Dos partes inseparables

Dr. Michael LaitmanNuestra realidad se divide en mundos, Partzufim y Sefirot, que son la envoltura y el lugar donde se encuentra el alma. El alma es el resultado de la evolución de esta estructura y se desarrolla a partir de su punto interior.

Del mismo modo, la naturaleza inanimada se desarrolló por primera vez en nuestro mundo, siguió la naturaleza vegetal, luego la animal y finalmente el hombre. Así es exactamente cómo el sistema espiritual que precedió al sistema de la naturaleza se desarrolló.

Existe una correlación entre los sistemas de los mundos con sus mecanismos y el sistema del alma que está en el sistema de los mundos. Los mundos son sólo la parte exterior, mientras que el alma es interna.

De hecho, hay una sola alma, pero no la siento. Tendremos que lograrla en el futuro. Cuanto más nos conectamos, más nos convertimos en parte de este sistema, más empezamos a sentirlo. Pero mientras tanto, estamos desconectados de este sentimiento.

El sistema de los mundos se divide en interior y exterior. Lo interior son los sistemas del mundo de Ein Sof (Infinito) y los mundos de AK y Atzilut. Lo exterior son los mundos de BYA e incluye este mundo, que es el nivel más bajo.

Hay un alma que sufrió la ruptura en estos mundos y que también incluye dos partes: interior y exterior, tanto antes como después de la ruptura, tanto por el bien de la corrupción como por el de la corrección.

Lo interior de las almas son personas que anhelan ir directo al Creador (Yashar-El), que anhelan la adhesión con Él. Hace 5,774 años Adán fue el primero en descubrir este anhelo y descubrió el sistema del alma general y de los mundos.

Pasaron veinte generaciones hasta que Abraham reunió, en un grupo, a la gente que quería alcanzar al Creador, lo llamó Israel (Yashar-El). Así, los distinguió de los demás para que pudieran empezar a trabajar de acuerdo al principio de “ama a tu prójimo como a ti mismo” y alcanzar la equivalencia de forma con el Creador, por consiguiente alcanzar el sistema superior.

Después, este grupo sufrió la ruptura y fue exiliado; igual que hoy, este grupo, junto con todos los que se unen día a día, se forma y prepara para la corrección. En general, la fase de la corrección ha llegado y no sólo para este grupo, sino para toda la humanidad.

En conjunto, la división en dos partes se mantiene durante todo el camino: la nación de Israel (que anhela al Creador) se divide en dos partes, GE (interioridad) y AHP (externalidad). La humanidad también se divide en interior y exterior y, en general, podemos identificar las dos partes en cada individuo, ya que ‘lo individual y lo general son iguales’ Esto se refiere tanto a los mundos como a las almas, después de que el alma general fue rota.

La interioridad y la exterioridad son opuestas entre sí y la Luz Superior opera en ellas a fin de coordinar el sistema de los mundos y el sistema de las almas.

La influencia de la Luz Superior en nosotros, también se divide en interior y exterior, porque si las vasijas se dividen en dos partes con respecto a la Luz, al Creador, al sistema superior; la separación de funciones es discernible en todas las facetas.

En consecuencia, la exterioridad de los mundos se llama las naciones del mundo y la interioridad se llama Israel, de acuerdo a la dirección de Yashar-El. La nación de Israel y las naciones del mundo también se dividen en interioridad y exterioridad.

Cada mundo, cada Partzuf, en el sistema general, en el que las almas existen hasta que se conecten en una sola alma; este sistema operativo completo que conduce a las almas, también se divide en interioridad y exterioridad, en GE (vasijas de otorgamiento) y AHP (vasijas de recepción).
[128929]
De la lección diaria de Cabalá 3/mar/14,  Escritos de Baal HaSulam

Material relacionado:
El trabajo en la escritura de las letras del trabajo
El burro cabalga sobre el hombre
Un camino directamente hacia nosotros y el mundo entero

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta