Artículo sobre Rosh HaShaná en Ynet

Estoy contento de invitarlos, queridos lectores, a leer un artículo especial por Rosh Hashaná, el cual publiqué hoy día en Ynet y, con esto, también quiero desearles a ustedes y a todo Israel ¡feliz fiesta y un año bueno y dulce!

Dr. Michael Laitman

 

 

 

 

 

 

 

Este año elegimos estar conectados

¨En Rosh HaShaná,  hace 5776 años, una persona tuvo éxito en crear una conexión con su entorno. Esta noche, celebramos el aniversario de la primera vez que una conexión tal fue creada en la humanidad. Rav Dr. Michael Laitman, en una columna especial por Rosh HaShaná, explica cómo está en nuestras manos el hacer más exitoso el año que llega¨.

Yo miro el año que ha pasado. Fue un año complejo y difícil para el pueblo de Israel. No hay necesidad de decir mucho sobre lo que experimentamos y, está claro que todos nosotros esperamos un año mucho mejor. Depende sólo de nosotros el hacerlo mejor.

Esta noche, estamos celebrando Rosh HaShaná. Hace 5776 años, nació una persona especial el cual nosotros lo llamamos Adam ha Rishón (El primer hombre). Él no fue la primera persona que fue creada; no quiero decir que el universo fue creado hace 5776 años. Este universo material ha existido por 14 billones de años. No hay argumento sobre eso.

Lo que, de hecho, nació hace 5776 años es aquel sistema de conexiones únicas que una persona tuvo éxito en crear con su entorno, con los demás. Esa relación que acerca a las personas,es lo que nos da la verdadera razón para vivir, abre otros mundos delante de nosotros y, hace feliz a una persona. Hoy en día, celebramos el aniversario del primer hombre cuando fue creada en la humanidad una conexión como esta.

Durante los últimos 5776 años, hemos atravesado innumerables situaciones pero, algo de esta raíz queda en nosotros. Es muy pequeño. Es distante. Viene y va. Sin embargo, en las festividades, más de lo usual, todavía es posible sentir un cierto espíritu como este, el cual nos envuelve y conecta a todos. Esto se debe a que esta nación nació de una sensación de conexión especial.

Abraham, el padre de la nación, tomó el concepto amorfo que Adam HaRishón empezó, y en realidad se ha desarrollado en un método. Más tarde, incluso se transformó en un eslogan común en la boca de todos, llamado: ¨Ama a tu prójimo como a ti mismo¨. Sin embargo, la idea de ¨ama a tu prójimo como a ti mismo¨, no es un eslogan. Es el fundamento. Es la base esencial para nuestra existencia aquí. Esto es lo que nos hace únicos y, esta es la base para nuestros valores morales como nación. De forma incidental, es con lo único que podemos y debemos contribuir a la humanidad. Pero, eso es otro tema.

Entonces, en esta festividad, cerramos un círculo, o, más correctamente, abrimos un círculo y,  siempre es necesario empezar por la cabeza y, hoy es la cabeza, Rosh HaShaná, la cabeza del cambio. Esto significa que es el primer punto en el que entendemos que un cambio en la forma de las relaciones entre nosotros también nos conduce al cambio en nuestra sensación como individuos y como sociedad. El camino es el mismo camino que empezó Adam HaRishón y que desarrolló nuestro padre Abraham y, es relevante al mismo grado y tal vez incluso más para nosotros también hoy en día.

Espero, anhelo y deseo un año de cambio. Debería ser un año de construcción de sistemas correctos de relaciones entre nosotros. Un año de ¨ama a tu prójimo como a ti mismo¨, un año de unidad, conexión, amor por los demás, que transforme nuestras vidas aquí, que haga del año que se acerca, un año dulce y feliz. ¡Le deseo un buen año a todo el pueblo de Israel!
Artículo del sitio Ynet

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta