entradas en '' categoría

Yom Kippur: descansar de una tarde a otra

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Levítico 23:29-23:32: Porque cualquier persona que no esté afligida justo en ese día, será cortada de su pueblo. Y cualquier persona que lleve a cabo cualquier trabajo justo en ese día, destruiré a esa persona de entre su pueblo. No deben realizar ningún trabajo. [Este es] un estatuto eterno para todas tus generaciones en todos los lugares que habiten. Es un día completo de reposo para ustedes, y deben afligirse. En el noveno día del mes en la tarde, de tarde a tarde, observarán su día de reposo.

A causa de que el día comienza en la tarde, la Torá nos ordena observar el Yom Kippur descansando de una tarde a otra. Si una persona se acerca a un estado de expiación y perdón, lo aclara y lo siente correctamente, se niega totalmente a hacer algo en ese día porque todas sus acciones surgirán de su ego finito. Una persona que no ha decidido aún y trata de hacer algo, obstruye su avance y corrompe su alma.

Por lo tanto dice: Porque cualquier persona que no esté afligida justo en ese día [Yom Kippur], será cortado de su pueblo, porque el deseo con el cual una persona podría haber comenzado su ascenso se ha ido y está oculto de ella. Sólo si lleva a cabo muchas acciones diferentes será capaz de obtener otra oportunidad de sentirlo y entenderlo. Esas acciones le ayudan a regresar al mismo estado pero, con una aclaración diferente que es más profunda, más correcta, y le ayuda a pasar apropiadamente por este estado. Pero, prolonga su camino de esta manera.
[166792]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 18/jun/14

Material relacionado:
¿A quién le pedimos perdón el Día del Perdón?
Historias breves: Escalando el Mt. Sinaí
La noche se convertirá en día y el día se convertirá en noche

“El secreto para un año exitoso” en Ynet

Dr. Michael LaitmanEl secreto para un año exitoso

¿Alguna vez te has preguntado por qué ayunas? ¿Por qué vas a la Sinagoga en Yom Kippur? ¿Por qué vistes de blanco? ¿Por qué pides el perdón de un amigo al que has tratado mal? Para ser honestos con nosotros mismos, la razón es que en Yom Kippur todos queremos ser “no culpables” al menos en algo.

Aquellos que son ricos incluso compiten con la suma que pagan por el derecho a leer el Libro de Jonás en público, un bien conocido mérito para la riqueza y el éxito en los negocios en el año siguiente. Pero, ¿entienden por qué están pagando?

La historia de Jonás comienza con una misión que recibe de Dios para prevenir a las personas de Nínive que deben arrepentirse y cambiar el odio infundado que sienten entre sí hacia el amor fraternal. Hoy, la nación de Israel también tiene una misión, así como Jonás, de la cual no podemos huir. Es la misma misión que hemos tenido desde los días de Babilonia, desde el tiempo en que Abraham nos unió en base al amor de los demás, para que nuestra unidad sea un ejemplo para el mundo entero. Nuestro derecho a existir está en cumplir con este rol.

Hemos experimentado cómo esta ley de la naturaleza opera a través de toda la historia: cuando estamos unidos, prosperamos y el mundo prospera también. Cuando caemos en el odio infundado sufrimos golpes y el mundo se deteriora. Hemos fracasado en establecer la conexión entre nosotros a tal grado que no creemos que podamos alguna vez establecer buenas relaciones entre nosotros. Estamos llenos de aversión cuando escuchamos acerca de nuestra misión de ser Luz para las naciones. Hemos olvidado nuestra misión y cuando escapamos de ella, viene la tormenta.

La Tormenta

Jonás huye de su misión y escapa hacia un barco que zarpa. Su escape causa una tormenta y los marineros entienden que la razón de su sufrimiento es el judío que está a bordo de su nave. No toma mucho tiempo antes de que lo arrojen por la borda.

En el mundo global moderno, las naciones del mundo también nos culpan por cada crisis que hay. El destino de la nación israelí es inevitable. Los marineros de la historia cambian cada vez pero nuestro destino es el mismo. Si no despertamos y estamos de acuerdo con nuestra misión, llegará el momento en que seremos arrojados al mar.

El acuerdo

Jonás es arrojado al fondo del mar y es engullido por una ballena. Cuando completa la exploración de su alma acuerda cumplir con la misión que se le ha encomendado y sólo entonces el pez lo lleva a una costa segura, a Nínive.  

Así como Jonás, nosotros también somos portadores del método de conexión. Este gen nacional nos enlaza en una nación y no podemos escapar de ello. Cuando nos conectemos, estableceremos un ejemplo de unidad para todas las otras naciones. La única pregunta es, si cumpliremos con la responsabilidad que tenemos o si, Dios no lo permita, seremos arrojados a las profundidades del mar para que estemos de acuerdo en cumplir con nuestro rol.

Luz para las naciones

Nuestro rol es convertir el odio infundado que sentimos en amor de unos por otros. Pero, en lugar de ser Luz para las naciones, hacemos todo lo que está en nuestro poder para ser como todas las otras naciones. La aplanadora de la evolución, sin embargo, está haciendo que más y más personas y países sientan, subconscientemente, que los judíos son responsables de todos los problemas inminentes, entonces,  las naciones del mundo no mejorarán su actitud hacia nosotros a menos que cumplamos con nuestra obligación.

Yom Kippur, el cual es un tiempo de profunda exploración del alma, es una oportunidad para aceptar nuestra misión y decidir conectarnos y convertirnos en Luz para las naciones. Sólo entonces el alboroto global a nuestro alrededor se calmará y, toda la humanidad llegará a la paz y tranquilidad y, una Sukká de paz se extenderá sobre todos nosotros.

Un felíz año nuevo y que todos ustedes sean inscritos y sellados en el libro de la vida.

De la columna del Dr. Laitman en Ynet 18/sep/15

Material relacionado:
No hay escapatoria a nuestra misión
Deseo que tengan un buen registro en el Libro de la Vida
Encontrémonos en la Sucá de paz

Yom Kippur: ¿Alegría o aflicción universal?

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Levítico, 23:26-23:28: Y el Señor habló a Moisés diciendo: Pero el décimo día de este séptimo mes, es el día de la expiación, será una ocasión sagrada para ustedes; deben afligirse, y ofrecerán una ofrenda de fuego al Señor. No deben llevar a cabo ningún trabajo justo en ese día, porque es un día de expiación, para que ganen el perdón ante el Señor, Su Dios.

La cuenta de los meses en el trabajo espiritual comienza en Pesaj (Pascua). El séptimo mes desde Pesaj, tiene una correlación con Maljut, hasta la séptima Sefirá que viene después de Jesed, Gevurá, Tifferet, Netzaj, Jod, Yesod. La décima y última Sefirá en Maljut (Maljut de Maljut), la cual simboliza el décimo día del mes, es Yom Kippur, cuando una persona llega al punto más bajo de su naturaleza y eleva su plegaria a partir de ello. Esto significa que una persona llega a un estado que no está en su poder corregir por sí mismo, entonces simplemente se separa de sí mismo y hace lo que esté en su poder para elevar una petición por corrección.

Yom Kippur es una festividad,. Es un día de alegría, cuando tengo algo con lo cual acudir y alguien a quién acudir (la fuerza superior) con esta petición. Puedo en realidad hacer eso dado que, he llegado al punto más bajo en mis acciones. En otras palabras, he llegado justo a la última etapa a través de mis aclaraciones y búsqueda psicológica interna de quién soy, qué soy, hacia dónde se dirigen mis acciones y para qué estoy viviendo. He descubierto que este estado es totalmente egoísta y que no hay conexión con otros dentro de este estado.

En este punto sólo puedo llorar, y este es un punto de expiación y perdón donde siento mi naturaleza como el odioso ego y deseo desapegarme de este con todas mis fuerzas. No quiero usar el ego cuando se trata de comida, agua o en cualquier acción, y no puedo vencerlo. Lo único que puedo hacer es elevar una plegaria hacia la fuerza superior para que Él me corrija. Este es el significado de mi petición.

Podemos llegar a un estado de expiación y perdón en cualquier momento, sin importar la fecha de Yom Kippur en el calendario. Esto sucede cuando la fuerza superior puede llevar a cabo correcciones en mí. Sólo Él puede ayudarme; no puedo corregirme a mí mismo pero, puedo pedirle a Él esta corrección.

Comentario: Todo lo que sucede en el mundo espiritual es opuesto a cualquier cosa que existe en el mundo corporal, porque para nosotros, Yom Kippur es un día de aflicción universal y no un día de alegría.

Respuesta: En el pasado, el estado de Yom Kippur era entendido correctamente, pero durante los 2000 años de exilio, lo hemos atribuido a nuestras propias sensaciones y hemos igualado nuestras sensaciones con este día. En realidad, es un estado de alegría porque todos los días festivos son alegres.
[166766]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 18/jun/15

Material relacionado:
Cómo convertir la tristeza en alegría
Yom Kippur: ¿Tristeza o alegría?
Yom Kippur y la Expiación en cada alma

Pecados y errores

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números 15:22 – 15:25: Y si ustedes se equivocan y no cumplen todos estos mandamientos que el Señor habló a Moisés. Todo lo que el Señor les ha mandado por medio de Moisés, desde el día en que el Señor lo mandó, y de ahí en adelante, para todas las generaciones. Si a causa de los ojos de la congregación se cometió de forma inadvertida, toda la congregación preparará un novillo como ofrenda de fuego para dar una fragancia agradable al Señor, con su ofrenda prescrita comida y libación, y un joven macho cabrío para expiación. El Cohen expiará en nombre de toda la congregación de los hijos de Israel, y le será perdonado, porque era un error y han traído sus ofrendas ante el Señor por su error.

Hay errores que una persona comete, sin saberlo, porque no los siente. No siente o no entiende que está haciendo algo mal y por lo tanto, se convierte involuntariamente en miembro, o incluso en el origen, de un estado corrupto.

Pero estas circunstancias atenuantes no cambian los resultados y no hay vuelta atrás. Pero, hay errores que son realmente pecados porque una persona sabe que está rompiendo una cierta regla o prohibición. El hecho de que una persona conscientemente cause daño a la sociedad y a todo el sistema de la providencia, no la detiene.

Además, en ambos casos, hay diferentes niveles de errores y esta es la razón por la que hay muchos elementos adicionales en las leyes en nuestro mundo que toman en cuenta diferentes circunstancias. También es tomada en cuenta la opinión del jurado, que examina una transgresión específica y  decide qué términos legales atribuirle.

Estos son asuntos muy delicados que forman parte del mundo interior de la persona y no se puede decidir sin la intervención de las personas. Es imposible poner estos datos en un ordenador y dejar que este decida quién es culpable y quién no. La participación humana es crucial aquí.
[166138]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 13/may/15

Material relacionado:
Qué nos dice la Torá
No hay crueldad en el palacio del Rey
Los errores de los cabalistas y el Absoluto

El significado secreto de Rosh HaShaná

Dr. Michael LaitmanLas festividades judías están lejos ser sólo tradiciones que observar. Están entrelazadas con el tiempo presente de forma mucho más cercana de lo que pensamos. Las festividades judías son una trayectoria del destino de la nación, un cardiograma de nuestro ritmo cardíaco común.

Los símbolos de las festividades judías transmiten la información que, de otra forma, estaría perdida en los impenetrables laberintos de la historia o, distorsionada más allá de todo reconocimiento ¡La importancia de las festividades judías se extiende mucho más allá! Nuestras festividades entregan mensajes no sólo acerca de nuestro pasado sino también de nuestro futuro.

Hace 5776 años

El primero de los días festivos judíos, Rosh HaShaná (la cabeza del año), es el año nuevo judío. Denota despertar espiritual. Apareció en el momento en que las personas sintieron una aspiración por cosas que están más allá de la rutina diaria.

El nombre del primer ser humano es Adán. Él fue el primero que pensó en el significado de la vida. El día en que Adán se dio cuenta de este fuerte deseo de conocer cuál era su propósito en la vida, está marcado en el calendario judío como Rosh HaShaná. Es bastante posible que sea el único evento en la historia antigua para el cual se conoce la fecha exacta. Sucedió en el primer día de Tishrei (septiembre-octubre), hace 5776 años.

Desde entonces, Rosh HaShaná no es sólo un día en el calendario; más bien, es una piedra de toque en el desarrollo. En este día hacemos un reporte honesto con nosotros mismos acerca de cómo vivimos y qué se suponía que alcanzaríamos durante el año previo y el juicio consiguiente.

Alcanzando la esencia

Hoy, cuando el mundo entero se encuentra apabullado con una nueva ola de antisemitismo, es esencial entender qué nos espera en el futuro. Como nunca antes, es crucial romper de una vez por todas esta espiral de siglos de exilio y sufrimientos insoportables que acompañaron al pueblo judío a través de su historia. La historia del profeta Jonás siempre se lee en Yom Kippur (el Día de Expiación). Nos ayuda a entender mejor la situación en la que estamos ahora. Llegaremos a esta historia un poco más tarde.

En la mesa festiva

Rosh HaShaná simboliza nuestra aspiración a valores superiores, una existencia benevolente, compartiendo y cuidando unos de otros. Por eso existe la tradición de comer cabezas de pescado. Simboliza nuestra inclinación a estar a la cabeza de todos los cambios positivos.

La granada con sus muchas semillas jugosas nos recuerda que también somos como “semillas” y que, es temporada alta para que “maduremos”. Nuestra unidad debe resultar de nuestros esfuerzos conjuntos. Nos dará un nuevo impulso cualitativo.

Remojamos rebanadas de manzana, un antiguo símbolo de nuestras “transgresiones”, es decir del desapego entre nosotros, en miel para “endulzar” (corregir) la falta de unidad entre nosotros.

¿Cómo podemos lograr esta unidad no a causa del miedo, los problemas o la impotencia, y desear sinceramente acercarnos unos a otros? ¿Cómo podemos sentir que todos somos una familia no sólo durante las guerras que nos fuerzan involuntariamente a mantenernos juntos, sino también en tiempos de paz? Para eso, cada uno de nosotros tiene que elevarse por encima de su interés propio para equilibrar nuestra naturaleza fragmentada al aspirar establecer relaciones buenas y positivas entre nosotros. Esto es exactamente lo que quieren decir los cabalistas cuando se trata de la descripción de las festividades judías.

Yom Kippur

Yom Kippur viene después de Rosh Hashaná y, para los judíos, este es el día más sagrado del año. En este día ayunamos y oramos. Y la parte principal de la plegaria es leer el libro del profeta Jonás. De hecho, el código para la salvación de la humanidad está oculto en este libro, aún cuando  la trama de la narración se asemeja a una novela de aventuras.

Jonás recibe una tarea del Creador: debe ayudar a los habitantes de Nínive a superar su odio mutuo e implementar el principio de “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

En su tiempo, el patriarca Abraham realizó esta idea y estableció el pueblo judío sobre esta base. Cómo logramos esto, es un tema aparte. Ahora es importante algo más: el pueblo judío tuvo éxito en hacer algo que, en principio, es imposible.

“¿Qué le hubiera sucedido a la raza humana si Abraham no hubiera tenido la profecía superior y hubiera permanecido en Ur, si se hubiera guardado sus ideas y no hubiera creado un pueblo judío único? Sin duda el mundo sin judíos hubiera sido radicalmente diferente al mundo de hoy”. (Paul Jones, Historiador inglés).

Hoy, más que nunca, no sólo los judíos y los árabes, rusos y americanos, sino el mundo entero requiere, si no de amor, entonces al menos, un elemental entendimiento mutuo. Pero hoy, como en el pasado, ideas similares son aceptadas de forma inequívoca como completamente no prácticas. Entonces, no es sorpresa que Jonás decidiera escapar cruzando el mar. Le parecía que podía evitar la tarea que se le había impuesto.

Nosotros también, como Jonás, algunas veces tratamos de refugiarnos en la rutina diaria de los grandes problemas “impregnables”. Otros lidiarán con ellos y nosotros con los nuestros. Pero desde tiempos inmemoriales, viene un recordatorio de que existe una misión especial para los judíos, y es imposible escapar de ella.

Todos nosotros estamos en un bote

La barca en la cual Jonás zarpó, se vio capturada entre una violenta tormenta. Los marineros trabajaron duro para sobrevivir: arrojaron por la borda todo lo que no era necesario, oraron a sus dioses y, es completamente entendible que comenzaran a buscar a quién culpar. Y Jonás, mientras tanto, se va a dormir, como si todo lo que sucede no tuviera que ver con él.

Sólo entonces, al no tener opción, admitió que había huído de la tarea que se le fue impuesta y pidió a los marineros que lo arrojaran al mar. Esto significa que Jonás estaba incluso dispuesto a morir, sólo para no tener que llevar a cabo lo que le fue asignado. Pero ni siquiera esto fue de ayuda. Un pez gigantesco se tragó al fugitivo, y tres días en el estómago del pez lo forzaron a estar de acuerdo en llevar a cabo la tarea establecida.

Hoy, cuando el mundo se ha vuelto una “aldea global”, todos nosotros estamos aparentemente navegando en un mar tormentoso, y las naciones del mundo, los “marineros”, culpan de todas las crisis, guerras, problemas y desastres al “único judío” a bordo, el pueblo judío.

Pero aún estamos dormidos, como Jonás. Inmersos en los asuntos diarios, tratando de no darnos cuenta que las naciones del mundo nos odiarán más y más; esperamos que todo de alguna manera se calme por sí solo. Pero, cada nueva oleada de antisemitismo muestra más claramente que nuestro destino es inevitable como fue el destino del fugitivo debido a quién se desató la tormenta. Y si la tripulación del bote al principio trató de salvar a Jonás, hoy, “los marineros del bote mundial” sólo están esperando el momento correcto para arrojarnos al mar. Ni siquiera tenemos que pedirles este “favor”.

El comienzo de los cambios

Las festividades judías son más que sólo historia. Los cabalistas las establecieron en su tiempo y a través de los símbolos de las festividades nos transmitieron sus mensajes a nosotros, sus descendientes. El mensaje toca directamente el destino del pueblo judío.

Rosh HaShaná apunta a la necesidad por el deseo de valores superiores y el establecimiento de buenas relaciones humanas.

Yom Kippur nos recuerda que el escapar de llevar a cabo este papel no puede continuar por siempre. En cualquier caso, debemos adquirir esos valores y transmitir todo esto a otros pueblos, incluso si, como Jonás, no queremos esto.

Vemos hoy en día cómo el odio entre las personas y entre las naciones, contamina nuestro planeta más y más. Todo lo que hacemos, desde una nueva tecnología hasta la revolución social, en última instancia lleva a un nuevo desastre y agudiza la hostilidad entre las personas.

Este problema puede ser resuelto sólo con la ayuda del pueblo judío. Después de todo, la idea de la unidad, igualdad y garantía mutua (Arvut) es su base. El pueblo que siguió a Abraham vivía de acuerdo a la ley del amor, con una sensación de cercanía el uno al otro.

El mundo no está esperando descubrimientos científicos o logros literarios y artísticos de los judíos, el mundo está esperando que el pueblo judío alcance la unidad y, al proporcionar un ejemplo para el resto de las naciones, el método de Abraham será transmitido a ellos. Y esto traerá paz y tranquilidad a todos los pueblos, lo cual liberará a los judíos del antisemitismo y pondrá fin a todos sus problemas.
[166544]
De Kabtv “Festividades, Rosh HaShaná” 6/ago/15

Material relacionado:
Estamos en el mismo barco
Una bendición en vez del juicio
Intención general para el año nuevo

Rosh HaShaná es el cumpleaños de Adán

Dr. Michael LaitmanTodas las naciones del mundo celebran el año nuevo  como un día común de fiesta en la tierra. Y sólo es especial para los Judíos. Celebramos la creación de Adán. Se trata de una fecha muy importante.

El mundo fue creado cinco días antes del Año Nuevo (Rosh HaShaná). Adán fue creado en el día de Año Nuevo, la quinta hora del inicio del viernes.

Todas las fechas importantes del calendario judío no designan fiestas materiales sino, más bien diversas obras espirituales, incluyendo la creación del mundo y de la creación de Adán . Ellos fueron los que dieron a nuestro pueblo la dirección general de avance hacia la meta.

Adán es el alma, lo que significa que es una estructura de poder, una red de fuerzas que supuestamente existe en algún lugar en el espacio y representa el análogo del Creador.

Este fue creado desde arriba por la fuerza superior, la fuerza de la bondad, el amor y otorgamiento. De allí que, la estructura en sí está en el mismo estado de otorgamiento, amor y misericordia hacia sí misma y es un “capullo” interno y autónomo que existía por sí mismo; que no tenía la necesidad de desarrollarse.

Con el fin de obligar a esta estructura a desarrollarse, hubo la necesidad de sacudirla de alguna manera, introduciendo un elemento de interferencia, influencias externas fuertes. Esto se hizo con la ayuda del sistema adicional llamado Java o Eva. Se cambió el equilibrio interior de Adán y como resultado de esta estructura se rompió desde el interior.

Por ejemplo, cuando las dos partes en la bomba atómica se acercan la una a la otra de manera significativa, desestabiliza el equilibrio. Como resultado la masa crítica comienza a aumentar y la desintegración radioactiva comienza, eso lleva a la explosión nuclear.

Lo mismo ocurrió aquí. Resulta que celebramos la caída. Se diría que deberíamos estar de luto, en ayuno, llorando y cubriendo nuestras cabeza con cenizas.

Pero no del todo, nosotros celebramos porque este rompimiento nos permite reensamblarnos a nosotros mismos, de las piezas de Adán y Eva y llegar al estado similar de la fuerza superior que los creó, y podemos llegar a ser iguales a la fuerza superior en perfección y eternidad.

Así que, corregimos lo que el Creador a propósito rompió para nosotros, así cómo los padres desarman un rompecabezas para que su hijo pueda ser más inteligente mientras lo arma. A través de esta acción, es necesario ver al Creador que preparó esto para nosotros y nos trata con amor, deseando que alcancemos su perfección, llegando a ser igual a Él.

Es por esto que celebramos esta oportunidad que se nos da como un día festivo. Este es el Año Nuevo.
[166344]
De Kabtv “Dias festivos  Rosh HaShaná” 1, 6/ago/15

Material relacionado:
El cumpleaños del hombre
Hay una razón para celebrar y estar felices
¡Feliz aniversario 5,776!