entradas en '' categoría

En armonía entre el bien y el mal

Dr. Michael LaitmanPregunta: Todo mundo está familiarizado con conceptos opuestos, como luz y oscuridad, amor y odio y otras teorías con respecto a la existencia humana. ¿Son realmente necesarios estos opuestos?

Respuesta: El punto es que existimos solamente en la fuerza negativa, como está escrito, “He creado la inclinación al mal; He creado la Torá como remedio”. La Torá es una luz especial opuesta al ego, la cual podemos atraer y así equilibrar el egoísmo.

Desafortunadamente no lo hacemos y esta es la razón por la que el mundo existe bajo la influencia de la fuerza negativa y egoísta. Tenemos que complementar nuestra naturaleza descubriendo la fuerza positiva que no es parte de nuestro mundo.

Nuestro mundo avanza únicamente por la fuerza del ego, mientras que nosotros, con la ayuda de la sabiduría de la Cabalá, tenemos que atraer la fuerza positiva que lo equilibra. Entonces en balance y armonía entre esas dos fuerzas, comenzaremos a sentir el mundo superior, es decir, nuestro siguiente nivel de reconocimiento y  realización de nuestra existencia. Así es como podemos alcanzar a un estado que está más allá de nuestro cuerpo, que es llamado existencia en el alma. Nuestro cuerpo, por otro lado, es una forma de existencia sólo en nuestro atributo egoísta.
[163978]
De una entrevista en RTN, Nueva York, 21/jul/15

Material relacionado:
El veneno que cura
El poder oculto de la Torá
Este mundo es muy importante

Las relaciones sociales dan forma a la persona

Dr. Michael LaitmanLos seres humanos comenzaron a desarrollarse desde el nivel animal, no porque comenzaron a caminar en dos piernas cientos de miles de años atrás, sino por que comenzaron a desarrollar relaciones sociales. Estas relaciones no eran sólo dentro de su manada, familia o tribu, donde sentían que todos estaban cerca. Realmente empezaron a sentir a los demás y desarrollaron una relación con ellos.

Algo como esto no existe entre los animales. Viven en familia y manada, pero no hay conexión entre las diferentes manadas. Los humanos se desarrollaron más allá de las conexiones familiares. Esta conexión es egoísta, natural y, a través de ella es posible explotar a los demás tanto como sea posible; te utilizo y me utilizas. Todo depende del beneficio que pueda derivar de la conexión. Puedes atrapar a una persona y comerla, esclavizarla, tomar su propiedad y si se resiste, matarla o, podrías hacer una alianza. Las relaciones egoístas han existido hasta hoy. No hay diferencia entre lo que fue hace miles de años y lo que es hoy, es el mismo comportamiento -explotar a los demás al máximo para mi beneficio o, en beneficio de mi tribu, mi pueblo o mi nación.

Así es como siempre fue y así sigue siendo. Pero hemos llegado a un punto muy interesante en la historia y aún no ha sido descubierto. El propósito de este punto es despertar intensa presión, dolor y situaciones trágicas.

Todas las familias, tribus, manadas, naciones y pueblos que antes estaban separadas, de pronto empiezan a sentir que están conectados y dependen unos de otros. Y esta dependencia los obliga a comportarse de manera diferente. Por un lado, desde un punto de vista egoísta, me gustaría aprovecharme de todos. Pero, por otro lado, entiendo que dependo de ellos y los necesito.

Mientras tanto, este es sólo el comienzo del desarrollo. En última instancia, vamos a llegar a una situación en la cual la gente se verá obligada a aceptar a todos como familia, es decir va a ver lo mucho que depende de ellos, a pesar de que el ego no desaparece, como sucede en una familia real.

No sentimos una intención egoísta respecto a personas cerca de nosotros; por el contrario, queremos hacer todo lo posible para su beneficio. Nos comportamos amablemente con ellos, por que sentimos que son partes de nosotros, como si fuéramos un solo cuerpo.

Entonces, ¿qué hacemos si, por un lado, la mente nos dice que los extraños están cerca de nosotros y dependemos de ellos al cien por ciento y por otro lado, el ego todavía no desaparece, como sucede en una familia? Estamos  entre dos fuerzas opuestas. ¡Una fuerza me ordena amar a los demás! Y la segunda fuerza me dice que los odie! ¿Qué se puede hacer cuando hay una división así?

¡En el marco del mundo no hay nada que hacer y esto, es una gran tragedia! A veces esto sucede en la familia y no hay nada que arreglar. Es un conflicto irresoluble, como los mandatos que Abraham recibió del Creador: “A través de Isaac tu simiente será llamada y ahora debes traerlo al sacrificio: Y Dios dijo a Abraham: No te sientas triste con respecto a tu sierva; cualquier cosa que Sarah diga, oye su voz, pues en Isaac será llamada tu descendencia”(Génesis 21:12).

“Y dijo: Por favor, toma a tu hijo, el único, a quien amas, sí, Isaac y vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes, que te indicaré” (Génesis 22: 2)..

Si esto sucede en una familia, no es terrible, es posible llevarse bien y resolver el conflicto. Pero, ¿qué se puede hacer si nuestro desarrollo natural nos lleva a un conflicto como éste, donde la vida o la muerte depende de la capacidad de acercarnos a los demás, tanto que nos convirtamos en un solo cuerpo como, una persona con un corazón?

Toda nuestra sociedad, toda nuestra civilización de siete mil millones tendrá que llegar a este descubrimiento. El ego me molesta y no me deja acercarme a los demás y por otro lado, dependo de ellos totalmente.
[130832]
De la preparación de la lección diaria de Cabalá, 25/mar/14

Material relacionado:
No remiendes las antiguas relaciones, constrúyelas de nuevo
Desarrollo sostenible basado en las relaciones
Lo mejor para los demás también es lo mejor para mí

Un experto para la siguiente etapa de la crisis

LaitmanOpinión (David Corovich, Físico, Ecologista): “La eurozona está en camino a una profunda depresión. Durante la próxima crisis económica, el contagio podría propagarse muy rápido en la cadena global de suministro, provocando una crisis económica mundial.

Nuestra dependencia mutua significa que nos encontramos juntos en esto. La conmoción financiera puede propagarse por todo el mundo en unos segundos. En las grandes ciudades modernas hay reserva de alimentos para tres días.

Cuando la economía se hunde, la capacidad de hacerse cargo de deudas antiguas desaparece y los deudores quedan sin posibilidad de pagarlas. La complejidad creciente empuja al sistema cada vez más lejos del equilibrio. Miles de millones de conexiones mutuas en la cadena de suministro, son demasiado complejas para que se entiendan completamente.

Las decisiones políticas se basan en modelos de condiciones económicas estables obsoletas. La crisis económica provoca una fragmentación en la sociedad. Difusión de desconfianzas y aumento de nacionalismo son signos de crisis económica.

Expandir la manufactura a gran escala en amplias áreas de producción, como Estados Unidos y la India, sólo exacerbará la situación. La crisis que viene será inmensa, el mundo no puede prepararse para ella. La creciente tensión en la economía global hace que sea cada vez menos flexible”

Mi comentario: Por eso no podemos esperar mejores condiciones para difundir el método de la corrección del mundo; tenemos que invertir todos nuestros esfuerzos para que la verdadera razón de la crisis y la salida de ella se conozca en todo el mundo.
[130836]

Material relacionado:
Crisis y su solución
La difusión es un trabajo espiritual
¿Cómo recibir un pase al nuevo mundo?

Ascenso en cuarenta escalones

Dr. Michael LaitmanLa Torá, ‘Éxodo’ 34:27 – 34:28: El Señor dijo a Moisés: inscribe estas palabras por ti mismo, pues según estas palabras he hecho un pacto contigo y con Israel. Él estuvo allí con el Señor por cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan ni bebió agua y grabó sobre las tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos. (Éxodo 34:27 – 28)

Esto habla del ascenso de Maljut a Bina.

‘Cuarenta’ es una etapa en la que la persona sale completamente de su estado egoísta, se eleva por encima en cuarenta escalones (nivel de Bina, otorgamiento) y logra la característica de ‘Moisés’.

La Torá da a la persona el método para que se eleve al nivel de ‘Adán’, donde es liberada de todas sus características egoístas. Pero esto no quiere decir que se convierte en un asceta ni que ayune ni que deje de involucrarse en cosas regulares ni que deje de trabajar ni que deje a su familia. ¡No! Simplemente, debe profundizar dentro de sí, en intención por el bien del otorgamiento.

En todo lo demás lleva una forma normal de vida: trabaja, cuida a su familia y se comunica con el mundo. Pero todo esto lo hace, sólo para acercarse a la característica de otorgamiento.

Todo lo necesario continúa, a lo innecesario se renuncia gradualmente, la persona sigue elevándose hasta un nivel donde la intención pura persiste para llegar a la característica de otorgamiento, que es llamada “ascenso en cuarenta escalones”.

“… cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua”, esto significa que la persona sólo está involucrada con el otorgamiento y lo alcanza cuando entra en contacto con el Creador, en el nivel de Bina.
[130468]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 30/sep/13

Material relacionado:
La espiritualidad se encuentra únicamente entre nosotros
Dos escenarios del éxodo de Egipto
La interminable lucha con el ego