entradas en '' categoría

No se detengan en medio del camino hacia la meta

Dr.Michael LaitmanTora, “Números”, 13:17 – 13:22: Y Moisés los envió a reconocer la tierra de Canaán y les dijo: “Suban por aquí, hacia el sur y suban las montañas y vean la tierra, lo que es y la gente que mora en ella, si son fuertes o débiles, si son pocos o muchos; cómo es la tierra en que habitan, si es buena o mala; en qué ciudades habitan, campamentos o fortalezas; cómo es la tierra, fértil o estéril, si hay árboles o no. Esfuércense y traigan el fruto de la tierra” Era el tiempo de las primeras uvas. Y ellos subieron y reconocieron la tierra desde el desierto de Zin hasta Rehob, en la entrada de Hamat. Y ellos fueron hasta el sur y llegaron hasta Hebrón donde estaban Ahimán, Sesai y Talmai, los hijos de Anac. Hebrón fue edificada siete años antes de Zoán en Egipto.  

Esto habla de fuerzas muy profundas actuando en contra de los hijos de Israel. También del lugar en sí, Hebrón y el tiempo del primer fruto de las uvas, que simboliza el fruto de Jojmá y también de Anac y sus tres hijos.   

En general, todo trabaja en contra de la posibilidad de la persona para superar los obstáculos; no tiene las fuerzas para esto. Aquí se requiere una nueva fuerza, la característica de otorgamiento, la cual no pudieron alcanzar en el desierto. Así que ¿cómo iban a conseguirla en la frontera? Esto no se entiende. Así que vuelven y dicen todo lo que habían visto. De su lado no había pecados; lo único que dicen es: “Con lo que tenemos, no podemos controlar el ego que se levanta frente a nosotros. No sabemos qué hacer. No hay una respuesta“.

En principio, ellos llevaron a cabo su misión de manera absolutamente correcta, descubrieron todo lo que hay allí correctamente. Y además, eso ni siquiera era su problema. El problema fue que llegaron a una conclusión errónea y decidieron que estaba prohibido seguir hacia adelante. No necesitamos detenernos. Tenemos que buscar otro camino, buscar el poder de la fe por encima de la razón, hacer algo, pero no rendirse en el siguiente nivel de ascenso.
[164168]
De Kabtv “Los secretos del Libro Eterno” 30/mar/15

Material relacionado:
Espías en la tierra de Cannán
Ve y descubre lo que ha sido preparado para ti
Ascenso práctico en la escalera espiritual

El producto esencial de los judíos

Dr. Michael LaitmanEstamos acercándonos a una gran crisis -financiera, militar,  de liderazgo y política- una crisis universal, llena de tensión por el colapso de los sistemas centrales. Las mejores universidades, un gran ejército, los principales bancos y miles de toneladas de oro en las bóvedas -nada de esto va a ayudar.

Si la conexión entre los sistemas se interrumpe, todo se colapsa. Del mismo modo, mueren los organismos si a un órgano sano se le priva de interconexión debido a fallas de algún sistema nervioso, circulatorio o linfático.

Esto es exactamente lo que está sucediendo en cada país y en sus relaciones con otros países y solo nosotros podemos volver a la vida el sistema global. Somos los médicos que los enlazaremos para revivir sus conexiones, domésticas e internacionales. Esta es la única forma en la que el mundo podrá sobrevivir.

Este método tiene sus raíces en nosotros, en la sabiduría de la Cábala, y estamos acercándonos a la etapa en que será necesario implementarlo en el pueblo de Israel y luego, por el ejemplo, pasarlo a los demás. Todos tendrán necesidad de él: Estados Unidos, China, India, Rusia, el mundo Islámico y Europa. Será nuestro  principal producto.

Espero que en los siguientes dos o tres años, si no es que antes, la humanidad se de cuenta de que esto es lo único que necesita. Más aún, la gente verá que solo los judíos lo tienen y vendrán a nosotros con la demanda más importante, el agravio secular de los antisemitas, “Esto es lo que ustedes tienen, pero no nos dan”. Por fin vamos a estar contentos de compartir nuestro producto.

Pregunta: ¿Cuál es exactamente este producto?

Respuesta: Es un método para conectar a la gente, del cual surge la unidad de personas y gobiernos, de todas las partes de las naciones, de todos los partidos y movimientos. Dejemos que cada uno tenga su propia opinión y su propia dirección, pero aprenderemos a unirnos por encima de todo, como está escrito, “El amor cubre todas las ofensas”.

Luego, cada país se unificará como un todo, después de esto va a entender cómo puede complementar a los otros y así surgirá la unidad internacional. Y entonces la humanidad se convertirá, verdaderamente, en un todo.

Esta escrito a cerca de esto, “…por que todos me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande” y “…mi casa será llamada la casa de oración para todos los pueblos”. Esto es a lo que debemos llegar. En esto está la salvación del  pueblo de Israel. No es con Estados Unidos, sino con los demás que tenemos que construir relaciones correctas, sólo entonces podremos salvarnos a nosotros mismos y al mundo entero.

Nuestra arma real, el verdadero medio de salvación, es el método de conexión, la sabiduría de la Cabalá. Estructura nuestra relación con el mundo a través de un sistema superior de gobierno y a través de la providencia de la naturaleza misma, la naturaleza de la creación. A través de ella, realmente podremos  influir para bien del mundo entero.

La gente nos acusa de ejercer un poder secreto sobre el mundo y ciertamente, somos capaces de transmitirlo, pero sólo a condición de que lo hagamos con responsabilidad llevando a la humanidad a una buena interconexión y a una verdadera unificación universal.
[164306]
De  Kabtv “Una nueva vida” 4/ago/15

Material relacionado:
Los medios correctos para enfrentar el boicot
En lugar de boicotear: amar
¿Quién determina el destino del mundo?

El largo camino hacia el templo, parte 5

222Exiliados por miles de años

Tras la destrucción del Primer Templo, comenzó el exilio de Babilonia. Los eventos de Purim descritos en Meguilat Esther tuvieron lugar durante ese  tiempo.

Las dificultades del exilio forzaron al pueblo judío a regresar a la tierra de Israel y mejorar su unidad.

Lograron construir una conexión buena y fuerte entre ellos, aun cuando su unidad no estaba al nivel en el que estuvo previamente. Regresaron de Babilonia con un grado superior de egoísmo y fuertes deseos egoístas que obtuvieron de otras naciones.

Fue como si regresaran a la Babilonia que alguna vez abandonaron, sumergidos en un burbujeante egoísmo y luego, una vez más, regresaron a Israel. Sin embargo, esta vez no fueron capaces de construir relaciones tan fieles, fuertes y maravillosas como las tenían inicialmente. Entonces, decidieron construir algo menos complicado, es decir, crear el tipo de conexión llamada ‘Segundo Templo’.

Estaban entretejidos entre ellos, pero aún divididos en varios grupos y clanes adversos. Como resultado, una nueva ronda de ruina comenzó. Es muy importante darse cuenta que la unidad puede ser alcanzada sólo por un momento; después de ese momento, por siglos, el pueblo se deslizó hacia abajo desde la altura de la unidad.

Esto es lo que le sucedió al Segundo Templo. El Primer Templo perduró por muchos siglos y después colapsó. El Segundo Templo repitió este patrón.

El gran cabalista, Rabí Akiva, vivió en el tiempo del Segundo Templo. Él hizo todos los esfuerzos para reforzar la unidad entre el pueblo de Israel.

Desafortunadamente, en lugar del amor fraterno, un odio inexplicable de pronto apareció entre sus discípulos, cuyo número era de 24,000 personas. La conexión distorsionada entre ellos no les permitía sentir el ‘círculo’ magnífico que abraza a todo el universo.

El desapego entre los estudiantes de Rabí Akiva aceleró el colapso del Segundo Templo, es decir, apresuró la aniquilación de su conexión interna. Esto explica por qué una vez más fueron exiliados. El exilio ha durado dos mil años, hasta ahora.

Continuará
[162712]
De Kabtv  “Una nueva vida” 5/jul/15

Material relacionado:
El largo camino hacia el templo, parte 4
El largo camino hacia el templo, parte 3
El largo camino hacia el templo, parte 2

El nacimiento de un solo grupo

Laitman_905Pregunta: ¿Qué quiere decir con el término ‘grupo’? ¿Son las personas que están a nuestro alrededor todo el tiempo: familia y amigos?

Respuesta: Un grupo es una asociación de personas que tienen una meta, un propósito. Eliminan todo tipo de malentendidos entre ellos y actúan como un solo puño, cuyos dedos son diferentes pero conectados en una sola fuerza unificada.

En adición a esto, nuestro grupo debe poseer una característica particular. Si tienen una meta común, entonces se reúnen para crear una fuerza y así alcanzar esta meta. Esta fuerza sólo puede dar Luz y podemos obtener la Luz necesaria para el avance con la ayuda del Arvut (garantía mutua).

Esto significa que cuando tomo los deseos de alguien más y quiero corregirlos y satisfacerlos, entonces soy como la Luz que brilla dentro de mí y estoy incluído en un grupo como una fuente de Luz, incluso cuando la estoy obteniendo de una estación de poder superior, porque quiero dar satisfacción a otros.

Si todos actuamos así, entonces nos conectamos a través del Arvut mutuo y avanzamos hacia una meta común. En cada nivel de nuestro creciente avance espiritual obtenemos más Luz, la cual nos conecta más estrechamente y, avanzamos hacia adelante. Esto es a lo que llamamos grupo.

Pienso que ya hemos comenzado esta acción y hemos comenzado verdaderamente a sentir que la base de nuestro éxito es inherente a esto. Solía ser que algunas de las personas lo entendían y algunas no tanto. Ahora “peinamos” a todos con un solo peine, de un solo tamaño, de un solo estilo. Ahora todos hemos enderezado la línea, sabemos y entendemos lo mismo. Esto es muy importante porque ahora todos tendrán un entendimiento idéntico del material y de la meta del movimiento.

Este era el problema más grande para todos porque existen muchos grupos entre nosotros que están alejados el uno del otro y, por una parte, esto creó una gran oportunidad potencial para el avance, pero por otra parte, todos los grupos estaban en diferente nivel y no se entendían entre sí.

Pero ahora estamos haciendo esto para un todo único y nos hemos vuelto verdaderamente un sólo gran grupo.
[129811]
De la lección diaria de Cabalá Escritos de Rabash  21/jul/14

Material relacionado:
¿Qué es “un grupo”?
El propósito de crear un grupo
Un espacio común entre nosotros

La familia del futuro es una fusión de mentes y corazones

thumbs_laitman_232_08Pregunta: ¿Cómo se ve una familia terrenal con una relación espiritual corregida?

Respuesta: Es difícil de decir, ya que aún no hemos visto ejemplos de este tipo en nuestras vidas. Por ahora, todavía estamos en un estado de ruptura, en el exilio.

Por lo tanto, desde la época de Rabí Akiva, después de la destrucción del Templo, no sabemos nada de esas familias que corresponden a la relación espiritual corregida con el Creador.

Por otra parte, está escrito cómo los cabalistas del pasado sufrieron a causa de sus esposas, quienes a menudo tenían personalidades muy difíciles y presentaban muchas quejas y exigencias. Los cabalistas lo aceptaron como algo inevitable y una consecuencia de la ruptura y el exilio en el que existimos.

Una pareja espiritual debe sentirse como si existiera en un solo cuerpo, en acuerdo y entendimiento común, completando uno al otro en una fusión de mentes, corazones e intenciones mutuas. Todo lo que existe en el cuerpo del otro, en su mente y corazón, lo acepto como mis propios pensamientos y sentimientos.

Y estos no son sólo palabras bonitas, sino que son realmente sentidas, incluso en el más terrenal nivel fisiológico. Si algo le está doliendo a tu pareja, entonces sientes ese dolor en tu cuerpo, incluso si no te dicen sobre él. Esta es  una completa unión de los cuerpos, de acuerdo con la unión de las almas.

Vamos a llegar a este estado tan pronto como empecemos a corregirnos a nosotros mismos en relación con nuestro amor general de los unos hacia los otros.
[164365]
De Kabtv “Una vida nueva” 30/jul/15

Material relacionado:
¿Somos adecuados el uno para el otro?
La pareja: amigos
Armonía entre un hombre y una mujer

Rav Laitman en Ynet- ¿Quiénes son ustedes, pueblo de Israel?

Hola queridos lectores
Los invito a leer mi artículo publicado en Ynet acerca del papel del pueblo de Israel.

“¿Quiénes son ustedes, pueblo de Israel?”

Una y otra vez, los judíos son perseguidos y aterrorizados. Siendo judío, a menudo me cuestiono el propósito de esta incesante agonía. Algunos creen que las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial son inimaginables hoy en día. Y aun así, vemos cómo de forma fácil y abrupta el estado mental que precedió el Holocausto está resurgiendo y los gritos de ‘Hitler tenía razón’ son emitidos más a menudo y de forma más abierta.

Pero hay esperanza. Podemos revertir esta tendencia, todo lo que se requiere es que tomemos conciencia de la imagen más amplia.

Dónde estamos y de dónde venimos

La humanidad está en una encrucijada. La globalización nos ha hecho interdependientes, mientras que la gente está cada vez más llena de odio y alejada entre sí. Esta situación insostenible y altamente volátil requiere de una decisión acerca de la futura dirección de la humanidad. Pero para entender cómo nosotros, el pueblo judío, estamos involucrados en este escenario, necesitamos regresar a donde todo comenzó.

El pueblo de Israel surgió hace cerca de 4,000 años en la antigua Babilonia. Babilonia era una civilización próspera cuyo pueblo se sentía conectado y unido. En las palabras de la Torá, ‘Toda la tierra tenía un solo idioma y una  sola lengua’ (Génesis, 11:1).

Pero mientras sus lazos se hacían más fuertes, también lo hacían sus egos. Comenzaron a explotarse y, finalmente a odiarse entre sí. Entonces mientras los babilonios se sentían conectados, sus egos, cada vez más intensos, los alejaban a  unos de otros. Viéndose entre la espada y la pared, la gente de Babilonia comenzó a buscar una solución para su predicamento.

Dos soluciones para la crisis

La búsqueda de una solución llevó a la formación de dos puntos de vista en conflicto. El primero, sugerido por Nimrod, rey de Babilonia, fue natural e instintivo: dispersión. El rey argumentaba que cuando las personas están lejos una de otra, no tienen disputas.

La segunda solución fue sugerida por Abraham, un renombrado sabio babilonio de ese tiempo. Él argumentó que de acuerdo a la Ley de la Naturaleza, la sociedad humana está destinada a unirse, por lo tanto, se esforzó por unir a los babilonios a pesar y por encima de su creciente ego.

En pocas palabras, el método de Abraham era una forma de conectar a las personas por encima de sus egos. Cuando comenzó a abogar por su método entre sus paisanos, ‘miles y decenas de miles se reunieron a su alrededor y … sembró su precepto en sus corazones’, escribe Maimónides (Mishné Torá, parte 1). El resto de las gente eligió el camino de Nimrod: la dispersión, como lo hacen dos vecinos en conflicto cuando se evitan entre sí. El pueblo se dispersó gradualmente y llegó a ser lo que ahora conocemos como ‘la sociedad humana’.

Hasta ahora, cerca de 4000 años después, podemos comenzar a evaluar cuál camino fue el correcto.

La base del pueblo de Israel

Nimrod forzó a Abraham y sus discípulos a salir de Babilonia y se mudaron a lo que más tarde llegó a ser conocido como ‘la tierra de Israel’. Trabajaron en unidad y cohesión de acuerdo al precepto, ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’, conectados por encima de su ego, descubrieron ‘la fuerza de unidad’, el poder oculto de la Naturaleza.

Cada sustancia consiste de dos fuerzas opuestas, conexión y separación, que se equilibran entre sí. Pero la sociedad humana está evolucionando usando sólo la fuerza negativa -el ego. De acuerdo al plan de la Naturaleza, se requiere que equilibremos, de forma consciente la fuerza negativa con la positiva -unidad. Abraham descubrió la  sabiduría que permite el equilibrio y hoy nos referimos a esta sabiduría como, ‘la sabiduría de la Cabalá’.

Israel significa directo al Creador

Los discípulos de Abraham se llamaban a sí mismos Ysrael (Israel) por su deseo de ir Yashar El (directo a Dios, al Creador). Es decir, deseaban descubrir la fuerza de unidad de la Naturaleza para equilibrar el ego que se interponía entre ellos. A través de su unidad, se encontraron inmersos en la fuerza de unidad, lo superior, raíz de la realidad.

En adición a su descubrimiento, Israel también aprendió que en el proceso del desarrollo humano, el resto de los babilonios -los que siguieron el consejo de Nimrod y se dispersaron por el mundo y ahora, se han convertido en la humanidad -también tendrían que lograr la unidad. Esa contradicción entre el pueblo de Israel, que se formó a través de la unidad y el resto de la humanidad, que se formó como resultado de la separación es sentida, incluso, el día de hoy.

El exilio

Los discípulos de Abraham, el pueblo de Israel, experimentó muchas luchas internas. Pero por 2,000 años su unidad prevaleció y fue el elemento clave que los mantuvo juntos. En realidad, sus conflictos estaban destinados sólo para intensificar el amor entre ellos.

Sin embargo, aproximadamente hace 2,000 años, sus egos llegaron a tal intensidad que ya no pudieron mantener su unidad. El odio infundado y el egoísmo hicieron erupción entre ellos y les provocaron el exilio. En realidad, el exilio de Israel, más que exilio de la tierra física de Israel, es exilio de la unidad. La alienación dentro de la nación israelí les causó el dispersarse entre las naciones.

De regreso al presente, hoy la humanidad está en un estado similar al que experimentaron los antiguos babilonios: interdependencia junto con alienación. Pues somos completamente interdependientes en nuestra aldea global, la solución de Nimrod de ir cada uno por nuestro lado ya no es práctica. Ahora se requiere que usemos el método de Abraham. Es por esto que el pueblo judío, quienes previamente implementaron el método de Abraham y se conectaron, deben reavivar su unidad y enseñar el método de conexión a toda la humanidad. Y a menos que lo hagamos por acuerdo propio, las naciones del mundo nos obligarán a hacerlo, por la fuerza.

A ese respecto, es interesante leer las palabras de Henry Ford, fundador de Ford Motor Company y conocido antisemita, en su libro, El judío internacional -el principal problema del mundo: “La sociedad tiene un gran reclamo en su contra (del judío) que él…comience a cumplir…la antigua profecía de que a través de él, todas las naciones de la tierra serán bendecidas”.

Las raíces del antisemitismo

Tras miles de años de esforzarse por construir una sociedad humana exitosa, usando el método de Nimrod, las naciones del mundo están comenzando a entender que la solución a sus problemas no es tecnológico ni económico ni militar.  En su subconsciente, sienten que la solución está en la unidad, que el método de conexión existe en el pueblo de Israel y por lo tanto reconocen que dependen de los judíos. Esto los hace culpar a los judíos por cada problema en el mundo, pues creen que los judíos poseen la llave para la felicidad del mundo.

De hecho, cuando la nación israelí cayó de su ápice moral de amor de otros, comenzó el odio a Israel entre las naciones. Por lo tanto, a través del antisemitismo, las naciones del mundo nos incitan a develar el método de conexión. El Rav Kuk, el primer rabino en jefe de Israel, apuntó hacia este hecho con sus palabras, “Amalek, Hitler y en adelante, nos despiertan hacia la redención” (Ensayos del Raiá, volúmen 1 ).

Pero el pueblo de Israel no está consciente de que tiene en sus manos la llave de la felicidad del mundo ni que la fuente del antisemitismo es que los judíos son portadores del método de conexión, la llave de la felicidad, la sabiduría de la Cabalá, pero no la están revelando en absoluto.

Develación obligatoria de la sabiduría

Mientras el mundo gime bajo la presión de dos fuerzas en conflicto -la fuerza global de conexión y el poder separador del ego -estamos cayendo en el estado que existió en la antigua Babilonia, previo a su colapso. Pero hoy no podemos alejarnos el uno del otro para calmar nuestros egos. Nuestra única opción es trabajar en la conexión, en nuestra unidad. Se requiere de nosotros, añadir al mundo la fuerza positiva que equilibra el poder negativo del ego.

El pueblo de Israel, descendiente de los antiguos babilonios que siguieron a Abraham, deben implementar la sabiduría de la conexión, es decir la sabiduría de la Cabalá. Se requiere de ellos que establezcan un ejemplo para toda la humanidad y así se vuelvan una ‘luz para las naciones’.

Las leyes de la Naturaleza dictan que lograremos un estado de unidad. Pero hay  dos caminos para llegar ahí: 1) un camino de sufrimiento mundial, guerras, catástrofes, plagas y desastres naturales o, 2) un camino de equilibrar gradualmente el ego, el camino que Abraham plantó en sus discípulos. Este último es el que sugerimos.

Unidad es la solución

Está escrito en El Libro del Zóhar, ‘Todo se sostiene en base al amor’ (porción, VaEtjanan). ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ es el gran precepto de la Torá; es además la esencia del cambio que la sabiduría de la Cabalá está ofreciendo a la humanidad. Es la obligación del pueblo judío unirse con el fin de compartir el método de Abraham con toda la raza humana.

De acuerdo al Rav Yehuda Ashlag, autor del comentario Sulam (escalera) a El Libro del Zóhar, “Depende de la nación israelí capacitarse a sí misma y a todos los pueblos del mundo… para desarrollarse hasta que asuman ese sublime trabajo del amor a otros, el cual es la escalera hacia el propósito de la Creación”. Si logramos esto, encontraremos solución a todos los problemas del mundo, incluyendo la erradicación del antisemitismo.
[164467]

Material relacionado:
Artículo en el periódico italiano Shalom
El artículo en el periódico Menorah, Georgia
Las raíces del antisemitismo