Abundancia cayendo del cielo

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Números”, 11:9-10: Cuando el rocío descendía sobre el campo en la noche, el maná descenderá sobre este.

Moisés escuchó al pueblo lamentándose con sus familias, cada uno a la entrada de su tienda. El Señor se enojó mucho y Moisés consideró esto malvado.

El valor numérico de la palabra “rocío” en hebreo es 39, lo cual significa que incluye 39 Luces que descienden en forma de rocío. Esa apariencia perfecta de la Luz, en realidad puede corregir todos los venenos, heridas y nuestros defectos egoístas.

Por cierto, el rocío es un remedio maravilloso en nuestro mundo, sólo que no sabemos cómo usarlo, los animales, las aves y los insectos recolectan el rocío y lo beben. Si siguiéramos el ejemplo de los animales y desarrolláramos la medicina en base a su comportamiento seríamos sanos, pero en su lugar nos llenamos con medicinas hechas por el hombre.

La Torá, “Números”, 11:11-15: Moisés dijo al Señor, “¿Por qué has tratado tan mal a Tu sirviente? ¿Por qué no he encontrado favor en Tus ojos y colocas la carga de este pueblo entero sobre mí?

¿Concebí yo a todo este pueblo? ¿Les dí yo a Luz, que Tú me dices, ‘Llévalos en tu pecho como una nodriza a los lactantes’, a la Tierra que Tú prometiste a sus ancestros?

¿Dónde puedo conseguir carne para todas esas personas? Porque están llorando hacia mí, diciendo, ‘Danos carne para comer’.

Solo no puedo llevar a todo este pueblo porque es demasiado difícil para mí.

Si esta es la forma en que Tú me tratas, por favor mátame si he encontrado favor en tus ojos, para no ver mi infortunio”.

No es fácil seguir el camino espiritual porque tenemos que descubrir todos los problemas y pedir su corrección. Pero nadie quiere hacer eso y esta es la razón de que las personas se quejan, llorando y pidiendo, “Danos carne”.

¡Si quieres carne, por favor tómala! Después de todo, el maná puede tener diferentes sabores ¿Cuál es la diferencia? El tipo de comida no hace ninguna diferencia. Incluso hoy comemos una cosa pero sentimos la comida como algo más.

Muy pronto se podrá imprimir todo lo que uno pueda pensar con una impresora tridimensional y sólo tendremos que presionar un botón y recibir cualquier cosa que queramos.

¿No es eso el maná? En realidad es lo mismo. La única diferencia es que todo esto será dañino porque en los cartuchos de esas impresoras hay simple arena sumergida en diferentes sabores y aditivos.

Y Moisés dijo que este es el camino equivocado. Tenemos que elegir el camino natural y no pedir carne ordinaria sino atraer la Luz Superior que, en realidad, lo contiene todo. Pero las personas se niegan a hacerlo y no lo quieren.

Pregunta: ¿Esto significa que las personas tienen memorias nostálgicas acerca de la vida en Egipto?

Respuesta: No es nostalgia sino deseo de regresar a trabajar en su egoísmo: “No queremos seguir el camino de la conexión ni de la unidad. Es un desierto para nosotros: no tiene sabor, es difícil y una carga. Danos carne, es lo que el ego imagina, queremos vivir en ese nivel, nadie necesita las 39 Luces, es demasiado para nosotros”.

Comentario: Las quejas del pueblo le dan problemas a Moisés que llora hacia el Creador: “¿Por qué has tratado tan mal a tu sirviente? ¿Por qué no he encontrado favor en Tus ojos y colocas la carga de todo este pueblo sobre mí?”

Respuesta: No se trata de un líder anciano que ya tiene casi 80 y que ha vivido sus últimos 40 años en el desierto guiando al pueblo.

Moisés es nuestro atributo más antiguo que nos guía a través del desierto egoísta a la tierra de Israel, es decir, hacia la unidad. No hay nada más que podamos hacer aquí. De hecho no hay otra salida. O avanzamos hacia la aniquilación y la masacre o de acuerdo a las leyes de la naturaleza, ascendemos al siguiente nivel.

Pensamos que elegimos nuestro futuro, pero no es así. Nadie sabe lo que trae el futuro. Entonces ¿cómo puede uno elegir? Es un juego de niños.

En realidad todo está predeterminado y la meta ya es conocida, sólo tenemos que decidir cómo alcanzarla: ya sea por el camino mejor y más corto o con resistencia y negandonos obstinadamente como un burro, entonces serás golpeado hasta que te hagas más sabio.

La palabra “burro” en hebreo “Jamor” surge de la palabra “Jomer”-”materia”. La materia del mundo es el egoísmo y es de acuerdo a esta materia avanzamos por el momento.

Estamos dispuestos a cualquier tipo de trabajo, excepto a convocar la Luz Superior, porque esta sólo viene de acuerdo al nivel de unidad. Cuando nos acercamos el uno al otro es revelada y mientras más nos alejamos el uno del otro y nos separamos a causa de nuestro ego, esta desaparece.

En nuestro estado sólo necesitamos conectarnos y la Luz Superior, inmediatamente descenderá sobre nosotros. Inmediatamente comenzaremos a sentir dónde es revelada la vida, lo que significa, hacia dónde nos dirigimos y cuál será el futuro de la humanidad, pero necesitamos conectarnos y unirnos para hacer eso.
[163630]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 25/feb/15

Material relacionado:
¿Quieres un maná caído del cielo?
Asado espiritual
¿Quién determina el sabor del pan del cielo (maná)?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta