Festividades judías : un ciclo de corrección.

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué hay tantas festividades judías?

Respuesta: En realidad, no hay tantas.  Todo está derivado del hecho de que cada día es nuevo, cada mes es nuevo, y cada hora es nueva para una persona. Estos cambios astronómicamente parecidos son de hecho, internos, espirituales. Todo lo que importa resulta de los cambios alrededor de las fuerzas espirituales que influencian nuestro mundo, y así los cambios aparecen en nuestro mundo en los niveles de inanimado, vegetativo, animal y nosotros.

En otras palabras, la razón de todos estos cambios es la rotación de la Sefirot a través de la cual la Luz pasa. La Luz influencia y actúa en nuestro universo y el resultado es la materia en nuestro mundo. Así que si una persona quiere estar conectada con la creación entera, cada momento es inmensamente valioso para él. Además de esto, él puede dividir cada momento dentro de una multitud de momentos. Esto significa la posibilidad que la existencia por solo un segundo  cobra vida para él. Y en este sentido se expande a sí mismo.

Las festividades judías se caracterizan por darnos la sensación de singularidad en cada momento en el tiempo, en cada Sefira que participa en el pasaje de la Luz.

Así que cada momento es único, y  especialmente las festividades son en general un periodo de transición significativo. Existen tres grandes festividades, que están derivadas del nivel espiritual: Pesaj (Pascua), Shavout, y Sukkot, las cuales son llamadas Raglaim (pies), esto es, cuando lasa personas fueron a Jerusalén.

Tisha B’Av (9 de Av) simboliza la destrucción del  Beit HaMikdash (Templo), significa la revelación del gran egoísmo que es corregido después, durante el resto de la festividades. Debido a la fuerza de  Tisha B’Av, es puesto contra el resto de las festividades, así que su intensidad es enorme.

En contraste con  Tisha B’Av, en el otro término de este ciclo, se encuentra la festividad de Purim. Además de esta, existen unas pocas relacionadas con festividades menores: Hanukkah y Lag Ba’Omer.

Indicamos el inicio de cada mes de acuerdo con el ciclo de la rotación de la luna, para nuestro estado cósmico y espiritual dependen sobre dos iluminaciones: la luna y el sol. Así que el calendario Hebreo está construido de acuerdo con los ciclos de rotación del sol y la luna, entre los que se encuentra la Tierra, mientras que el calendario Cristiano considera solamente la rotación del sol y el calendario Musulmán sólo considera la rotación de la luna.

El Año Nuevo Judío es el comienzo de la corrección del humano porque esta festividad simboliza el nacimiento de Adam HaRishon (El primer Hombre), del cual iniciamos el cálculo. El nacimiento de Adam es el nacimiento del humano porque Adam fue el primero en descubrir al Creador y comenzó a asemejarse a Él. Así que el inicio del año es para nosotros una festividad espiritual.

El objetivo del ciclo de las festividades es que las festividades más “aterrorizantes”, como Tisha B’Av, se conviertan en la más grandiosas festividades en el mundo, cuando todo el mal se reúna de manera conjunta y sea derrotado por el bien.
[160257]
De Kabtv  “Conversaciones con Michael Laitman” 13/may/15

Material Relacionado:
Las festividades judías son escalones para ascender espiritualmente y lograr una mayor unidad entre las almas
En el ciclo de festividades
Las festividades nos conducen a la perfección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: