El secreto de la eterna juventud

Dr. Michael LaitmanPregunta: Hoy en día, todo el mundo intenta parecer más joven. Este problema se hizo tan popular que una nueva industria que desacelera el proceso de envejecimiento se puso en marcha: centros de medicina cosmética, salud y belleza. ¿Por qué tenemos este ardiente deseo de permanecer jóvenes para siempre?

Respuesta: La cuestion es que estamos confundidos y vivimos una doble vida. Vivimos en nuestra alma que aún no está desarrollada y se compone de un pequeño “punto”. También vivimos en nuestros cuerpos animales y todavía no somos humanos.

“Un hombre” no es nuestro cuerpo (una forma de materia proteica); más bien, es un deseo similar a la fuerza superior, la naturaleza. Un hombre (Adam) significa “similar (Domeh) al Creador”, es decir, el que posee una propiedad altruista de amor y otorgamiento dirigida hacia al prójimo.

Este tipo de hombre sale de su ego y vive en un deseo que construye en su “prójimo”.

Esto hace a “un hombre”, similar a la fuerza superior de la naturaleza que existe en secreto en este mundo y que es llamada “el Creador”. El Creador es una fuerza de absoluto otorgamiento y amor, sin ninguna intención para sí mismo, como el sol que constantemente emana calidez, luz, amor y  benevolencia a todos, sin excepciones.

Flotamos en la benevolente iluminación de la fuerza superior como en los delicados rayos del sol. Pero, nuestra estructura es opuesta a la Fuerza Superior. Nuestra estructura egoísta está orienta hacia el deseo de recibir. Es por esto que siempre tratamos conseguir tanto como sea posible; este hecho nos hace diferentes a la Fuerza Superior.

Consumimos constantemente. Es por eso que nuestra vida es limitada. Esto es así porque, en primer lugar, dependemos de Él, Él nos satisface y nos da energía vital. Nos mantenemos con vida siempre y cuando consumamos Su energía vital y tomemos ventaja de ella. Con el tiempo, la energía se debilita, envejecemos y morimos.

Con el fin de vivir eternamente, tenemos que ser similares a la fuerza de otorgamiento y amor y, lograr salir fuera de nosotros mismos. Si logramos hacerlo, vamos a poder recibir energía vital ilimitada. Esto pasará porque no vamos a consumir para nuestro propio beneficio, sino porque nos esforzaremos en retribuir al Creador toda la benevolencia que Él extiende para nosotros. Él nos da a nosotros, nosotros le damos a Él.

Esta forma de existencia nos permite vivir eternamente. No sólo vamos a prolongar nuestra vida cientos e incluso millones de años, sino que vamos a ser capaces de deshacernos por completo de los límites del tiempo. Cuando nos convirtamos en similares a la fuerza superior de la naturaleza que vierte constantemente el amor en nosotros y obtengamos sus propiedades de otorgamiento y amor, vamos a llegar a ser eternos como la fuerza en sí.
[161068]
De Kabtv “Nueva vida” 2/jun/2015

Material relacionado:
El secreto de la vida eterna
Una belleza fea
Sería triste envejecer siendo joven1

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta