El inmenso potencial del “hablante”

Dr. Michael LaitmanDe un artículo de Baal HaSulam, “Introducción al Libro, Panim Meirot uMasbirot”: Sección 3: Déjenme explicar el asunto. Distinguimos cuatro divisiones en la especie hablante, organizadas en grados uno encima de otro. Aquellos son; las masas, los fuertes, los ricos, y los sagaces. Son iguales a los cuatro grados en toda la realidad, llamados:

  1. Inanimado
  2. Vegetativo
  3. Animado
  4. ¨Hablante¨

…En la cima de ellos está el hablante, que consiste de fuerza emocional y fuerza intelectual juntas. Por esta razón, su poder no es limitado por tiempo y espacio en atraer lo que es bueno para este y rechazar lo que es dañino, como el animado.

Esto es así a causa de su ciencia, la cual es un asunto espiritual, no limitado por tiempo y espacio.

Uno puede enseñar a otros donde sea que se encuentren en toda la realidad, y en el pasado y el futuro a través de todas las generaciones.

Se concluye que el valor de una persona del hablante se iguala con el valor de todas las fuerzas en el vegetativo y el animado en toda la realidad en ese tiempo y en todas las generaciones pasadas. Esto es así porque su poder los abarca y los contiene dentro de su propio ser, junto con todas sus fuerzas.

Después que el deseo de recibir fue creado, comenzó a desarrollarse no cuantitativamente, como si su peso fuera un kilogramo y se desarrollara hasta diez kilogramos. En ningún lugar en la naturaleza el desarrollo cuantitativo es considerado desarrollo. Si un niño creciera, incrementando sólo su peso, sería llamado mentalmente no desarrollado.

Esto significa que siempre asociamos el desarrollo con una nueva cualidad. Antes que nada está la acumulación de sabiduría, el reconocimiento del mal, investigaciones y observaciones. Y si requerimos más poder para esto, entonces lo obtenemos en correspondencia.

Aparentemente, sólo los cambios cualitativos son considerados como detonadores de desarrollo en la naturaleza. El desarrollo cuantitativo no es considerado, ¿cuál sería el beneficio de añadir uno más, un millón más o incluso mil millones más de lo mismo? Pero, es importante que una adición cambie la cualidad, como un cambio en el número de electrones, protones y partículas adicionales dentro del átomo, y en correspondencia hay desarrollo.

Los átomos se conectan en moléculas; las moléculas se vuelven más y más complejas y se conectan en células. El núcleo de la célula aparece dentro del centro de la célula y está listo para manejar los procesos dentro de la célula. Las células ganan la posibilidad de conectarse, especializarse en diferentes actividades. No estamos hablando aquí del número de células, sino acerca de su cualidad.

Diferentes tipos de células comienzan a formarse a partir de células madre, a partir de las cuales se construye el cuerpo humano. Esto significa que el desarrollo es siempre cualitativo. Baal HaSulam no habla de cantidades tampoco. Existen cuatro niveles de desarrollo que existen en el mundo: inanimado, vegetativo, animado, y hablante; son niveles de desarrollo y son cualitativos. El desarrollo cualitativo es que el deseo de recibir comienza a entender cada vez más lo que quiere.

Y esto es correcto, ¿de dónde podría saber lo que quiere? Si soy un deseo de recibir, con el fin de saber cuál es mi deseo, debo saber lo que el Creador quiere de mí. No estoy consciente de esto en los niveles del inanimado, vegetativo y animado. Y, en el nivel del hablante ya comienzo a entender que mi intelecto es una copia del intelecto del Creador que lo implantó en mí, porque era específicamente Su deseo que yo entendiera, pensara y fuera consciente de Él en una forma como esta.

Esto es llamado desarrollo. Gracias al desarrollo como este, puedo controlarme y controlar los diferentes procesos. Pero depende de mí entender que, todos los sistemas que se encuentran en mí, todo mi intelecto y emociones, todos los resultados del desarrollo, son una copia gradual dentro de mí de las características del Creador. Él deja sólo una cosa en mí, libertad de elección dentro de esos sistemas. Es decir, ¡asemejarse a Él o no!

Así es como nos desarrollamos de acuerdo a esos niveles, dando forma a sistemas cada vez más complejos en los niveles del inanimado, vegetativo, animado y hablante. Y esto hace posible para nosotros abordar el entendimiento de nuestra naturaleza más y más en el nivel del hablante y, controlar los niveles del inanimado, vegetativo y animado. Añadimos más y más deseo de recibir a nosotros mismos y, junto con esto, añadimos a nuestra habilidad de usarlo.

En el nivel de Adam esto ya no es hablar acerca de una habilidad mayor para usar el deseo de recibir, sino acerca de la habilidad de entender el deseo en sí. El nivel del Animado se realiza al máximo. El Adam es construido de forma diferente a partir de una aspecto cualitativo y para él, lo principal no es realizar su deseo sino, el propósito por el cual él está haciendo esto. El nivel de Adam (Hombre) comienza específicamente a partir de ello. De otra manera, seríamos una continuación del nivel animado. Para un Adam, lo que es importante es la razón de querer realizarse a sí mismo.

Aquí comienza el reconocimiento del mal. Corremos tras diferentes metas que sólo nos causan problemas, hasta que Adam -mediante el camino de Beitó (a su tiempo), mediante el camino del sufrimiento- llega a la pregunta: ¿Cuál es la razón de vivir? Esto significa que busca un propósito adecuado al cual no le moleste dedicar su vida. El desarrollo del deseo es hecho de forma gradual y sistemática y, en última instancia, nos trae el resultado correcto.
[129285]
De la tercera parte de la lección diaria de Cabalá 3/jun/14, Escritos de Baal HaSulam

Material relacionado:
Cuando la espiritualidad se convierte en nuestra vida
De una célula de pensamiento hacia una mente ilimitada
Inanimado, vegetativo, animado y hablante

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta