¿Cómo podemos sanar el odio?

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, ‘Introducción al Libro del Zohar’, sección 71: La razón de sus palabras es, como hemos explicado, que cuando todos aquellos que se dedican a la Torá, degradan su propia interioridad y la interioridad de la Torá, dejándola como si fuera redundante en el mundo, participando en ella sólo cuando no es ni de día ni de noche y en este sentido, son como ciegos buscando la pared, así, intensifican su propia externalidad, en beneficio de su propio cuerpo.

Además, consideran la exterioridad de la Torá superior a la interioridad de la Torá. Y con estas acciones causan todas las formas de exterioridad del mundo para dominar todas las partes internas del mundo …

En una generación tal, todos los destructores entre las naciones del mundo levantan sus cabezas y desean, principalmente, destruir y matar a los hijos de Israel, como está escrito (Ievamot 63), ‘Todas las calamidades viene al mundo por Israel’ Es decir, como está escrito en las correcciones anteriores, que causan pobreza, ruina, robo, asesinato y destrucción en todo el mundo.

Ha llegado la hora de dejar el exilio, pero aún es difícil para nosotros entender la verdad, que es que tenemos que alcanzar “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18), que fue escrito en la Torá 3,000 años atrás. Ha sido difícil para nosotros mantener lo que fue escrito desde hace miles de años, desde la entrega de la Torá.

Por otra parte, nos es difícil reconocer que somos todo lo contrario del principio central de la Torá, porque hay un odio profundo, infundado entre nosotros que no se encuentra en ningún otro lugar. No hay ninguna otra nación en el mundo con tanto odio entre los diferentes sectores como el que existe entre el pueblo de Israel. Hay personas que viven en la nación y la odian a pesar de que reciben sólo bien de ella y, hay quienes sienten precisamente lo contrario.

¿Dónde más es posible encontrar toda una población que quiere aniquilar a su nación y disfruta de las acciones destructivas que causa? ¿Dónde más es posible encontrar gente que anhela la aniquilación, la quiebra y la erradicación de su nación? ¿Dónde más hay personas que disfrutan cuando algo malo sucede en su país?

Está claro que aquí las Klipot (cáscaras) están activas, son fuerzas superiores que se revelan en esa forma. Por lo tanto, es difícil justificar las palabras de la Torá.

Pregunta: ¿Estamos culpando a estas personas?

Respuesta: Por supuesto que no culpamos a nadie. Después de todo, este es un problema colectivo, el problema de la gente que está en ese estado miserable y debe elevarse y superarlo. Cuento con la parte laica; que, de hecho, puede acercarse a la culminación interna de la Torá, incluso sin ‘ayuda externa’. Y tal vez, las dos partes, poco a poco, se complementen entre sí hasta que se unan sin mezclarse.

Sin lugar a dudas, el análisis de Baal HaSulam es correcto, pero la solución vendrá por el mundo secular y no del mundo ultra-ortodoxo. Después de vivir treinta años en una población ultraortodoxa, los entiendo muy bien. Ninguno tiene la culpa de esto. Después de todo, todos somos restos del exilio, en especial los judíos religiosos, que todavía están imbuidos de ese espíritu.

¿Qué debe hacerse si una persona hace acciones que traen resultados negativos porque desde la infancia le enseñaron que estas acciones son obligatorias? En su totalidad, a su alrededor se apoya la aplicación externa y no alientan la parte interna de ninguna manera o forma. Esto también es cierto en la población secular. Nadie quiere poner en práctica el principio, ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’.

Básicamente, todo tenía que pasar, incluso la destrucción del Primer y Segundo Templos, el exilio que se prolonga hasta hoy y el ascenso a la cima, pero este ascenso puede ser revelado de diferentes maneras. Puede existir en la forma de Beito (en su tiempo), como es el propósito de la creación de acuerdo a la relación entre Luces y Kelim (vasijas), pero aquí está la libertad de elección. Podemos insertar nuestro despertar, nuestro anhelo personal, en esta relación.

Si queremos unir los dos tipos de personas, podemos hacerlo sólo con la ayuda de la Luz que reforma, que es la Torá que ilumina sólo a quienes quieren volver a la fuente. Así que, si no trato de retornar otorgamiento y amor al servir a los demás por el Creador, nada va a ayudar, incluyendo el estudio y la práctica externa de las Mitzvot (mandamientos), pues eso no es Torá ni Mitzvot. Ese no es el propósito de la creación.

Las acciones físicas por sí mismas no son útiles en absoluto. Si estoy satisfecho sólo con ellas, mi Torá es seca y estéril y como resultado, causo desastres que caen sobre el pueblo de Israel y el mundo entero.

No hay nada que hacer pues esto es una ley de la creación. No hay razón para discutir o estar en desacuerdo con esto. Absolutamente todos los cabalistas que lograron todos los sistemas en el mundo hablaron acerca de esto y ha llegado el momento de revelar este conocimiento a todos.

La situación se ha vuelto intolerable. La separación y el odio entre nosotros se dirige hacia un desastre mayor que el de hace ochenta años en Europa, lo digo con toda seriedad.

Hay que preguntar: ¿Podemos permitirnos permanecer indiferentes? En los años veinte del siglo pasado, los cabalistas en Europa, pidieron a los judíos dejar el lugar. Baal HaSulam organizó un proyecto completo para llevarlos de Polonia a la tierra de Israel, pero los líderes de la comunidad no le permitieron llevar a cabo su plan y más tarde todos perecieron en el Holocausto, tanto los que querían viajar como los que no lo permitieron.

Lo mismo nos puede pasar aquí si seguimos avanzando en la misma dirección. Así, está prohibido preguntarnos quién tiene razón y quién no.

El Creador tiene razón al establecer leyes estrictas de relación entre la Luz y el Kli. Si trabajamos para conectarnos unos a otros, entonces será bueno, si no, entonces será malo.

Soy culpable. En otras palabras, tenemos el conocimiento y debemos difundirlo entre el pueblo de Israel con toda nuestra fuerza; debemos recurrir a todos los que están dispuestos a escuchar y comprendernos. Así, podría ser que unas pocas gotas, finalmente, penetraran incluso en el segundo sector que está fuertemente en contra de esto.

En mi opinión, el núcleo religioso debe ser envuelto por los seculares, la gente que desarrolla la característica de otorgamiento y amor dentro de su entorno y podría incluso penetrar internamente.
[129093]
De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá, Escritos de Baal HaSulam 4/mar/14

Material relacionado:
Es un tiempo de angustia para Jacob
El pueblo de Israel en la tierra de Israel
Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, parte 49

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta