con el fin de descubrir el atributo de otorgamiento llamado agua.
(148334) 
Del Kab.TV “Porción semanal de Torá” del 11/14/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta