Buscando al Creador Dentro de Las Criaturas

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué el Creador crear un sistema de mundos de Tumá (impureza) en contra del sistema de los mundos de Kedushá (santidad)?

Respuesta: El deseo de recibir se creó porque la creación sólo puede ser algo que está fuera del Creador. El Creador tiene sólo las propiedades de otorgamiento, amor, y todo lo bueno. No hay nada más en el Creador, y esta propiedad domina y llena todo de la realidad. La creación entera está llena de este tipo de energía.

Por lo tanto, la propiedad opuesta debe ser la energía negra que recibe y atrae la Luz hacia ella y sólo siente lo que se encuentra en su interior. El deseo de otorgar está sintiendo 100% al otro. No entendemos esto. El Creador es una propiedad que no se siente a sí misma sino que sólo siente a los demás.

El hombre se ve a sí mismo como una persona: Este es mi yo y lo que siento, lo que hago. Pero para el Creador no hay nada de esto. Así que Él no tiene ninguna imagen, sólo el atributo de otorgamiento, es decir, la sensación de los demás. Él se siente a sí mismo como estando en el otro. Así que no hay Creador sin una criatura. El Creador es la característica del amor que se descubre fuera de Él. Él está en todos nosotros, y parece que Él no existiría por Sí mismo.

Ahora bien, es necesario construir una característica que es su opuesta. De ello se desprende que la criatura debe ser alguien que se siente a sí mismo y no a otro, no a los demás. Este sentimiento de uno mismo se llama el “deseo de recibir para uno mismo”, y entonces esto está la criatura.

El deseo de recibir se siente sólo a sí mismo y no siente a los demás de ninguna manera. En este estado, este deseo es muy limitado. Incluso cuando el Creador lo llena al 100%, su placer será muy pequeño, porque esta es la sensación de su separación, el desapego, de esa fuerza llamada el Creador.

En este estado, el deseo de recibir se separa de sentir al otro, de otorgamiento, y no puede entender lo maravilloso que es esto. Y sólo goza de la sensación de sí mismo. Esto se llama un ” Nitzotz” (chispa) de vida.

Para llevar el deseo de recibir a la sensación de plenitud, como el Creador, tenemos que añadir a ello la posibilidad de ser capaces de trabajar en el otorgamiento, a pesar de que sólo se siente lo que pasa en uno mismo. Debido a que no se siente al otro, desde su punto de vista, el otro no existe.

De hecho, no vemos nada. Pensamos que el mundo es lo que vemos a nuestro alrededor. Pero no vemos el mundo, todo este espacio llamado el mundo espiritual, porque no tenemos posibilidad de sentir al otro.

Para salvar a las criaturas de esta terrible separación, se hizo el Tzimtzum Alef (la primera restricción) se creó, un Masaj (pantalla), y Or Jozer  (Luz retornante).

Pregunta: ¿Qué será de mí cuando adquiera el poder del otorgamiento?, ¿yo también desapareceré?

Respuesta: Ni siquiera tendrás alguna pregunta acerca de esto. Incluso si desapareces por completo, esto no va a preocuparte. Alguien que piensa en sí mismo está separado del Creador, porque el Creador no tiene esos pensamientos.
[130893]
De la 3ra parte de la Lección diaria de Cabalá, 3/24/14 , Escritos de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta