La reconquista de Faraón

thumbs_laitman_747_02La Torá, Números 13:25 – 13:29: Ellos regresaron de explorar la tierra al final de cuarenta días. Fueron y vinieron a Moisés y a Aarón y a toda la congregación de los hijos de Israel en el desierto de Parán, en Cades. Ellos les trajeron de vuelta un reporte, así como también a todo la congregación y les mostraron el fruto de la tierra. Y le contaron diciendo: “Llegamos a la tierra a la cual nos enviaste y que fluye leche y miel, y este es su fruto. Sin embargo, las personas que habitan en la tierra son poderosas y las ciudades son muy grandes y fortificadas y, allí vimos al descendiente del gigante. Amalec habita en la tierra del sur, mientras que los hititas, los jebuseos y los amorreos habitan en la región montañosa. Los cananeos habitan en la costa y junto al Jordán”.

Comentario: Cuando los espías hablaron sobre la tierra de Israel estaban muy emocionados pero, de repente hay un punto de inflexión…

Respuesta: El mundo superior es muy atractivo. No es el comunismo egoísta con el que hemos sido alimentados por las utopías europeas durante la Edad Media, sino más bien el estado de una persona que ha cumplido y conoce totalmente toda la creación y su rol dentro de ella. Esta persona ha alcanzado la fuerza superior y siente que está en el atributo de otorgamiento, más allá de las limitaciones de la existencia para su propio beneficio. La persona alcanza totalmente todos los estados de los mundos a través del tiempo y en todos los niveles dentro de sí misma, incluyendo toda la naturaleza, es decir tanto nuestro mundo como el mundo superior.

Por supuesto que no alcanzamos el mundo superior, ya que está por encima de nuestro universo y es mil millones de veces más grande. Pero tenemos que descubrirlo eventualmente y por lo tanto, tenemos el potencial que nos lleva a la consecución de este estado. Pero cuando aclaras lo que tienes que hacer para llegar a esto, te das cuenta que está totalmente más allá de tus poderes porque eres como un pequeño ratón en un gran mundo. ¿Qué puedes hacer?

Así que los espías estaban en lo cierto. Vinieron con dos conclusiones precisas con respecto a la tierra de Israel. Por un lado, hay todo tipo de frutas, es decir, todo tipo de comprensión, todo lo que puedas imaginar y hasta miles de millones de veces más grandes que lo que tenemos hoy en día, al igual que la generación de la Edad Media la cual no podía imaginar la vida en nuestra generación. Por otra parte, no tenían poderes, ni condiciones previas, ni entendimiento moral ni intelectual. No pudieron llegar a los estados de alcance ya que no estaban preparados para ellos.

Esto es en realidad lo que sucedió, porque los espías pertenecían a la generación del desierto, quienes vivían donde no había nada y donde tenían que tratar de estar en una fuerte y mutua conexión para avanzar. Pero, cuando entraron en la tierra de Israel, se enfrentaron a su egoísmo interno, que los trataba sin respeto, como Faraón. Este reaparece entre ellos y una vez más, los obliga a conquistarlo, porque la tierra de Israel se basa en la conquista del Faraón.   

El éxodo de Egipto es sólo el escape de Faraón y durante los 40 años de vagar en el desierto, lo neutralizamos. Ahora, sin embargo, tenemos que llevar este animal fuera de su guarida y comenzar a limitarlo de manera que al domesticarlo, llevará a cabo todos nuestros pedidos. ¡Esto parece ser absolutamente imposible!

Cuando los espías miran todo este horror, se olvidan de que hay una fuerza superior que planea todo y que tienen que avanzar de acuerdo con esta fuerza y ser como un niño pequeño de la mano de un adulto, sin temor a nada. Los espías no podían tenerlo en cuenta porque estaban aterrorizados de la grandeza que tuvieron que alcanzar, de la infinidad y la incertidumbre revelada a ellos por el espacio infinito. Cuando una persona siente que no hay límites, se siente perdida.

Cuando una persona está en un marco de ciertos límites, siente que todo es simple, fácil y gratis. Pero si trasciende estos límites, pierde la capacidad de sopesar las cosas y encontrar su camino alrededor. Esto es muy aterrador para los que llegan a un estado más sublime. Por lo tanto, cada persona que está a punto de entrar en la tierra de Israel —la corrección del egoísmo al amor y otorgamiento y, la inclinación del ego hacia el Creador— experimenta tales sensaciones.
[164758]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 8/abr/15

Material relacionado:
El exilio es la preparación para la revelación
De duelo por la Shejiná en el exilio
¿Qué es el exilio?

Un comentario

  1. Rav, Laitman,

    Es aterradora la perfección porque nos damos cuenta del poder de Faraón en nosotros y el Faraón que no sabe qué hacer con tanto poder. Se suicida en el abstracto y vive conforme a la Ley. Acepta que no hay más preguntas ni más respuestas y recibe la Luz que Reforma como un esclavo liberado del Mal. Sabe qué hacer con el tiempo que le ha sido concedido. No hacer nada, pues es la nada la que hace por nosotros. Solo es posible disfrutarla y otorgar al mundo lo que estás recibiendo de Él. Desde nuestro egoísmo amigo, con el amigo y para el amigo.

    Antes de eso, todo está corrompido por el Mal, por las palabras y por el número, la especulación, la ilusión del sueño. Todo converge hacia el Creador. Es hermoso porque nos hace sentir inmensamente pequeños y grandes a la vez, humildes y soberbios, sin cuerpo y en la dirección correcta, sin tiempo pero con tiempo, con todas las preguntas y respuestas sincronizadas en el plano 1 o cuerpo material. Y sin embargo, nada es del Faraón.

    El sabor de lo que no se ve ni se siente, pero que guía cada instante y cada paso. Y nada desearía yo más en el mundo, que el mundo pudiera verlo con sus propios ojos. Y ahora es el momento. Pero sólo es un deseo egoísta de querer traer el bien a mis hermanos. Y esto no es posible, si cada una de identidades, personas, pixels de esta Tierra no reconquista al Faraón. Y tampoco, una sola persona, puede darles la solución sino que la han de encontrar por ellos mismos, da igual el camino que elijan. Todo ha de seguir su proceso y nuestro proceso con ÉL.

    Invierto en palabras para que nadie las compre.

    Shalom.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta