Arrepentimiento

laitman_543_01Pregunta: Antes de Rosh Hashaná (año nuevo judío) es un momento especial, cuando la gente dice Selijot (oraciones de perdón). ¿Cuál es el significado de decir Selijot?

Respuesta: La palabra ‘Selijot’ en sí, significa que tenemos que pedir perdón durante este tiempo, por transgresiones y pecados que hemos cometido. Pero, ¿qué significa?

Durante la época de la Torá hemos recibido un solo mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo, es la gran regla de la Torá“.

Si cumplimos con este mandamiento, alcanzaremos el amor del Creador. Esta es la meta de la vida y de la humanidad, gracias a la cual nos elevaremos por encima de este mundo hasta el nivel de la fuerza superior. Cada persona tiene que lograr todo eso en su vida en este mundo, en nuestra realidad ordinaria.

La persona se corrige constantemente hasta que empieza a amar a los demás como a sí mismo y del amor de los seres creados llega al amor del Creador. Este amor se llama otorgar, dar. Si asciendo por encima de mi ego y me conecto a otros, puedo hacer todo por su bien.

Por otro lado, si sigo en mi naturaleza egoísta, nunca podré realizar ningún acto altruistas, no importa cuánto lo intente. Es imposible imaginar que de pronto voy a amar a alguien más y, que estaré dispuesto a darle todo lo que tengo, como si fuera mi propio bebé.

El ego nos entorpece y confunde, nos desvía del camino del otorgamiento y nos lleva en la dirección opuesta, en contra de unidad, conexión y otorgamiento con los demás. Al mismo tiempo, el mundo se ve obligado a ser más integral, somos testigos de cada vez más problemas y la vida se vuelve más y más difícil.

La naturaleza en su conjunto: el mundo de la naturaleza inanimada, vegetal y animal lleva a la unidad integral. La naturaleza nos empuja hacia la unidad, pero no la queremos. Somos como niños encerrados en una habitación, siempre luchando entre nosotros.

Así es como el mundo avanza hacia el reconocimiento del mal, de su naturaleza egoísta, que no nos deja llegar a la meta de la creación, la Torá nos dice: unidad, conexión y amor.

La Torá nos habla de la gran ley de la existencia del mundo, puesto que la naturaleza que rodea al mundo se basa en amor y otorgamiento. Es lo contrario de lo que sucede con nosotros aquí, en este planeta, en esta esfera cerrada.

Cuando la nación de Israel recibió la Torá en el Monte Sinaí, aceptó la condición de que siempre iban a centrar sus fuerzas en alcanzar el amor de los demás. Esta es la ley principal de la Torá, si la mantenemos, vamos a avanzar junto con la naturaleza hacia la meta.

Pero, debido a que nuestra naturaleza es contraria a este amor, necesitamos ayuda de lo Alto. Necesitamos la Luz que reforma. Si pedimos ayuda, invocamos la fuerza que corrige nuestra naturaleza y nos ayuda a construir las conexiones adecuadas entre nosotros.

Inicialmente fuimos creados con una naturaleza egoísta y no aceptamos ni unidad ni amor a otros, pero al mismo tiempo, hay una forma de corregir al ego, es la Torá, la Luz que reforma.

En otras palabras, hay una fuerza especial que se llama mundo superior, que influye a la persona y cambia su naturaleza a la naturaleza opuesta, es decir la reforma y cambia su naturaleza del mal al bien, corrigiendo su inclinación al mal en una inclinación al bien.

El objetivo es claro: tenemos que cumplir con la ley de amar al prójimo como a ti mismo y alcanzar el amor del Creador. Es la directriz general de la naturaleza. Pero no podremos ir en la dirección correcta, ni avanzar a la velocidad adecuada si no exigimos la Luz que reforma y no usamos al Creador en forma correcta. Así que tenemos que examinarnos para entender lo que nos está pasando.

Así descubrimos que no estamos avanzando por el camino correcto. Cada paso en el camino de la corrección se llama Mitzva (mandamiento), que significa el cumplimiento de la instrucción ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’ Este camino hacia el amor se divide en 613 pasos, 613 acciones denominadas Mitzvot.

Esto significa que tenemos que seguir corrigiéndonos constantemente, hasta llegar al amor a los demás. Si nos corregimos en 612 acciones llegamos a la Mitzva 613, que es el amor.

Por lo tanto, antes de Rosh Hashaná decimos Selijot. Durante este tiempo nos examinamos: ‘¿Qué hicimos el año pasado?; ¿qué tanto logramos amar a los demás y llegar a la conexión con toda la nación de Israel?’

Aquí vemos que no hemos hecho nada,e incluso, si lo hicimos, fue muy poco. ¡Por eso pedimos perdón! Debemos examinar nuestras acciones a fin de ver en qué medida son opuestas a la dirección correcta y, en consecuencia, reconocer nuestros errores y transgresiones en los estados a los que hemos sido sometidos. Así es como llega el perdón.
[166159]
De Kabtv “Selijot” 17/ago/15

Material relacionado:
Expiación, el primer paso hacia la corrección
La benevolencia bajo rayos X
El arrepentimiento del egoísta más terrible del mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: