De regreso al nuevo faraón

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Números” 14: 1 – 14: 4: Toda la comunidad levantó su voz y gritó y, el pueblo lloró aquella noche. Todos los hijos de Israel se quejaron contra Moisés y Aarón y toda la congregación dijo: ‘Ojalá hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! o hubiéramos muerto en el desierto. Por qué el Señor nos trae a esta tierra para caer por la espada; nuestras esposas e hijos serán su botín. ¿No es mejor que volviéramos a Egipto?’ Se decían unos a otros: ‘Nombremos a un líder y volvamos a Egipto!’

De nuevo, la nación de Israel cae al punto más bajo y no puede volver a subir. Este es el mejor lugar para iniciar y, hasta que una persona cae en este punto, no renace. Hasta entonces los hijos de Israel resistieron, espiaron y aclararon las cosas, de repente descubrieron el ego que les dice que no necesitan más que al faraón: ‘No podemos hacer nada contra él’

Así como ellos escaparon de Egipto hacia Sinaí, después de haber cruzado el desierto del Sinaí, cayeron al estado inicial una y otra vez, ¡sintieron que estaban en Egipto, pero por su propia voluntad! Con eso llegaron a la tierra de Israel. La gente comenzó a rebelarse: ‘!No queremos a Moisés!. Él nos lleva a la tierra de Israel, pero no queremos ir allí. Queremos estar bajo el dominio del faraón hasta llegar a la sensación completa y no vamos a ser capaces de ascender antes de eso. Pero esto tiene que ser alcanzado conscientemente, cuando entendamos quiénes somos. Entonces podremos avanzar’.

Pregunta: ¿Cómo se sentiría usted si sus estudiantes vinieran con quejas, como el pueblo vino a Moisés diciéndole que no los llevó a ninguna parte?

Respuesta: Yo lo aceptaría con absoluta tranquilidad y dejaría todo como está. No hay nada que uno pueda hacer aquí. Si hubiera un consenso, no tendría más remedio que retirarme y dejar todo a la misericordia del Creador.

En realidad, estamos muy lejos de este punto y hay que trabajar duro para lograrlo, pero si es revelado, me encantaría porque es el reconocimiento de nuestra naturaleza maligna, de nuestra debilidad, de nuestra impotencia y nuestra falta de fe y de la total falta de conexión con las personas que nos han guiado, que es simplemente vital y tiene que ser cumplido. Sentí una resistencia similar hacia mi maestro Rabash. Estos estados son esenciales y esta es la razón por la que no estoy preocupado y, en realidad, me regocijo en el interior ya que es imposible avanzar sin esos puntos de ruptura.

Entonces la gente no se dispersa y dice: ‘Vamos a volver a Egipto y vivir allí. Nos volvemos a conectar con nuestro faraón’. En otras palabras, todo el trabajo que hecho durante los 40 años en el desierto, ahora es en favor del faraón. Es otorgar con la intención de recibir, buen comunismo egoísta. Quieren al faraón, no al mismo que conocieron antes, no, al faraón de Egipto, pero el nuevo que ahora se revela. Esto significa que el ego se revela en ellos en un nivel totalmente nuevo. Es un muy buen estado porque cuando cruzan este punto, entran en la tierra de Israel.

Sólo después de que la persona anhela con todas sus fuerzas avanzar y repetidamente es rechazada, vuelve una y otra vez, hasta que es finalmente expulsada. Pero ahora en contra de su voluntad se rinde al ego y dice: ‘No puedo, necesito ayuda’ Este punto de impotencia es esencial para entender que tienes que estar totalmente conectado al Creador, aún más que antes . Sin esto no sientes la necesidad por el Creador.

Por lo tanto, cuando piensas que sólo te puede manejar con el faraón, es un signo de tu falta de conexión con el Creador. Te gustaría estar conectado, pero no puedes y  prefieres al faraón. Esto significa que aunque los espías trajeron fruta de la tierra de Israel, se quedan fuera de la tierra de Israel.
[164781]
De Kabtv  “Secretos del Libro Eterno” 8/abr/15

Material relacionado:
Del desierto a la tierra de Israel
La reconquista de Faraón
El Faraón nos ayuda a acercarnos al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: