Antes del nuevo nivel

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números, 14:11 – 14:12: Y el SEÑOR dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo esta gente me va a despreciar? ¿hasta cuándo no creerán en mí, a pesar de todas las señales que les he dado? Los castigaré con la peste y los destruiré y haré de ti una nación más grande y más fuerte que ellos”.

La Torá describe todo utilizando un lenguaje terrenal que lleva a la persona totalmente fuera de la dirección espiritual usual. Te concentras en un deseo y de repente el Creador dice: ‘Hasta cuándo esta gente me va despreciar? como si no fuera Él quien, en realidad, te lleva a lo largo del camino. Es su juego.

Pregunta: ¿Cuál es el significado de las señales que el Creador da a la gente?

Respuesta: A medida que la persona avanza hacia el estado de entrar en el nivel espiritual, la tierra de Israel, supera un gran número de obstáculos, se conecta al grupo, confía en la garantía mutua y sabe cómo recibir la Luz Superior y cómo trabajar con ella.

Deambula por el desierto durante 40 años, significa que va a través de 40 niveles que separan al ego del altruismo. Pero el punto es que cada nivel es más alto que todos los niveles anteriores.

De allí que no importa lo que haga ni importa lo justo que sea, comienza este nivel de un estado de un malvado completo: sintiendo la absoluta falta de fe, completamente separado del Creador.

Como se dice, todas las acciones nobles no ayudan a los justos, aunque pueden ser grandes actos de caridad, el día en que se convierten en completamente malvados.

¿Cómo una persona justa puede convertirse en malvada? Muy simple: todo el bien por el que ha pasado, de pronto, se borra de su mente, por lo que sentirá que es malvado.

Su vida de justo, de pronto, se encuentra de cabeza. ¿Cómo puede ser esto? He hecho muchas cosas buenas: amé a esa persona y le dí a otra y ayudé a otros y me uní con alguien más. De pronto resulta que maté a uno, dí golpes a otro, denuncié a alguien y mandé a otro a la cárcel. Esto significa que todas sus buenas acciones se vuelven al revés y se convierten en malas.

Esto es lo que la persona siente antes de comenzar a trabajar en el siguiente nivel. Lo que es más, con respecto a los niveles anteriores que se convierten en malvados, el nivel al que se enfrenta ahora también se agrega al ego. Ve que todo lo que hace, lo hace para sí mismo, con el fin de satisfacer su ego. Todo esto parece horrible: mentira, maldad, traición, suciedad, confabulación contra los que están cerca de él y los que están más distantes. Ellos lo han tratado con todo su amor y alma mientras que él ha traicionado a todos, deseando sólo utilizarlos. Esto es lo que la persona revela en el siguiente nivel. Entonces, ¿qué puede hacer? ¿qué merece? ¿cómo debería acercarse a este nivel cuando tales gigantes se interponen en su camino?

Todos sus logros anteriores se convierten en pecados y la persona ve lo indigno que es de un nivel superior. Pero si la conexión con el Creador se mantiene dentro de él, puede llamarlo. Luego recibe ayuda de arriba y se da cuenta de que sólo con la ayuda del Creador puede corregir su nuevo pecado, que es mucho mayor que la suma de todos sus pecados anteriores y que los niveles anteriores solamente le ayudaron a ver su ego más claramente, por lo que ahora puede corregirlo.

Pregunta: ¿La persona recuerda esta amarga experiencia?

Respuesta: Nos persigue hasta el fin de la corrección porque es esencial para que no perdamos la fe en el Creador, en la inclinacion al bien. Esta es la razón por la que siempre nos culpamos a nosotros mismos, sin darnos cuenta de que Él organiza todas estas acciones, dándonos diferentes atributos del mal, obligándonos a realizar actos prohibidos, etc. Pero como no tenemos conexión con Él, no vemos que todo esto proviene de Él y, erróneamente lo relacionamos con nosotros mismos y nos culpamos por todo.

Pregunta: ¿Tiene la persona la sensacion de que todo va a estar mejor en el futuro?

Respuesta: La persona vive sólo con lo que opera en sus deseos, en sus vasijas, en un momento determinado. Por lo tanto, cada vez es un nuevo callejón sin salida para él  y luego otro callejón sin salida, que no se parece en nada a lo que ha experimentado antes. Teme por lo que le pasó antes, pero ahora su temor es aún mayor.

Mi maestro solía decirme que la persona necesita nervios fuertes para el trabajo espiritual. Pero, por otro lado, el Creador nos da todo. En este trabajo no hay ataques al corazón ni suicidios ni dolores de cabeza: así como viene la luz, también se va. Al igual que un pistón trabajando en un cilindro, lo mismo ocurre con la Luz que trabaja constantemente en nosotros.
[165333]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 15/abr/15

Material relacionado:
Un nuevo nivel descubrir las características del Creador
Las dificultades son la ayuda de Arriba
El intensificador de Luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta