Sintonizando con las frecuencias más altas

9Pregunta: Algunas veces es absolutamente claro para mí que soy totalmente dependiente de mis buenas o malas sensaciones. De hecho, esto es lo único que me preocupa, pero escucho el consejo que debo ascender por encima de eso y trato de justificar al Creador a pesar de todo lo que siento ¿Cuál es mi trabajo si veo que sólo me preocupo por lo que siento? ¿Cómo debo esforzarme?

Respuesta: Necesitas odiar tus reacciones hacia lo que está sucediendo.

Pregunta: Pero, me digo a mí mismo que es mi naturaleza y por lo tanto no tengo control sobre ello.

Respuesta: Esta es una excusa simple y verdadera, pero debo convocar sobre mí la influencia de una naturaleza diferente que existe en la realidad, la influencia del Creador, la influencia de la Luz que está en el grupo. Entonces sentiré hasta qué punto mi naturaleza, la cual es recibir, es opuesta a esa naturaleza de otorgamiento y entonces comenzaré a conocerla.

Pregunta: ¿Cómo puedo despertar la segunda naturaleza?

Respuesta: Es a través del grupo. Aguijoneo los poderes que me permiten descubrir la naturaleza del otorgamiento mediante la actitud correcta hacia el grupo, en las relaciones entre los amigos que están conectados en amor mutuo y que hablan de cierto avance que no entiendo. Los veo y no entiendo en qué se ocupan. Sigo escuchando a todos hablando del grupo, de la conexión, y de las infraestructuras que tenemos que construir.

No entiendo por qué necesitan todo eso. Es verdad que los cabalistas nos hablan de eso pero no explícitamente. Esto es suficiente. Hemos leído acerca de eso y ahora podemos pasar a algo más. Aún no distingo los cambios internos y la información y la interpretación científica de las cosas es bastante suficiente para mí. Pero, ¿por qué necesito cambiarme con respecto a la sociedad?

Pregunta: ¿Entonces, cómo puedo agudizar mi actitud hacia el grupo para ser influido por éste de forma más fuerte?

Respuesta: Esta es la razón por la que vivimos en este mundo. Es porque aquí podemos realizar acciones en la corporalidad y no en nuestro deseo. Podemos sentir vergüenza corporal y no espiritual.

Entro al grupo, y quiero estar incorporado en este y permanecer ahí. Entonces se me dice que para permanecer en el grupo, debo participar en diferentes deberes, llegar a la clase matinal todos los días, etc. Si no quieres, debes irte. Existen reglas, y debes participar en el grupo junto con todos los demás. Esto me obliga a estar incorporado, a estar entre los amigos.

Entonces, ya sea que me guste o no, me encuentro en un taller, donde cada uno habla acerca del hecho de que debo verme como pequeño y que todos los otros son grandes. Esto es lo que es aceptado en nuestro grupo y sigo a los otros y hablo en la misma frecuencia, “Chicos, saben que todos deben inclinar sus cabezas ante los amigos porque esto es maravilloso”, ¡y ellos también me dicen que es maravilloso!

Nadie hace nada aún, pero mientras tanto, la Luz que Reforma opera en nosotros y nos cambia. Gradualmente comienzo a tener una nueva percepción en la que si realmente me veo como pequeño, me beneficiaré grandemente. Es en realidad mediante la anulación que alcanzaré al Creador. Es por ello que vale la pena.

Este es un incentivo para avanzar espiritualmente. Tal vez es un incentivo privado egoísta, pero es efectivo. Entonces el entorno, el maestro, el estudio, y los talleres comienzan a afectarme de nuevo. El Creador me envía estados y situaciones nuevos cada vez más avanzados, finos, y más internos y, debo clasificarlos una y otra vez para usarlos correctamente para mi avance. Entonces, resulta que la naturaleza egoísta no es un obstáculo. Todos partimos de ella.

Pregunta: ¿Esos cambios tienen lugar en mí automáticamente?

Respuesta: Esos cambios tiene lugar de acuerdo a mi esfuerzo. Si no me esfuerzo, no siento los cambios. En realidad, los cambios tienen lugar todo el tiempo, pero percibo sólo una pequeña parte de ellos (una millonésima parte) y respondo a una millonésima de lo que percibo. Cuando avanzamos en nuestro mundo, nos volvemos más sensibles, sensibles a los cambios.

Todo el mundo espiritual está en frecuencias espirituales muy altas que no pueden ser percibidas. Cuando ascendemos hacia la Luz, trascendemos hasta frecuencias muy altas que están por encima de los atributos de nuestro mundo. Esta es la razón por la que debemos estar preparados para cambios apresurados de estados cualitativos.
[129602]
De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá, Escritos de Baal HaSulam, 16/feb/15

Material relacionado:
El rango de frecuencia de la Luz Superior
Viendo el mundo como es
Ver y oír el sistema superior

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta