entradas en '' categoría

De un estado a otro

Dr. Michael LaitmanPregunta: Supongamos que culpo a un amigo por no ser amable conmigo. Pero también entiendo que es el Creador. Esas dos situaciones -el Creador y la forma mediante la cual Él me manda todo-, realmente me destrozan. ¿Cuál es el punto de inflexión, el lugar donde las dos cosas se conectan?

Respuesta: Cuando algún pensamiento negativo aparece en mí con respecto a un amigo, es resultado del ego que crece dentro de mí. Nada ha cambiado, excepto el ego (deseo). El deseo es el único componente que cambia en toda la creación. Crece gradualmente en cada uno de nosotros, tanto cualitativa como cuantitativamente.

Cuando el deseo aumenta, empiezo a sentir nuevas sensaciones con respecto a mis amigos y en general, son negativas. Si no hago nada, trabajan en mí y es muy posible que me saquen de este estado. O bien, hago algo y mi situación cambia. En ambos casos, los estados cambian a estados opuestos. De arriba, me dejan entender la rapidez con que todo se transforma y cómo mi opinión con respecto a los amigos puede modificarse de negativa a positiva y, a la inversa. Así es como aprendemos.

En nosotros sólo una cosa se logra: que formemos una imagen, un sistema, un ejemplo del ideal más alto y que lo ansiemos, deseando lograrlo entre nosotros, incluirlo dentro de nosotros para que nos convirtamos de ‘nosotros’ en ‘uno’. Es decir, que no sólo nos conectemos unos con otros. En realidad, funcionaremos como un solo cuerpo, de tal manera que el ‘nosotros’ desaparezca. No es una suma. Más bien, es un ‘uno’ que incluye todo dentro de sí.

Sabemos que diez componentes de la creación se conectan con armonía en el nivel más bajo. Su valor es igual a uno, un único componente de la creación en el siguiente nivel. Dentro de nosotros, el ego crece y otra vez crea otros diez componentes desde un punto que trabaja sobre sí mismo, se integra, se eleva al siguiente nivel y luego se transforman en una sola unidad. Este es el orden del crecimiento de los niveles. Por lo tanto, siempre hay que ver este patrón hasta que se convierta en nuestro estado interno, realmente, en la sensación de que estamos viviendo dentro de él, que existimos en su interior.

Pregunta: Cuando nos transformamos de diez en uno se siente algún grado particular, también comienzas a entender que no puede ser de otra manera. Esto significa que todos los estados malos son enviados intencionalmente por el Creador para luego sentir Su bondad y Su cuidado.

Respuesta: Esto sucede porque los sentimientos crecen en ti para que observes las nuevas características que no podías sentir antes.

Pregunta: A veces estoy en estos estados por un día, dos, una semana y a veces paso por ellos en cuestión de segundos. ¿Cómo es posible acelerar este proceso? ¿Cómo se puede pedir al Creador correctamente?

Respuesta: Nunca te apenes por el estado en que te encuentra. Incluso el mejor estado pasará tan rápido como sea posible y se transformará en un estado superior. No desearás retrasar ninguno, ni siquiera por un segundo. Es imposible detener el momento. De lo contrario, llegas al adversario, como el doctor Fausto.

Pregunta: Hay estados que simplemente llegan y se acumulan en mí y ni siquiera tengo suficiente tiempo para aclararlos ni para entenderlos. ¿Qué me está pasando?

Respuesta: No es importante. Después aclararas las cosas. A veces, es imposible comprender correctamente un estado, incluso en el siguiente nivel, podrás hasta después de haber atravesado varios niveles. A veces, lo que ya has pasado comienza a ser percibido y entendido hasta después de diez años. No te preocupes. Lo principal es la aceleración.
[128206]
Del “Congreso Integral de Educación” Semana Mundial del Zohar, día tres,  taller 5, 4/feb/14

Material relacionado:
La Luz proveniente de la cima de la montaña
Habla cuando tengas algo que decir
Tres niveles en un grupo

Una mirada imparcial al mundo

Dr. Michael LaitmanHay ciertas acciones que el hombre debe llevar a cabo para cambiar su naturaleza egoísta. Ante todo, nuestra naturaleza nos obliga a amarnos sólo a nosotros mismos, para ganar a expensas de nuestros vecinos, sin importar el sufrimiento que causo a otros e incluso disfrutándolo.

Asimismo, no tomamos en cuenta al Creador. Si no fuera por el temor a la fuerza superior, no pensaríamos en ella en absoluto. Sin embargo, hay ocultamiento, por eso, no sé lo que va a pasar con mi vida ni con mis hijos ni con las personas cercanas a mí. ¿Seguiré vivo en el siguiente momento? ¿Qué tiene el día de mañana para mí? Por lo tanto, hago un cálculo y decido ser bueno.

Pensamos que el Creador tiene obligaciones con respecto a una persona si ella cumple con sus obligaciones en relación con el Creador. En otras palabras, si la persona se comporta correctamente, el Creador la trata bien.

Sin embargo, hay otra condición que nos obliga, no sólo a relacionamos bien con el Creador, sino con todo el mundo y con niveles inanimado, vegetal, animal y humano. Debo tratar al mundo que me rodea como me trato a mí mismo. Por eso se dice: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ Mi prójimo es cualquier cosa dentro de mi entorno.

¡Imagínate que trato todo lo que está fuera de mi con el mismo nivel de sensibilidad, cuidado y amor que uso para mí mismo! Entonces dejo de sentir la diferencia entre yo y lo que está fuera de mí. El mundo inanimado, plantas, animales y gente se vuelven como yo.

Siento que, todo el mundo y todo el universo son como un algo en lo que existo. No hay diferencia entre lo que tengo dentro y lo que está fuera. Si logramos este estado, entonces cancelamos todos los límites y adquirimos un sentido adicional que nos permite sentir lo que está fuera de nosotros. Siempre he sentido el mundo exterior a través del beneficio que puedo obtener. Y ahora cancelo mi ego, mi idea preconcebida y sólo siento el mundo exterior.

De repente, descubro que el mundo exterior se funde en uno, que se llama mundo superior o Jardín del Edén, está lleno de luz, energía, vida y placer. Sólo existe la Luz Superior, que está en absoluto reposo y tranquilidad. No hay separación ni límites ni tiempo.

Abandono las barreras de este mundo egoísta y de nuestra percepción egoísta y revelo una nueva realidad positiva, que no está limitada por las barreras de mi egoísmo.

Si llego a tal percepción, a sentir el mundo entero como un todo, donde los mundos superiores e inferiores se unen, puedo sentir toda la Luz que los llena, la única fuerza del Creador, entonces revelo la verdad, por lo que existo en este mundo.
[166870]
De Kabtv ‘Una nueva vida’ 17/sep/15

Material relacionado:
El sexto sentido, el alma
Examina el árbol del bien y el mal
Clasificando la sensibilidad de cero al infinito

¿Dónde está el mundo superior?

Dr. Michael LaitmanPregunta: Nuestras vidas son tan primitivas: trabajar, volver a casa, cenar, ir a dormir, despertarse en la mañana y volver al trabajo. Y usted habla de una especie de ¡’mundo superior’!

Me gustaría verlo, pero cuando miro hacia arriba, veo sólo el techo. ¿Es posible cambiar algo en mi vida? ¿Dónde está este mundo superior?

Respuesta: Cuando se habla del mundo superior, que se encuentra por encima de nuestro mundo, la sabiduría de la Cabalá no se refiere a una altura normal, como si fuera un techo o las estrellas en el cielo; está hablando de características humanas internas y superiores. A veces decimos: ‘Que persona tan grande, está por encima de todos’, pero no nos referimos a su estatura. Napoleón midió un metro y medio de altura, al mismo tiempo, fue una gran personalidad. Así que es necesario, en primer lugar, aclarar, lo que significa ‘bajo’ y ‘alto’.

En Cábala, ‘más alto’ significa ‘superior’, según sus características. Las características superiores son otorgamiento, amor, conexión y unidad. Y si decimos que la persona es baja e inferior, nos estamos refiriendo a sus características sombrías, no a su altura.

Así que llamamos mundo espiritual al mundo superior, porque el amor y la unidad residen allí. Y es posible acercarse a él especialmente gracias a conexión y unidad.

¿Por qué no sentimos al Creador? Porque no hay unidad entre nosotros. Si queremos sentir la fuerza que rodea, envuelve e incluye a toda la creación, tenemos que conectarnos y llegar a ser como uno.

La sabiduría de la Cabalá dice que incluso si diez personas se conectan y se unen como una sola, sentirán la fuerza superior, el mundo superior. Es específicamente esta conexión la que tratamos de poner en práctica en grupos cabalísticos.

Y esta es la esencia del método que se describe en los libros originales de Cábala como El Libro del Zohar y los libros originales del Ari y Baal HaSulam.
[166657]
Del programa de radio israelí 103FM, 6/sep/15

Material relacionado:
¿El mundo espiritual? ¡Es simple!
¿Dónde está la entrada al Mundo Espiritual?
Subiendo la escala organizacional hacia el mundo espiritual

¡Lo principal es no olvidarnos de Él!

Dr. Michael LaitmanPregunta: Si imagino que el Creador está detrás de todo lo que me sucede, estaré enojado siempre con Él. Antes solía estar enojado con las personas que me rodean, culpándolos de todos mis problemas. Si no hay nada más que el Creador, ¿tendré que odiarlo?

Respuesta: No te preocupes, es normal. No importa cuál sea tu actitud hacia el Creador. Lo más importante es  pensar en Él todo el tiempo. ¡No olvidarlo! No importa cómo te relaciones con Él, bien o mal. Lo más importante es pensar siempre en Él.

El Creador quiere que la persona esté conectada a Él. Quiere que la persona sea la que busque la conexión, no que el Creador la busque a ella. La persona debe ver un Creador en todo, como Él que es bueno y hace el bien. Estos son los dos parámetros, las dos propiedades, donde puede sentir al Creador.

A mi alrededor, sólo está el Creador, mientras que el mundo entero es su manifestación externa, como si se trata de actores que se mueven en el escenario de acuerdo con la idea del director.
[154113]
De Kabtv “Una nueva vida” 5/feb/15

Material relacionado:
No existe nadie más aparte de Él: El coqueteo de los amantes
Aprendiendo a ver el bien
Descubriendo al Creador dentro de mí

¿La persona actúa o es activada?

Dr. Michael LaitmanPregunta: Por un lado, vemos que la gente es parte de la naturaleza y que todo lo que sucede en ella le afecta. Por otro lado, nos situamos en la parte superior de la pirámide como la corona de la creación, algo superior que está por encima de la naturaleza.

Somos diferentes a otras criaturas en inteligencia, sabiduría y capacidad para planificar y desarrollar. Tenemos algo especial que no es igual en ninguna otra parte de la naturaleza. ¿Qué lugar ocupa el hombre en el sistema de la naturaleza?

Respuesta: Sin duda, el hombre es una parte integral de la naturaleza. Nuestros cuerpos pertenecen al nivel animal; sus sistemas son como los de los animales, no hay nada especial en ellos. Producimos niños y los cuidamos exactamente igual que cualquier animal.

El ser humano comenzó cuando sus pensamientos, educación, intelecto e inteligencia fueron despertados y se desarrollaron de generación en generación y, junto con el intelecto, se desarrollaron las emociones, la conciencia de quién es y dónde está. Estas preguntas surgen en cada generación, pero con una nueva calidad.

Aquí hay un papel muy importante para la educación. Además del desarrollo por el lado de la naturaleza, nos desarrollamos con la ayuda de sistemas especiales dentro de nosotros y pasamos el conocimiento científico y la experiencia de generación en generación. Esto no es igual a la experiencia de supervivencia que los animales transmiten a su descendencia.

Los humanos transmiten sabiduría, conocimiento científico y percepción del mundo a sus hijos. Así que, somos más fuertes que ellos y estamos dispuestos a desarrollar medios que los animales no pueden. El mono no sabe cómo usar nada, excepto por un palo, el ser humano inventa herramientas más sofisticadas.

Los animales están completamente activados por la naturaleza en el nivel de los instintos y no preguntan de dónde vienen las órdenes que obedecen. Sin embargo, un ser humano puede preguntar por qué esto está ocurriendo así y si es posible hacerlo de manera diferente. Busca la manera de salir de situaciones desagradables y lograr confort máximo. Es como si fuéramos guiado por las mismos motivos que los animales, pero los animales actúan por instinto, como una máquina. Y a pesar de que muchos instintos latentes y hábitos son incorporados en el hombre y se transmiten de generación en generación, lo que es único en él ,es que aprende constantemente.

El ser humano aprende del ambiente que lo influye y, cambia de acuerdo con el entorno. Está latente en él la aspiración a dejar su lugar de origen, desarrollarse, conquistar nuevas áreas, sentir que tiene el control y, con sus propios poderes, comprender y aprovechar todo lo que le rodea. Pero vemos que si un ser humano actúa de esta manera, de acuerdo a su deseo, constantemente debe escapar de los problemas que se causa a sí mismo. Como resultado, se vuelve más miserable, a pesar de que está por encima de la naturaleza.

Nos desarrollamos bajo la presión de nuestro egoísmo, que no existe entre los animales. Los animales actúan sólo por instinto, los seres humanos tienen libertad de elección: qué y cómo hacer algo. Por lo tanto, en cada situación en la vida, tengo la posibilidad de hacer algo bueno o no, en relación con los demás y, claramente hago la elección de acuerdo a mi beneficio personal. Sin embargo, debo comprobar cuidadosamente cuán benéfico es. También, la persona es diferente a los animales por tener el poder de destrucción y por ser capaz de hacerse daño a sí misma.

Este poder destructivo es el control de nuestro ego y los seres humanos debe cumplir las órdenes de este poder, incluso si entienden que a causa de él, están sentenciando a una vida muy difícil. Deben someterse a esta aspiración interna. Ven que están en el umbral de una guerra, pero ni aún así pueden parar y están dispuestos a morir porque su ego es más fuerte que su instinto de supervivencia.

Un animal nunca va contra el instinto de supervivencia. Una hembra está incluso dispuesta a abandonar a sus cachorros a la merced de los depredadores para escapar ella misma. El instinto natural decreta que la parte mayor y más saludable es más importante que la pequeña y débil, por lo que la hembra debe ser salvada primero. Así es como la naturaleza obliga a los animales a actuar de acuerdo con el instinto de procreación. Sin embargo, la persona puede actuar completamente diferente. Una madre está dispuesta a arriesgar su vida para salvar a sus hijos, esto no es típico de los animales.

Un animal simplemente lucha por territorio, comida y por continuar su especie. Pero en el momento que siente que es más débil que el enemigo, se retirará sin vergüenza ni remordimiento. Esos sentimientos simplemente no existen en animales. Tienen un instinto normal, una fuerza en lugar del cuerpo biológico. Simplemente miden cual es la fuerza mayor y el débil se rinde. Pero el ser humano está dispuesto a luchar por la ‘verdad’ y la ‘justicia’, pero esto es expresión de su orgullo, de su ego. El ser humano debe demostrar que tiene la verdad y con esto manifiesta sus sentimientos personales.

Nuestro cuerpo no es diferente del de los animales. Lo humano dentro de nosotros es el orgullo, la envidia y la codicia. Son específicamente estas características las que nos diferencian del mundo animal. Así, el lugar del humano, en la naturaleza, no es como el del inanimado, vegetal o animal e instintivamente nos distinguirnos de ellos. Además, podemos controlar otras partes de la naturaleza: matar animales, enjaularlos, domesticarlos y usarlos como alimento. Por otra parte, dominamos las naturalezas vegetal e inanimada, por lo que nos consideramos por arriba de la naturaleza.

Pero si vemos al ser humano, advertimos que lo que se destaca es su envidia, su aspiración por control y respeto, características que son irrelevantes para el instinto animal y por eso elevamos al humano por encima de todo. Al mismo tiempo, incluso los humanos son manejados por la naturaleza. Después de todo, si no sé lo que me va a pasar en el momento siguiente, estoy a la altura del animal normal. Si no controlo mi futuro, aún por un instante, estoy dominado por la naturaleza.

Por lo tanto, debo aclarar: ¿quién soy realmente? ¿el que actúa o el que es activado? Parece como si yo activo los niveles que están por encima de mí. Pero no tengo control ni sobre mí ni sobre la sociedad humana. Por el contrario, soy activado desde arriba, es decir, se me da la oportunidad de controlar la naturaleza inanimada, vegetal y animal, pero no me controlo ni a mí mismo ni lo que está por encima de mí, mi destino y mi futuro. En eso, estoy completamente controlado.

Esta es la tragedia del ser humano que parece tan fuerte y exitoso en todo lo que hace. Posee emoción, inteligencia, una conciencia desarrollada y medios poderosos. Después de desarrollarnos hasta este nivel, de pronto nos dimos cuenta de que no podemos, siquiera, tocar lo más esencial.
[128375]
De Kabtv “Una nueva vida” 23/feb/14

Material relacionado:
Cuatro niveles de libertad y servidumbre
¿Quién dirige la marioneta?
Crecer de una petición caprichosa hacia una demanda válida

Compartir el duelo del público es la clave para la revelación del Creador

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, Frutas de Sabiduría, ‘El que comparte el dolor del público’: ‘Una persona se mide con la vara con que mide’, es decir, de acuerdo con el tamaño de la vasija, de acuerdo con el recipiente y con su parte interior. La deficiencia siempre estará llena no tendrá, ni más ni menos.

Por lo tanto, el siervo de Dios que no comparte el dolor de la gente, sino que sólo siente su propia deficiencia, tiene un recipiente para la abundancia que no es lo suficientemente grande y por lo tanto no podrá recibir la revelación general de la Divinidad en el secreto del consuelo del público, porque no preparó una vasija para recibir esta fase general, sino sólo su fase privada.

Pero si comparte el dolor del público y siente los problemas del colectivos como sus propios problemas, es recompensado con ver la fase completa de la revelación de la Shejiná, es decir, el consuelo de todo Israel, porque su deficiencia es una deficiencia general y por lo tanto, la abundancia de la santidad también es general.

Así que, debes entender el significado de ‘los justos no tienen descanso’, es decir que, debido a que la abundancia es bendecida de acuerdo con el nivel de deficiencia y anhelo de los justos, en esa medida ni más ni menos, hacen esfuerzos por profundizar y ampliar su vasija, porque el que otorga no tiene medida, sólo el que recibe. Por lo tanto, su único objetivo en la vida es ser más fuerte y anhelar hacer en ellos una vasija y así provocar la alegría en la expansión de las fronteras de la santidad.

La vasija de recepción es limitada, la de otorgamiento es ilimitada. Todo depende de la persona. En la medida en que trata de ampliar su vasija de otorgamiento, recibe ayuda de arriba. Si está realmente interesado en la corrección y usa todos los medios que tiene, siempre puede aumentar su vasija, es decir, aumenta su deficiencia de otorgamiento. La Luz que Reforma actúa en ella, de acuerdo a sus esfuerzos y corrige su vasija, la prepara y luego la llena. Por eso se dice ‘los justos no tienen descanso, ni en este mundo ni en el siguiente mundo’, significa que ni en el nivel actual ni en el siguiente y, siempre podrán avanzar.

La clave y base del progreso es compartir el dolor del público, es decir que las deficiencias adicionales y la necesidad de otorgar sólo pueden ser adquiridas del entorno. No hay otro lugar; el entorno es el único lugar donde se puede obtener ilimitadamente y como resultado, avanzar.

Así, inmediatamente podemos evaluar cómo una persona ve este avance en la vida espiritual. Hoy en día se refiere a todos, hombres y mujeres. Depende si la persona se aísla y piensa que avanzará sólo gracias a sus estudios o si participa en difusión y en la vida comunitaria, conectado al grupo con todas sus fuerzas. Si no lo hace, no puede acumular una deficiencia de otorgamiento ni llegar a la oración ni recibir una vasija. La Luz se encuentra en abundancia, por lo tanto, de inmediato llenará la vasija, cuando esté preparada.

Baal HaSulam escribió: ‘La persona se mide con la vara que mide’ Es decir, la persona sólo puede medir en la medida en que anhele estar en las vasijas de otorgamiento y ser colmada de Luz. Todo depende de él, de la preparación de su vasija. Compartir el dolor del público es clave para la revelación del Creador.

En su artículo La entrega de la Torá, Baal HaSulam escribió que cuando los hijos de Israel estaban en Egipto, se convirtieron en una nación, sufrieron la esclavitud y el trabajo duro y comenzaron a compartir su dolor. El faraón acercó más a los hijos de Israel al Creador y les dio más y más aflicciones, como resultado, los obligó a conectar. Se dieron cuenta de que sólo gracias a la conexión entre ellos, podrían ser salvados y sacados de Egipto. Así es como una persona recibe la deficiencia correcta.

Tenemos oportunidades ilimitadas para avanzar, porque el mundo entero necesita corrección. Siempre tendremos oportunidad de influir en el público y de participar sin límites en difusión; recibiremos las deficiencias de la gente y avanzaremos delante de ellos para enseñarlos y servirlos. Así es como avanzamos hacía, cada vez mayores vasija de otorgamiento.

Todo el dolor debe estar dirigido a una sola cosa: cómo absorber deficiencias adicionales del entorno cercano o del entorno más distante, hasta que el mundo entero esté incluido en mi vasija. Este es el propósito de la ruptura, es decir de  observar los mandamientos. Sólo construyendo una deficiencia por otorgamiento se encontrará a satisfacción.

Hoy en día vemos que todo el mundo, incluidos nosotros, está preparado para la revelación de la deficiencia de otorgamiento mutuo. Así construimos el lugar de la revelación del Creador para darle contento y satisfacción. Todo va a suceder ante nuestros propios ojos.
[128267]
De la preparación para el congreso 25/feb/14

Material relacionado:
Un leño que siente dolor
Qué pedir cuando sentimos dolor
¿Qué es dolor y cómo podemos dejar de sentirlo en todo momento?