Un contrato con el Creador en sus términos

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué en el artículo ”Introducción al libro, Panim Meirot uMasbirot” Baal HaSulam escribió que en nuestra generación ya no temeremos a estudiantes indecentes, que tomen la sabiduría de la Cábala y vendan los materiales a la gente en el mercado, pero no encontrarán compradores para sus mercancías, ya que a sus ojos, ya han tenido suficiente de esto?

Respuesta: Después de todo, ya ves lo difícil que es diseminar la sabiduría de la Cábala. ¿Acaso ves que la gente arrebate los libros de Cábala de nuestras manos? Incluso siendo gratis es difícil distribuirlos. Si repartieramos folletos de colores, los tomarían gustosamente e, incluso pagarían por ellos. La gente está dispuesta a viajar grandes distancias para rezar en las tumbas de los santos, pero no son capaces de invertir un poco de tiempo para estudiar y entender la interioridad de lo que escribieron esos santos.

Vender la sabiduría de la Cábala en el mercado es llamado la búsqueda de maneras de beneficiarse de lo que pertenece a la santidad. La venta de bendiciones, cuerdas rojas, etc., significa comportarse de acuerdo a los deseos del mercado y no de acuerdo a la verdad, por ejemplo, en lugar de dar lecciones en la mañana, de acuerdo a los textos auténticos, dan por la tarde conferencias para hablar sobre misticismo, reencarnación, influencia de la luna y poderes mágicos del hombre.

Pregunta: Pero también difundimos la sabiduría de la Cabalá y la hacemos compatible al público.

Respuesta: Cuando salimos al público, debemos ajustarnos a sus deseos, de lo contrario no habrá contacto entre nosotros. Pero esto no quiere decir que engañamos a la gente y les vendamos mentiras. Estamos hablando de bajar el nivel, igual que para un niño. Después de todo, no le mientes a un niño, solo deseas instruírlo. Por lo tanto te rebajas a ti mismo y comienzas a enseñarle poco a poco. Eso es otra cosa. Es llamado, ‘educando al joven de acuerdo a su camino’

Con la difusión ¿estamos diciendo algo que no sea verdad? Es cierto que elegimos cosas interesantes con el fin de atraer a la gente, pero en nuestras explicaciones, no hay nada que sea incorrecto. Enseñamos temas espirituales sin conexión a la corporalidad. Pero si no hay conexión a la vida corporal, ¡nadie estará interesado!

El material de la creación es el deseo y si una persona no tiene necesidad de espiritualidad, entonces es imposible interesarlo. No tiene Kli (vasija, deseo), por lo tanto no hay lugar para la revelación del Creador. Un lugar es una deficiencia. Hay que aclarar cuál es la deficiencia real de la persona, cuáles son sus necesidades y así, llegar a él. La gente quiere dinero, seguridad y educación. Hay que llegar a ellos de acuerdo a estos temas.

No importa de qué manera, el Creador, presenta nuestro problema. Tengo que trabajar de acuerdo a las condiciones que Él me da. Para mí, es lo mejor y son las condiciones óptimas para alcanzar la meta. Este es el punto principal. Acepto, como un hecho, que el Creador creó estas condiciones para mí. Si empiezo a trabajar en una fábrica, no me quejo con el jefe acerca de por qué no creó las condiciones de trabajo para mí de acuerdo a la forma en que las quiero y por qué la fábrica no se construyó en la playa. Vengo a trabajar, acepto todas las condiciones y estoy de acuerdo con el salario.

Por lo tanto, no es importante si la difusión progresa con más o menos dificultad.  Sólo tengo que aceptar el campo de trabajo de una manera correcta. Tengo que aclarar las deficiencias de forma más adecuada, encontrar un mejor sistema con el fin de dirigirme a la gente, corregir, ajustar y cambiarme a mí mismo, para acercarme a esta tarea de una mejor manera. Esto es de lo único que necesito preocuparme: aceptar todos los hechos y adaptarme a ellos.

En el momento en que tenga éxito en ajustarme a la gente, inmediatamente es creada una conexión entre nosotros, como entre un enchufe y la fuente. De pronto descubro que soy exactamente el adecuado para la tarea delante de mí. El único problema soy yo, que no me ajusto al mundo, a la nación o a las condiciones. No hay estudiantes estúpidos ni malos, sólo hay maestros que no están capacitados suficientemente.
[129844]
De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá 12/mar/14, Escritos de Baal HaSulam 

Material relacionado:
Les traje parte del milagro
Abre los ojos: estás dañándote a ti mismo
Difundir para madurar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta