Saliendo de Egipto…

DR. Michael LaitmanLa Torá es Luz que desciende sobre cada uno de nosotros y corrige nuestro egoísmo individual y nos conecta, a través de los estados corregidos, con todos los demás, hasta que nos convertimos en un todo que no puede ser separado.

La Torá habla de la corrección espiritual del hombre. El libro del “Génesis” nos habla de la base esencial de la creación. Nos dice que el Creador no creó nada excepto el mal: “Yo he creado la inclinación al mal (egoísmo)… Yo he creado la Torá como un condimento.”

Pero, ¿cuándo nos dió la Torá? Sólo después del éxodo de Egipto, en el Monte Sinaí, porque la inclinación al mal, primero tiene que ser revelada en la persona y en toda la humanidad. El ego tiene que mostrarse a sí mismo como dañino para el hombre, como la fuerza que destruye al hombre, a su vida y lo más importante, la fuerza que lo separa del Creador, de la integridad.

Una persona debe comprender que la unidad con la fuerza superior es el estado perfecto y, no sólo debe escuchar historias sobre esto, porque no se sentirá atraído y tiene definiciones completamente diferentes en cuanto a lo que significa. Sólo cuando comenzamos a darnos cuenta que la integridad es el atributo del amor y del otorgamiento, que la regla “ama a tu prójimo como a ti mismo” se convierte en nuestra meta. Pero sentimos que estamos en el estado opuesto: en odio mutuo, rechazo y distantes el uno del otro.

Reconocer el estado verdadero de nuestra naturaleza es llamado el éxodo de Egipto y, cuando alcanzamos el Monte Sinaí, sabemos exactamente quiénes somos, qué somos y lo que queremos. Después de todo, el punto de Moisés existe en cada uno de nosotros y nos dice que queremos dejar a nuestro faraón. Lo hemos dejado un poco, pero de hecho está dentro de nosotros. Cuando estamos en Egipto, creemos que el faraón nos domina desde afuera, pero ahora comenzamos a darnos cuenta de que él está en lo profundo de nosotros y que estamos tan cerca, que tenemos que deshacernos de él o, más bien corregirlo.

En otras palabras, el atributo de amor y bondad existe solo en el el atributo egoísta corregido: nos fue dada una materia que no está corregida y tenemos que corregirla. Eso es todo! No hay otro asunto. Entonces, tuvimos que estar en Egipto para que sintiéramos que, soy el faraón y que realmente quiero salir de este estado. Cuando me elevo un poco sobre el atributo de Egipto en mi, quiero ser libre de él, esto significa que he salido de Egipto. Pero aún, es sólo en teoría y no de hecho.

El Creador es el atributo de otorgamiento. Si corregimos nuestro egoísmo hacia el otorgamiento, este atributo aparecerá en nosotros.
[161553]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 28/ene/15

Material relacionado:
Egito ha cumplido su papel, es tiempo de salir de ahí
¡Mostremos nuestro deseo por salir de Egipto!
Nadie nos retiene en Egipto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: