Un cabalista es su propio laboratorio

Dr. Michael LaitmanPregunta: En su artículo ¨La última generación¨, Baal HaSulam trata de dirigir a la persona a través del proceso de pensamiento de para qué vivimos, por qué las cosas son como son y por qué todo el sistema humano está llegando a un callejón sin salida.

Él dice: ¨Yo tomo todo aquello tan cerca de mi corazón que no puedo contenerme más y, he llegado a la decisión de descubrir la forma de nuestra corrección futura predeterminada desde mi perspectiva y de lo que he encontrado en estos libros. Saldré a la gente y tocará el Shofar¨.

Por una parte, él aparece ante nosotros como un científico desapasionado, explorando la naturaleza de las cosas pero, por otra parte, aparece como un hombre lleno de amor por la humanidad.

Respuesta: Yo no llamaría a un cabalista un científico sensato. Él se expresa en el lenguaje científico, seco de los físicos, que es muy similar al lenguaje de programación pero, ¿Qué se oculta debajo de este lenguaje? ¡Sensaciones!

Por lo tanto, aunque él nos dice cómo surgen en nosotros las Reshimot (reminiscencias), cómo, gradualmente empezamos a cooperar mutuamente con el nivel superior y cómo la fuerza desciende desde allí hasta el nivel inferior, su corazón y sus deseos están detrás de todas estas acciones mecánicas porque siente todo aquello en él mismo.

Un cabalista no es un físico ni un químico que mira cierto instrumento que ha inventado, confirma y graba los procesos físicos o químicos que toman lugar en la materia inanimada, el vegetativo (biología) o el animado (zoología). Un cabalista no es una persona que estudia lo que ocurre en un organismo viviente, como un veterinario o un doctor sino, las propiedades intrínsecas, los procesos internos que tienen lugar en nuestros deseos y nuestros pensamientos. Él estudia la conexión mutua, la cooperación mutua y la influencia mutua del pensamiento en el deseo y del deseo en el pensamiento. El corazón es el deseo y la mente son los pensamientos.

Lo que es más, no lo estudia en el marco convencional de nuestro mundo, donde vemos ciertos resultados y tratamos de influenciar en ellos. ¡Un cabalista estudia todo en sí mismo! ¡Él es su propio laboratorio! Él es conducido por el alcance del mundo, ¨Yo alcanzo el mundo a través de mí¨ y este no es un axioma no comprobado cómo los científicos de nuestro mundo lo usan. Para un cabalista  es un campo de descubrimiento y, él inmediatamente empieza a entender el mundo que está observando, lo ve dentro de sí.

Si leo el periódico o miro una película en la pantalla del computador, por ejemplo, no significa que el periódico se publica en un puesto de periódico ni que la película se proyecta en un cine en algún lugar. Yo lo veo en mi propio computador y no más allá de sus fronteras.

Es lo mismo con el cabalista. Lo que siente lo siente en sí mismo entonces, no puede expresar su sensación de autorrechazo de manera seca. Al mismo tiempo, se expresa a sí mismo en un lenguaje muy seco. Esto es porque la sabiduría de la Cabalá es la única sabiduría que compara nuestras sensaciones con las leyes rígidas y precisas y, con las respuestas de la naturaleza que invocan sensaciones, respuestas y el descubrimiento de la consciencia en nosotros.

Nosotros somos parte de la naturaleza que está hecha de vectores de distintas fuerzas que cooperan de forma mutua, incluyendo nuestras sensaciones y nuestros pensamientos. ¡Pero es imposible estudiarlas en el nivel terreno porque estos pensamientos y sensaciones están por encima de nosotros! Un cabalista, por medio de la metodología espiritual, se eleva al nivel donde la interacción de estas fuerzas y el nacimiento del deseo, sensaciones y pensamientos, el mundo interno del hombre, toma lugar y, es desde este nivel donde empieza a influenciarlos.

Él estudia en sí mismo por lo cual la cooperación mutua puede invocar sus respuestas y por lo que ciertas respuestas son, específicamente de la forma en que son – sea que puedan ser idénticas a la cooperación mutua de los demás, de qué forma las personas difieren las unas de las otras y, aunque ellas sean distintas, qué pueden aspirar a pesar de las diferencias. Un cabalista estudia cómo la naturaleza influye en nosotros y a qué nos dirige, por qué nos maneja de la manera en la que lo hace y cómo percibiremos la influencia de la naturaleza si cambiamos por nosotros mismos, sea que cambie del todo o que nos influya de la misma manera todo el tiempo y, si podemos cambiar y percibir su influencia de forma distinta.

Esto significa que el cabalista entra en este laboratorio donde él mismo es su propio sujeto.

Comentario: Muchos científicos se han involucrado en tales estudios: doctores, físicos que estudian la radiación en sí mismos.

Respuesta: No, no es lo mismo porque ellos estudian en ellos mismos leyes físicas del mundo de la naturaleza del inanimado, vegetativo y animado, mientras que aquí hablamos de las leyes del mundo superior. La meta final de tal investigación es muy simple: entender para qué existimos. Después de todo, existen muchas galaxias a nuestro alrededor y nadie sabe qué hay en ellas, mientras que yo quiero descubrir y saber para qué vivo, quién era antes de llegar a este mundo y quién seré cuando lo abandone; ¿Tengo que sentirme como viviendo en un cuerpo que está totalmente conectado en toda forma posible o puedo, de alguna manera, deshacerme de él? El cuerpo va a morir y pronto tal vez yo trascienda a otro estado, etc.

La sabiduría de la Cabalá es una sabiduría que le permite a la persona empezar a responder las preguntas sobre el significado de su vida. Los animales no se hacen tales preguntas. Aquellos en quienes se evocan tales pensamientos, deseos y anhelos son llamados humanos. Tales persona ya se hacen preguntas humanas y la sabiduría de la Cabalá les provee las respuestas.
[160742]
De Kabtv ¨Sobre nuestra vida¨ 18/may/15

Material relacionado:
Cómo reconocer a un verdadero cabalista
El único ritual del cabalista
Un cabalista siente el mismo placer que el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: