La democracia y la monarquía

Dr. Michael LaitmanLas cuatro legiones coinciden con cuatro legiones de ángeles. La legión de Judá representa la legión celeste que está dirigida por el ángel Gabriel.

Los ángeles son las fuerzas de la naturaleza. Si, por ejemplo, soltamos  un vaso de agua en el aire, caerá al suelo, lo que significa que hay un ángel que arrastra este vidrio al suelo.

Cuando integramos todo de acuerdo a lo que la Torá ordena, podemos revelar las cuatro fuerzas que sostienen a una persona en integración adecuada entre ellas. El resultado de la conexión correcta de todas las 12 tribus de la nación de Israel es la revelación de las cuatro fuerzas principales: Jojmá, Biná, Zeir Anpin, y Máljut, los cuatro ángeles, los cuatro pilares, que sostienen todo junto y nos llevan hacia adelante de una manera rígida pero justa.

Esta es una tremenda presión ya que todo está dirigido a nuestro desarrollo preciso. Las leyes espirituales no son democráticas en absoluto. Su revelación obliga a una persona a esforzarse en cierta medida. Por lo tanto, cada ley está acompañada por una fuerza resistente y al mismo tiempo por la corrección. No hay democracia aquí. La democracia es un concepto que se inventó con el fin de deshacerse del dominio imperial. Pero una monarquía, apoyada por los cabalistas es la mejor y más confiable.

Los mundos espirituales fueron creados de manera que sólo hay una fuerza desde arriba, el rey del mundo y todo lo demás están subordinados a Él. Debe ser lo mismo en el mundo corporal. No veo ningún cambio positivo en el mundo ya que los monarcas han desaparecido. Un rey es responsable de su estado y de su pueblo. Son sus súbditos de esta forma él piensa y se preocupa por ellos. En una democracia, sin embargo, se trata sólo de saquear el estado en el que todos los políticos tiran de la manta a su lado, con ganas de enterrar a todos los demás.

En la época de las monarquías, tanto el liderazgo y las arcas del Estado eran más eficientes. Si el rey tenía el apoyo de los sabios, todo estaba destinado al beneficio del Estado. Todos los reyes de Judea tenían un consejo de sabios a su lado, el Sanedrín. Además, siempre había profetas que les bendecía a ellos y al estado. Podemos leer sobre esto en el “Libro de los Reyes”.

Cuando hablamos de raíces espirituales que se cumplen en nuestro mundo, debemos mencionar que el rey tenía que mantener ciertas leyes, porque el Creador estaba por encima de él. La rutina diaria de un rey se realiza claramente de acuerdo a su nivel espiritual. ¡Es demasiado trabajo!

El rey David describe sus logros en los Salmos y el rey Salomón en el Cantar de los Cantares. El Cantar de los Cantares es el libro más sagrado que trata de la unidad, el amor total entre los seres creados y el Creador. Estos son los altos niveles espirituales en el que los reyes, los jueces y los profetas estaban.

A pesar de la rígida jerarquía, las personas que no eran sacerdotes o levitas también podían ser miembros del Sanedrín. Todos ellos tuvieron que llegar a una decisión, no por un voto democrático sino por concesiones mutuas, que es una actitud totalmente diferente hacia el mundo.
[159386]
De KabTV “Secretos del Libro Eterno” 12/24/14

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: