Las relaciones sociales dan forma a la persona

Dr. Michael LaitmanLos seres humanos comenzaron a desarrollarse desde el nivel animal, no porque comenzaron a caminar en dos piernas cientos de miles de años atrás, sino por que comenzaron a desarrollar relaciones sociales. Estas relaciones no eran sólo dentro de su manada, familia o tribu, donde sentían que todos estaban cerca. Realmente empezaron a sentir a los demás y desarrollaron una relación con ellos.

Algo como esto no existe entre los animales. Viven en familia y manada, pero no hay conexión entre las diferentes manadas. Los humanos se desarrollaron más allá de las conexiones familiares. Esta conexión es egoísta, natural y, a través de ella es posible explotar a los demás tanto como sea posible; te utilizo y me utilizas. Todo depende del beneficio que pueda derivar de la conexión. Puedes atrapar a una persona y comerla, esclavizarla, tomar su propiedad y si se resiste, matarla o, podrías hacer una alianza. Las relaciones egoístas han existido hasta hoy. No hay diferencia entre lo que fue hace miles de años y lo que es hoy, es el mismo comportamiento -explotar a los demás al máximo para mi beneficio o, en beneficio de mi tribu, mi pueblo o mi nación.

Así es como siempre fue y así sigue siendo. Pero hemos llegado a un punto muy interesante en la historia y aún no ha sido descubierto. El propósito de este punto es despertar intensa presión, dolor y situaciones trágicas.

Todas las familias, tribus, manadas, naciones y pueblos que antes estaban separadas, de pronto empiezan a sentir que están conectados y dependen unos de otros. Y esta dependencia los obliga a comportarse de manera diferente. Por un lado, desde un punto de vista egoísta, me gustaría aprovecharme de todos. Pero, por otro lado, entiendo que dependo de ellos y los necesito.

Mientras tanto, este es sólo el comienzo del desarrollo. En última instancia, vamos a llegar a una situación en la cual la gente se verá obligada a aceptar a todos como familia, es decir va a ver lo mucho que depende de ellos, a pesar de que el ego no desaparece, como sucede en una familia real.

No sentimos una intención egoísta respecto a personas cerca de nosotros; por el contrario, queremos hacer todo lo posible para su beneficio. Nos comportamos amablemente con ellos, por que sentimos que son partes de nosotros, como si fuéramos un solo cuerpo.

Entonces, ¿qué hacemos si, por un lado, la mente nos dice que los extraños están cerca de nosotros y dependemos de ellos al cien por ciento y por otro lado, el ego todavía no desaparece, como sucede en una familia? Estamos  entre dos fuerzas opuestas. ¡Una fuerza me ordena amar a los demás! Y la segunda fuerza me dice que los odie! ¿Qué se puede hacer cuando hay una división así?

¡En el marco del mundo no hay nada que hacer y esto, es una gran tragedia! A veces esto sucede en la familia y no hay nada que arreglar. Es un conflicto irresoluble, como los mandatos que Abraham recibió del Creador: “A través de Isaac tu simiente será llamada y ahora debes traerlo al sacrificio: Y Dios dijo a Abraham: No te sientas triste con respecto a tu sierva; cualquier cosa que Sarah diga, oye su voz, pues en Isaac será llamada tu descendencia”(Génesis 21:12).

“Y dijo: Por favor, toma a tu hijo, el único, a quien amas, sí, Isaac y vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes, que te indicaré” (Génesis 22: 2)..

Si esto sucede en una familia, no es terrible, es posible llevarse bien y resolver el conflicto. Pero, ¿qué se puede hacer si nuestro desarrollo natural nos lleva a un conflicto como éste, donde la vida o la muerte depende de la capacidad de acercarnos a los demás, tanto que nos convirtamos en un solo cuerpo como, una persona con un corazón?

Toda nuestra sociedad, toda nuestra civilización de siete mil millones tendrá que llegar a este descubrimiento. El ego me molesta y no me deja acercarme a los demás y por otro lado, dependo de ellos totalmente.
[130832]
De la preparación de la lección diaria de Cabalá, 25/mar/14

Material relacionado:
No remiendes las antiguas relaciones, constrúyelas de nuevo
Desarrollo sostenible basado en las relaciones
Lo mejor para los demás también es lo mejor para mí

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta