Estamos en el mismo barco

Dr. Michael LaitmanEl barco en el que Jonás navega es atrapado en una tormenta.

Los marineros hacen todo lo que les es posible para salvarse. Tiran todo lo que no necesitan por la borda, rezan a su Dios y, por supuesto, comienzan a buscar al que fue responsable de la situación.

Sin embargo, al mismo tiempo…Jonás se va a dormir como si no tuviera nada que ver con todo lo que sucede a su alrededor.

Es sólo más tarde, cuando ya no tiene alternativa, que confiesa que está escapando de la misión que le fue encomendada y pide a los marineros que lo tiren por la borda.

En otras palabras, Jonás incluso está dispuesto a morir y no cumplir con su deber.

Pero esto tampoco ayuda. En el mar, una gran pez lo traga, y después de pasar tres días en su estómago, es forzado a estar de acuerdo en aceptar la misión que le fue encomendada.

Es lo mismo hoy en día: el mundo se está convirtiendo en una aldea global y es como si flotáramos en un mismo barco en la tormenta y las naciones del mundo, los marineros, culpan al único judío a bordo, la nación de Israel, por todas las crisis, guerras, terrores, aflicciones, y desastres en el mundo.

Al igual que Jonás, estamos aún durmiendo. Estamos inmersos en la realidad y orgullo israelí tratando de ignorar el hecho que las naciones del mundo nos odian. Cerramos nuestros ojos en medio de la tormentosa Primavera Árabe cuando el dedo acusador del mundo siempre nos señala, esperando que todo, de alguna manera, se calme por sí mismo.

Despertamos por un momento bajo los ataques con misiles, y sentimos que éramos una nación unida compartiendo el dolor de los demás como propio. Sentimos el vínculo común de amor entre nosotros, nuestro destino común pero, ahora nos estamos hundiendo nuevamente en un sueño y pronto, probablemente ni recordaremos nuestro último despertar veraniego.

Aun así, toda guerra y toda nueva ola de antisemitismo nos muestra más y más claramente que nuestro destino es inevitable, igual que el destino de Jonás quién fue responsable de la tormenta. Si los marineros trataron de salvarlo en ese entonces, hoy en día los marineros del barco global sólo esperaran el momento correcto para tirarnos por la borda. No tendremos ni siquiera que pedirles que nos hagan este favor…
[144644]

Material relacionado:
Enorgulleciéndonos de nuestra misión
Una misión muy especial para nuestra generación
La salvación de Israel se encuentra en su misión

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: