Las personas son hombres-simio

Dr. Michael LaitmanOpinión (profesor S. Savelyev): “Lo que pertenece a la sustancia humana es algo que no tiene beneficio biológico. Dinero ganado, edificios construidos, propaganda, ésto no pertenecen a la parte humana. No hemos logrado convertirnos en humanos.

Somos mamíferos muy agresivos e irracionales. Valorados es adaptabilidad y capacidad para obtener alimentos… La estructura de la sociedad refleja su evolución, pero no los resultados del desarrollo racional de la humanidad.

… Los lóbulos frontales del cerebro se formaron para compartir la comida, con todo el entorno. La exacta selección natural nos formó como criaturas sociales con enormes lóbulos frontales. Esto nos dio la posibilidad de coexistir sin aniquilarnos cuando la sensación de hambre apareciera. Pero este proceso de selección debe continuar durante otros 200 mil años, para que esta conducta se convertirá en una norma.

En la actualidad, somos animales sociales, entendemos que robar no es bueno, pero al mismo tiempo, ¡es necesario robar! Los lóbulos frontales sólo nos ayudan a tratar de vivir en sociedad, mientras tanto somos mitad animal, requerimos una dirección jerárquica. Queremos dominar y abrirnos paso con dinero. El hombre, como las bestias, demanda totalitarismo.

A los ojos del público, todos somos demócratas y humanistas, pero en secreto somos una reminiscencia de una tropa de simios. El comportamiento de un grupo de jóvenes, que robar a los transeúntes ocasionales, es idéntico al de un grupo de naciones que realizan actos de conquista y dominio.

El estado natural del mono es pereza, engaño, adulterio con la esposa del vecino, robo y actividades desconsideradas. Para la gente esto está prohibido y están obligados a equilibrar las características de la bestia y el humano en ellos.

Toda la autoorganización es de diseño biológico. Un ejemplo de esto podría ser la mafia u organizaciones establecidas entre los presos en las cárceles. Crear jerarquías es un signo de la conducta de los primates. En concreto, debido a las características biológicas, es más fácil construir una nación totalitaria que una democrática.

Un régimen democrático requiere que las personas piensen de manera idéntica y sean honestas. Sin conocer científicamente la mente es imposible elegir personas así, incluso entre los demócratas “reales” hay ladrones que roban. Tal vez, ¿la sociedad debería dejar de esconder sus actitudes y objetivos de simio?”

Mi comentario: ¡El propósito de la sabiduría de la Cabalá es que dejemos de ser simios y seamos humanos! Que tengamos unidad en vez de confrontación, un círculo en lugar de jerarquía, amor a los demás en lugar de odio, igualdad en la distribución en lugar de robo, dar y no conquistar y, en general, comportarnos acordes a la ley de una sociedad unificada. De lo contrario, seguimos siendo simios y nuestro retraso en el desarrollo se volverá en contra nuestra, sólo el poder del sufrimiento nos obligará a convertirnos en seres humanos.
[155190]

Material relacionado:
El tamaño del cerebro está relacionado con la sociabilidad
La teoría de Darwin ya no funciona en nuestra época
La diferencia entre la teoría darvinista y la cabalá

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: