entradas en '' categoría

El rol de la mente a lo largo del camino espiritual

laitman_543_01La Torá, Números 13:17–13:18: Moisés los envió para explorar la tierra de Canaán y les dijo, ¨Vayan por este camino al sur y suban la montaña. Verán que (tipo de) tierra es, y el pueblo que habita en ella; ¿son débiles o fuertes? ¿Son pocos o muchos?

Subir la montaña y mirar la tierra por encima significa convocar la Luz Superior, la cual temporalmente te eleva sólo porque tú le pides. Esto sin embargo, no sucede en la práctica, tú sólo lo ves porque no puedes hacer nada más que ver.

Ver puede elevarte así como bajarte pero, es esencial con el fin de entender con qué tienes que trabajar, lo que significa trabajar en fe por encima de la razón. Para hacer esto, necesitas tener un gran conocimiento porque no seguirás  simplemente a ciegas sino que debes entender claramente todas las instrucciones, guías, todo el sistema y cómo trabajar con la Luz Superior. Esta es la razón por la que es activada la mente superior antes de cada nivel.[164172]
De Kabtv ¨Secretos del Libro Eterno¨¨ 30/mar/15

Material relacionado:
Moisés y Aaron, fe y conocimiento
Llegando al centro del universo como por entre el ojo de una aguja
Tener fe significa sentir

El mundo está esperando felicidad

laitman_543_01Pregunta: ¿Qué le hace al pueblo judío el pueblo elegido, de acuerdo a la sabiduría de la Cabalá?

Respuesta: El pueblo judío es considerado el pueblo elegido porque ellos son los primeros que tienen que aprender y adoptar el método cabalístico y llevarlo a toda la humanidad.

Pero al mismo tiempo, el hecho de que somos el pueblo elegido se refleja negativamente en nosotros porque no cumplimos nuestro rol. Esta es la razón de que sentimos una actitud negativa del mundo hacia nosotros. Necesitamos entender por qué estamos excomulgados, por qué hemos sufrido a lo largo de la historia y por qué todos nos odian, incluyendo países con los que nunca hemos tenido contacto y por qué este odio surge una y otra vez. Tenemos que poner mucha atención a esto ya que esta actitud hacia nosotros se deriva de la ley general de la naturaleza.

Si la examinamos como un proceso natural y empezamos a estudiar y investigarla, la sabiduría de la Cabalá explica todo de forma muy simple: tenemos que traer el método de la unidad al mundo, especialmente en este tiempo en que la humanidad está tan dividida. El mundo está en crisis: las familias se están separando, los países están destruidos, todo se está desintegrando y el hombre está internamente quebrado. En realidad es en estos tiempos, de acuerdo a todas las fuentes, que el método cabalístico es más vital y requerido.

Pero, debido a que no se lo llevamos al mundo, la humanidad incrementará su reclamo de que nosotros somos la razón de todas las aflicciones porque no traemos al mundo felicidad y es por esto que somos los únicos que pueden hacerlo.
[163980]
De una entrevista en RTN, Nueva York, 21/jul/15

Material relacionado:
Los tres pilares que sostienen al mundo
No es el lugar el que santifica a la persona sino que la persona es quien santifica el lugar
Ser los “elegidos” significa tener la responsabilidad de servir espiritualmente al mundo

La causa del antisemitismo

laitman_543_01Pregunta: El pueblo judío hace muchas cosas y obras buenas. Pero los no judíos lo ven negativamente y, en vez de ver que somos buenos, nos ven malos. ¿Por qué?

Respuesta: ¿Cuál es el bien que nosotros, las personas más inteligentes y educadas, hacemos al mundo? ¿Hemos cumplido nuestra misión de ser Luz para las naciones? ¿Por qué deben amarnos?

Intuitivamente la humanidad siente que traemos daño y odio al mundo. No nos imaginamos cómo esto es posible, por eso preguntamos, ‘¿Qué estamos haciendo mal? ¡No deseamos ningún mal a nadie! ¿Por qué nos odian a nosotros y no a las personas que tratan de destruir a otros? ¿Por qué?’ Busco el motivo y trato de encontrar la verdadera causa de este fenómeno.

¿Por qué Corea del Norte, con quien nunca hemos tenido ninguna relación, tiene el primer lugar mundial en antisemitismo? ¿Por qué tanto odio?

El antisemitismo existe dentro de la naturaleza, es su ley y no hay nada que podamos hacer al respecto. Ninguna lógica nos ayudará. Si este fenómeno se ha observado por miles de años, entonces, debemos tomarlo en serio y no a nivel de sentimientos. Tenemos que llegar al fondo de por qué ocupamos un lugar en la naturaleza y el resto del mundo otro lugar.

Durante los últimos 40 años, he estudiado las leyes de la naturaleza. Antes de eso, mi especialidad fue biocibernética. Pero a lo largo de estos 40 años me he dado cuenta de que la unidad es la base primordial que existe en la naturaleza y no hay nada que uno pueda hacer al respecto, porque no podemos ir en contra de una ley de la naturaleza.

Abraham no era judío, era un antiguo babilonio que adoraba ídolos. Pero que anhelaba entender por qué había tal desconexión en su sociedad, reveló que en la naturaleza existe la ley de unidad y que la humanidad necesita llegar a unirse. Desde el momento del Big Bang hasta la corrección final, la naturaleza se esfuerza por la unidad dentro de sí misma, después de haber revelado esta ley, Abraham comenzó a enseñarla a todo el que quería aprender.

Las personas más sensibles, desarrolladas y entusiastas se unieron a él. Con ellas salió de Babilonia. Empezaron a llamarse a sí mismos Yehudim, de la palabra ‘Yijud’ (unidad) o Ivrim de la palabra ‘Laavor’ (cruzar).

Hasta antes de la destrucción del Segundo Templo, este grupo cumplió su misión. Pero desde el momento del último exilio, ya no lo ha hecho. Y hasta que nos unamos y entendamos nuestra misión, hasta que lo percibamos y anunciemos al mundo, no podemos esperar nada bueno.

Porque en definitiva, todos los babilonios, es decir, toda la humanidad, tiene que llegar a la unificación. Y nosotros somos los que tenemos que traer esta unidad al mundo.
[163442]
De una conferencia pública en Nueva York, 20/jul/15

Material relacionado:
El antisemitismo es una ley de la naturaleza
Antisemitismo: una comprensión profética del futuro
Las raíces del antisemitismo

Sodoma, Egipto y la Tierra de Canaán

laitman_543_01Midrash Raba, “BeShalaj”: Los hijos de Israel ahora acamparon en Kadesh, el noreste de la tierra de Israel. Ellos sabían que subirían las montañas en la frontera de la tierra de Israel. Emocionados, empujándose unos a otros corrieron a Moisés con su pedido: déjanos enviar los espías para que exploren y miren la tierra; ellos nos aconsejarán qué camino deberías seguir y nos dirán qué ciudades serán fáciles de conquistar; para que sepamos quién ataca primero. Pero por supuesto, ellos no tenían necesidad de espías porque la columna de nube se movía delante de ellos. Esta es la razón por la que tuvieron que pensar distintas excusas para convencer a Moisés para enviar a los espías.

Los hijos de Israel  pedían que Moisés envíe los espías a la tierra de Israel, lo que significa que ellos no tenían fe en la columna de nube, la nube de gloria, que los guiaba en el desierto. Pero, ahora ha llegado el tiempo para pelear en contra de los fuertes deseos egoístas en la tierra de Israel y sólo si el pueblo los vence, ellos adquirirán el nivel espiritual que es la tierra de Israel.

El punto es que el desierto es un estado en el que aceptamos una actitud buena, igual y tranquila hacia todos, otorgamiento pasivo. Este no es todavía el trabajo activo con el ego, ya que no lo invocamos dentro de nosotros y no lo llevamos a cabo. La tierra (¨Eretz¨) de Israel viene de la palabra hebrea ¨deseo¨ –¨Ratzón¨, por otro lado, es un deseo que está dirigido hacia el Creador.

La tierra es llamada Canaán ahora y, por el momento está dirigida hacia una dirección totalmente distinta. Siete naciones (de acuerdo al número de las Sefirot) viven en esta; siete fuerzas que atrae a todo aquel que tiene estos deseos en la dirección opuesta. Esto significa que es el mismo Egipto pero en una forma más seria. Esta es la razón por la que es imposible cruzar el Mar Rojo, pasar la experiencia del Monte Sinaí y el desierto y, al mismo tiempo entrar al estado de la tierra de Canaán antes de que sea conquistada por la nación de Israel, es decir, los deseos egoístas más fuertes que están en guardia protegiéndolos.

De acuerdo al estado egoísta, la tierra de Israel es mucho más alta que Egipto. Para Faraón la nación de Israel es la intención de trabajar con el fin de otorgar hacia ellos mismos al recibir a propósito: Yo te doy, pero eventualmente yo recibo de ti, como un buen dueño de alguna fábrica que se preocupa de sus empleados porque él se beneficia de ellos y esto es mucho más valioso para él. Esto significa que Faraón es un capitalista normal con un enfoque sano. Él dice: ¨Vayan y trabajen y recibirán todo: comida, pescado y vegetales. Pueden vivir donde quieran y pueden practicar su religión. Yo no prohíbo nada, ¡simplemente trabajen! ¿Quieren organizarse de distinta forma? ¡Adelante! ¡Pero bajo mi supervisión!

En total, él es un empleador bueno y cuidadoso, que no suprime a sus súbditos mientras ellos no se levanten en su contra y rechacen aceptarlo como su empleador. Esta es la razón por la que él está listo para darles las mejores condiciones: ¿Quieres un fondo de pensión? ¡Aquí la tienes! ¿Vacaciones? Aquí están. ¿Quieres dos veces al año? ¡Está bien! ¿Quieres un pago extra? ¡De acuerdo! Las mejores condiciones para tus hijos: ¿guarderías y escuelas? ¡Yo haré todo! ¡Será el paraíso! No necesitan pensar en nada sino simplemente ¡hagan lo que se les dice y eso es todo! La única condición que él tiene es que : ¨Tienen que ser leales a mí y entonces estarán bien¨. Esto es llamado otorgar con el fin de recibir. Si no aceptas esto tendrás un problema con Faraón y por lo tanto tendrías que reunir todas las fuerzas con el fin de vencerlo e irte. Esto es lo que sucede en Egipto.

Pero, ahora  alcanzamos el siguiente nivel llamado la tierra de Canaán, la futura tierra de Israel. La tierra de Canaán es mucho más alta que Egipto. Cuando la nación de Israel entró en esta, este nivel se hizo cada vez más egoísta. Ellos tienen siete subniveles llamados siete naciones, siete deseos egoístas. Son tan grandes que se oponen al atributo de otorgamiento, a acercarse, al apoyo mutuo y la garantía mutua, que están listos para quebrar en pedazos a cualquiera que empiece a pensar en el amor y otorgamiento.

Por consiguiente, cuando nos acercamos al estado llamado la tierra de Canaán, es decir, sus fronteras, empezamos a sentir un frío mortal que viene de allí. Si quieres unirte, amar a los demás y establecer buenas relaciones con los otros, otorgar los unos a los otros, sientes que todos te odian y rechazan. Esto es mucho peor de lo que experimentó Abraham cuando salvó a Lot de Sodoma porque allí, cada uno vivía para sí mismo. Es así cómo queremos vivir ahora. Cada uno tiene todo propio: ¨Tengo mi propia casa, y mi carro, estoy solo en mi casa y estoy solo en mi carro. No necesito a nadie. Si necesito a alguien puedo invitarlo por una hora o dos y es suficiente¨.

Esto es Sodoma, donde cada uno vive para sí mismo. De acuerdo a las leyes de Sodoma si dejabas a alguien que se quedara la noche en tu casa entonces, eres un enemigo. Estás rompiendo las leyes sociales que están basadas en el hecho de que nadie tiene ninguna relación con nadie; nadie ayuda a los demás y no hay nada mutuo en ningún lugar. Si alguien está hambriento por ejemplo, significa que lo merece y nadie debería ayudarlo. El Creador lo ayudará, no interfieran. No tienes derecho a hacerlo. Todos están manejados por la fuerza superior. Esta es una filosofía antigua, interna muy profunda que tiene una base muy seria.

Pero, la tierra de Canaán es mucho peor. Cuando los hijos de Israel empiezan a sentir el frío que está más allá de las fronteras llamada la tierra de Canaán, que tienen que vencer con el fin de conquistar la tierra y convertirla en la tierra de Israel, ellos descubren obstáculos en un nivel al que no pueden ascender. Esto es muchas veces más grande que  la Muralla China. Esto significa que tienes que cambiar el pequeño ego que queda, el cual de pronto crece por las nubes y entonces, el siguiente nivel que deberías alcanzar se revela y te sientes como un enano comparado con este. Lo que es más, este obstáculo es ideológico e inteligente.

Este te presiona, convence y prueba que estás haciendo algo que está totalmente mal, ¡apuntando en contra del Creador! ¿Quién te envió a hacer eso? ¿Él te envió? ¿Cómo puede ser así? Después de todo, es todo en contraste con Él. Incluso el mensaje ¨enviar¨que significa ¨enviar a espiar allí¨, está en contra de Su condición para avanzar en fe por encima de la razón y avanzar en otorgamiento sin considerar nada. Entonces, ¿puedes enviar a alguien?

Resulta que es imposible vencer el nivel en sí por medio de nuestra propia mente y sensaciones. Esta es la forma en que siempre ha sido en el trabajo espiritual. Enfrentas un estado que no puedes comprender en tu propia mente y que no puedes justificar.

Comentario: La persona constantemente sigue la columna de nube lo que significa que avanza en fe por encima de la razón y entonces ella de pronto se detiene y envía espías…

Respuesta: El pueblo está listo para seguir a ciegas, como marionetas ciegas. Pero para ascender al siguiente nivel, tienen que usar  su mente ya que puedes seguir en fe por encima de la razón en el atributo de otorgamiento cuando elevas la mente a un nivel más elevado. Esta es la razón por la que se te permite usar la mente, tu entendimiento, tu comprensión y tus sentimientos y ahora tienes que avanzar por encima de esto. De esto se trata el pecado y caída el pueblo: Por una parte, ellos se elevaron por encima de sí mismos al nivel de una nueva mente saludable pero por otro lado, no pudieron elevarse por encima de esta. Es decir que la mente se activa antes de cada nivel espiritual y es sólo después que podemos avanzar en fe por encima de la razón, pues, ¿Por encima de qué más hay que ascender si no por encima de nuestra mente?

Comentario: Si comparamos Sodoma, Egipto y la tierra de Canaán, Abraham entra a Sodoma para proteger a los justos, el pueblo bajó a Egipto por el hambre pero, cuando llegan a la tierra de Canaán ellos siguen la columna de nube y son conducidos por Moisés lo que significa por el punto en el corazón.

Respuesta: El pueblo entra a Egipto por hambre porque es aquí donde reciben deseos egoístas adicionales por los que más tarde tiene que ascender por encima. Este ascenso no está completo al conquistar Egipto sino cuando ellos escapan de él. Para ascender por encima de este, ellos necesitan la Torá, el correcto método espiritual. Es sólo en la tierra de Canaán que empiezan a ascender por encima de Egipto, cuando ellos  convocan  grandes deseos egoístas que fueron incrementados durante su peregrinaje en el desierto.

Esto es en realidad lo que se revela ahora delante de ellos.
[164162]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 30/mar/15

Material relacionado:
Espías en la tierra de Canaán
Ve y descubre lo que ha sido preparado para ti
Entrando a la tierra de Israel

Para que el cuento de hadas se vuelva realidad…

laitman_543_01Pregunta: Usted usa palabras muy bellas como “unidad” y “amor a los demás” pero, están tan lejos de nuestras vidas que parecen un cuento de hadas. ¿Cómo pueden volverse realidad?

Respuesta: Supongan que la Knesset, el gobierno, o el presidente aprueban una ley obligatoria de educación llamada “una nación unida es un deber” en lugar de sólo usar lindas palabras. No serían capaces de aplicarla apropiadamente, por supuesto, sin la ayuda de los cabalistas y nosotros estaríamos felices de cooperar y llevarla a las personas para que la acepten.

Entonces, los cursos se abrirán en todo lugar, en la radio, TV, los medios, jardines de niños, escuelas, etc. Es sólo cuestión de tomar una decisión, pero una decisión definitiva que nada es más importante para la nación de Israel que ser la nación de Israel, lo cual significa convertirse en una nación unida. No tenemos futuro aquí a menos que nos unamos.
[164097]
Del programa de radio israelí 103FM, 2/ago/15

Material relacionado:
El lugar del pueblo judío en la tierra de Israel según la ley de la naturaleza
El pueblo es el nuevo gobierno
Como un manojo de cañas – Una nación con una misión, 4ª Parte

El diagnóstico de Bialik

Uno de los principales sitios de noticias en Israel, Zahav.ru publicó este artículo de parte de mi estudiante.

laitman_543_01

“El diagnóstico de Bialik”

“Los estudiosos judíos que estuvieron presentes en los primeros días del estado de Israel le dieron forma al objetivo que identificó el principal problema que afronta. Sin embargo, esto no evita que continuemos posponiendo la solución para más tarde.

Tel Aviv, Calle Balfour, 1934. El último discurso de Jaim Najman Bialik. Pronto viajaría a Viena para una operación y regresaría en un ataúd ¿De qué habló? De la división y el odio que está destruyéndonos desde el interior: ‘¿Cómo le dimos la bienvenida a nuestros hermanos que huían de la guerra? Elevamos el precio de las rentas inmobiliarias y les quitamos sus últimos centavos… El destello del satánico oro cegó nuestros ojos. Celebramos que el brillo del diabólico oro nos cegara. Nos enorgullecimos de nuestra iniciativa y prosperidad, pero en realidad esta era una vacía conmoción especuladora’.

Lo que le preocupaba a Bialik no eran las amenazas externas, no eran los problemas con las autoridades, sino la raíz de todos los problemas de las personas, perderse en el sinuoso camino de la historia. Por cientos de años trataron de ser ‘como todos los demás’, adaptándose a los estándares externos. E incluso en su propia tierra continuaron en la misma dirección de asimilación -no físicamente, sino ideológicamente y de acuerdo a los valores.

Hasta el día de hoy hemos insistido en imitar a la parte ‘ilustrada’ de la humanidad, y estamos convencidos de que este es el único camino correcto ¿Pero no es en esto que está nuestro error esencial por cuya causa no hemos alcanzado la verdadera paz, ni con nuestros vecinos ni con nosotros mismos?

La conclusión de Bialik es profética y relevante para nuestros tiempos: ‘El principal síntoma de la enfermedad es una terrible falta de unidad interna, un conflicto de facciones y el odio infundado que nos está destruyendo’.

Desde el tiempo en que peleamos por nuestra independencia, por nuestro derecho a vivir en esta tierra, no hemos dejado de pelear entre nosotros e incluso nos asesinamos en base a disputas entre facciones, como en el caso de ‘Altalena’. No perdemos una oportunidad de frotarnos las manos cuando vemos los problemas de nuestros hermanos. Imaginen el desarrollo de los eventos en caso de una nueva gran inmigración, digamos desde Ucrania o Francia y Bélgica. Estoy seguro que ustedes han dicho esto antes: ¡Elevemos el precio de las rentas!

¿Entonces qué ha cambiado? Nada. No hace ninguna diferencia que ahora las leyes sean aceptadas en la Knesset de Israel y no por mandato del gobierno, aún permanecemos en exilio espiritual, en los suburbios de la tierra a la que debimos haber retornado de forma diferente, no sólo de forma física.

No fue sólo Bialik el que indicó que la separación es el principal problema del pueblo judío y la unidad es la clave de la prosperidad. Bialik, el famoso poeta, a menudo visitaba una modesta casa en el antiguo vecindario de Tel Aviv, Neve Tzedek, en la calle hermandad 21, donde vivía Abraham Kook, el rabino en jefe de Israel. En los 60 años desde que nació la nación de Israel, específicamente él ha sido reconocido por la nación entera como la persona que ha tenido la más grande influencia en el judaísmo. Una línea debajo de él estaría el nombre David Ben-Gurión. Sin embargo este reconocimiento ha permanecido como una mera formalidad, como un homenaje a la memoria del Rav Kook. Después de todo, no hemos escuchado su mensaje desde el siglo pasado.

Y Abraham Kook habló y gritó que carecíamos de la cohesión y el entendimiento de nuestro papel en la historia. Vio la inmigración a Israel como una base para el resurgimiento de la nación y la unidad como una plataforma para nuestra realización. Sin embargo, muchos en el sector religioso odiaban al Rav Kook a causa de su compromiso con el sionismo y, los seculares, al contrario, lo odiaban a causa de su fe. En el otoño de 1913, junto con un grupo de rabinos sionistas, Rav Kook entró en el salón comedor del Kibbutz Merhaviá, e inmediatamente prevaleció el silencio en el salón.

Muchas miradas sospechosas hacia los extraños invitados, y uno de los residentes gritó: ‘¡No gasten sus palabras y su energía, no encontrarán siquiera uno solo aquí que quiera unirse a ustedes!’ Rav Kook se aproximó a él y dijo: ‘No hemos venido a que se nos unan sino a unirnos’.

En el transcurso de cientos de años hemos perdido la habilidad de apreciar a nuestros sabios. Tal vez Kook, como Bialik, apareció antes de tiempo, y permanece como un creyente en una utopía que no es entendida, aun cuando en realidad no habló acerca de nada utópico. Hoy, cuando ante nuestros ojos diferenciamos entre personas de diferentes naciones, cultivando enemistad y odio entre ellos y lo hacemos con entendimiento, la unidad parece una solución muy lógica e incluso una necesidad.

Pero la palabra ‘lógica’ no está escrita en nuestra bandera. El centro Gallup recientemente organizó una encuesta global acerca de los problemas que le preocupan a las personas. 70 mil personas de 65 naciones indicaron sus problemas: ‘llanto’ por la corrupción (21% en contraste con 15% en el año previo), dificultades económicas (14%) pobreza e inequidad (12%). En breve esos problemas que son reconocidos y entendidos en Israel. Pero esos son los resultados. Y existe una causa-aislamiento, apatía, distancia mutua en el corazón y la mente.

¿Por qué nadie se queja de esto? ¿Tal vez las personas están simplemente confundidos por los medios? Pero ya conocemos la respuesta que fue escuchada hace no mucho y no ha perdido su relevancia “¿Cómo es posible hacernos entender? Ni siquiera el holocausto causó que las personas pensaran una vez más acerca de su destino.

¨Ya dejé que mis consideraciones esenciales fueran escuchadas en el año 1933. En adición a esto, hablé con los líderes de la generación, y mis palabras no fueron aceptadas entonces, aun cuando grité fuerte y advertí acerca del colapso del mundo, pero esto no causó ninguna impresión…¨ -eso es lo que escribió un amigo cercano de Abraham Kook, el cabalista Yehuda Ashlag. Gritó no sólo aquí, sino también en Polonia, desde donde intentó traer 300 familias antes de la Segunda Guerra Mundial. Todo estaba listo, y nadie interfirió, excepto… los líderes judíos que expulsaron a Ashlag y realmente lo enviaron a Palestina, haciendo imposible para él realizar su plan. No es necesario decir, tanto esos líderes como las familias que él enlistó perecieron en el Holocausto.

¿No es todo esto suficiente para que extraigamos conclusiones? Para nosotros es suficiente.

“El hijo de Ashlag vino a verme”, escribe Ben Gurión en su diario en el año 1958, ‘Le hablé de mis reuniones con su padre, cuando quería hablarle de Cabalá y él quería hablar conmigo de socialismo…’, eso es todo.

Personas listas, conocedoras, cuidadosas unánimemente indicaron la esencia de los problemas, el defecto social sistémico que obstruía a la nación desde el principio, pero su voz fue engullida por la cacofonía de las acusaciones mutuas y las recriminaciones, en disputas diminutas con grandes implicaciones. Si incluso una persona que poseía la estatura de Ben Gurión no comprendió, no absorbió, el mensaje que era tan claro para los miembros de su generación, no sorprende que aún suframos del mismo mal.

El diagnóstico de Bialik es correcto: en nuestra tierra somos extraños el uno para el otro hasta un grado enorme. Israel está dividido, en sectores, y confundido por una mirada de codicia hacia el becerro de oro en la honorable vestimenta de los valores liberales.

¿Somos la única democracia en el Medio Oriente? Sí. Pero, la democracia está enferma, carece de calidez en las relaciones normales entre las personas ¿Entonces ha llegado el momento de recuperarnos de la enfermedad? ‘Nuestro Tel Aviv está enfermo’, dijo Bialik, ‘Y los bendigo a ustedes y a mí para que veamos signos de recuperación después que regrese’. Algunas veces la esperanza vive más que la persona misma y se transmite a sus descendientes, para que ellos la realicen a pesar de todo”.
[138224]

Material relacionado:
Hagamos lo que Baal HaSulam no logró hacer
La escena de la discordia
Los conflictos mundiales y su solución, parte 3: Y a pesar de todo, ¡hay una salida!