Transformación en el crecimiento espiritual

Dr. Michael LaitmanLa Torá, “Números”, 13:30 a 31: Caleb silenció al pueblo para [oír hablar de] Moisés, dijo: ‘Seguramente podemos subir y tomar posesión, porque, de hecho, podemos superarlo’ Pero los hombres que subieron con él, dijeron: ‘No podemos ir contra el pueblo, porque son más fuertes que nosotros’

Caleb está entre los espías, como Moisés. Es el mismo punto en el corazón que recibe un nombre diferente en cada estado en el que existe. Queda en cada estado y así es como la persona avanza, ya que sin él no podría progresar. Imagínense si todos los espías hubieran declarado que el trabajo espiritual no era para ellos y se hubieran ido. El Creador habría tenido un reporte terrible del pueblo.

La  Torá, Números“, 13:32 a 33: Se difundió un informe [malvado] acerca de la tierra que habían explorado, diciendo a los hijos de Israel, ‘La tierra que exploramos es una tierra que consume su habitantes y toda la gente que vimos en ella son hombres de estatura. Allí vimos gigantes, hijos de Anac, descendiente de gigantes. A nuestros ojos, parecíamos como langostas y así parecíamos a sus ojos.

Es el ego en el que los espías se hunden, sin tener poder para ir por encima de él. Los gigantes (Nefilim) ya han superado el ego y pueden existir por encima de él. ‘A nuestros ojos, parecíamos como langostas’ significa que los espías, cuando fueron por encima del ego, habían alcanzado un ligero logro espiritual de GE y veían que no eran nada cuando consideran sus fuerzas espirituales, sus habilidades y sus opciones con respecto a los gigantes. Parecían estar viendo sus estados futuros.

Si perteneces a la generación del desierto, te percibes muy grande antes de la entrada en la tierra de Israel. ¡¿Qué tengo que hacer para lograr eso?! Pero si, por ejemplo, le preguntas a un niño esta pregunta:

– ¿Quieres ser el mejor?

– Sí.

– Entonces tienes que graduarte de una universidad, conseguir varios grados y trabajar 18 a 20 horas al día.

-¡¿Y mi vida?! ¡No puedo hacer eso! ¡Es demasiado difícil! ¡Trabajar todo el tiempo y  hacer esfuerzos para tener éxito!

– Pero esto es tu futuro. ¿Lo vas a hacer o no?

– Yo prefiero volver al desierto.

Esto significa que hay una comparación entre el mi presente y el mi en la tierra de Israel. Entran en su futuro y se dan cuenta de lo difícil y complejas que son las acciones anti-egoístas.

El punto es que cuando lo ves desde la distancia, percibes que es imposible porque lo ves todo a través de los ojos del desierto. No notas el componente que el Creador te ha dado y no lo tomas en cuenta. El Creador te ha dado el poder de llegar a ser grande, pero no lo sientes. Así que piensas: ‘Si tengo que hacerlo yo mismo, no puedo’ Está oculta la sensación de que el Creador está a tu lado, para que pienses que tienes que hacerlo tú, pero que no puedes hacerlo sin Él. Entonces una posibilidad se construye en ti. Escapas y no quieres nada, luego vuelves a escapar de nuevo. Entonces viene un golpe de arriba y avanzas a la conquista de la tierra de Israel. ¿Cómo? No importa; tus ojos están cerrados y no te importa el cómo, sólo necesitas sacrificar tu vida por él.

Este es un punto de inflexión, el cruce del río Jordán, que es similar a la travesía por el Mar Rojo. Pero aquí el mar se divide y eso es todo, mientras que allá es un proceso más consciente, es decir, más complejo. Antes de escapar de Egipto, miedo al faraón, quién te persigue y te empuja. Aquí sentimos lo contrario, ya que ahora tienes que despertar a la necesidad de avanzar en esta dirección. Allí escapaste por miedo, pero aquí entras. Esa es la forma en que debe ser ya que es el crecimiento espiritual.
[164770]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 8/abr/15

Material relacionado:
El poder de la cueva de Majpela
La Torah, el libro de Devarim, capítulo Vaetjanan
El inicio de un nuevo grado espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: