La crisis de los refugiados en Europa

Dr. Michael LaitmanPregunta: Una inundación gigantesca de solicitantes de asilo abruman a Europa. El año pasado 260,000 inmigrantes y refugiados llegaron a las costas de Europa. Huyendo de guerras, genocidios, las crisis humanitarias y vidas problemáticas.

Como resultado, la inmensa ola crea una tremenda tensión y vuelve la situación incontrolable.

Es especialmente dificil para los países que en sí ya sufren los golpes de la crisis económica.

Los problemas de Medio Oriente perturban a Europa y no la dejan vivir tranquilamente.

La pregunta es, ¿cómo hacer frente a ese desastre? Hay numerosas opiniones acerca de esta situación. Algunas de ellas demandan solidaridad hacia las masas de gente desplazada, otros suplican detener su invasión. ¿Qué piensa usted personalmente de este asunto?

Respuesta: Dejen que los que están de acuerdo con los  migrantes abran sus puertas y se ocupen de ellos directamente, esto va a solucionar el problema.

Se supone que la gente debe mantenerse detrás de sus propios ideales, en vez de afirmar valores que eventualmente se imponen sobre los hombros de los demás. Si uno piensa que hay que encargarse de las personas desplazadas, uno tiene que hacerlo personalmente. Cualquier otra conducta se trata sólo de nobles palabras.

¡La ambigüedad tiene que separarse de inmediato! ¿Quién más debe poner en práctica los principios de alguien más en lugar del que los afirma? Si yo apoyo la hospitalidad, tengo que cargar con el peso en mis hombros también.

Pregunta: Aun así, ¿no le parece que se deba ejercer un enfoque más amplio al problema?

Respuesta: Las instituciones gubernamentales son inútiles aquí. ¿Por qué hablar de Grecia si los países más ricos, como Francia y Alemania, no son capaces de acomodar el flujo de inmigrantes? No existe una solución factible incluso a largo plazo, sobre todo teniendo en cuenta la próxima crisis.

Así que repito: aquel  que declara su solidaridad con los migrantes debe personalmente aplicarla en la vida. Si es así, la resolución podría ser como sigue: los infiltrados deben detenerse en las fronteras, una línea que se mueve hacia adelante al ritmo del deseo de los europeos locales, se debería formar un cuidado personal de las familias desplazadas. Después de conseguir el permiso para entrar y permanecer en el país, los refugiados deben ir directamente a direcciones concretas.

Por ejemplo, cuando mi familia y yo nos repatriados a Israel hace más de 40 años, en el aeropuerto nos dieron las identificaciones y nos dijeron exactamente a dónde ir. Además, había un coche que nos recogió con nuestro equipaje y nos llevó al hotel Karmelia en Haifa.

¿La Europa actual es capaz de acomodar a los migrantes de la misma forma? Puede proveer lugares para trabajar, si no, entonces su llegada a Europa es totalmente impredecible.

Esto explica por qué la única alternativa hoy es la ayuda del sector privado, las organizaciones comunitarias, los órganos del Estado y las oficinas de inmigración que se llevan toda la responsabilidad de la absorción de los refugiados. Hay que hacerlo de una manera ordenada.

Sin embargo, la situación ya está en curso y no importa que no exista una solución factible, puede que funcione hoy en día, podría funcionar mañana o pasado mañana. Si  los migrantes fueran detenidos en las fronteras en el inicio del proceso, si no se les permitiera entrar en la Unión Europea, no surgirían nuevas oleadas de refugiados. Sólo después de tomar una decisión adecuada sobre su alojamiento va a ser  posible que residan en los países de destino. Es una calle de doble sentido: no hay solución, no hay infiltración.

Actuar de otra manera es imposible. Si alguien piensa que es viable, déjenlos implementar sus ideas, literal y personalmente.

En lugar de encontrar una solución, Europa permite que los huéspedes no deseados se asienten en los parques, playas y refugios improvisados temporales. ¿Y  qué?

Cualquiera que diga que debemos ayudar a los refugiados es bienvenido a abrir su casa para ellos.

Las palabras no van a ayudarán aquí. El problema no es sólo en Grecia, sino incluso en los países más fuertes como Alemania y Francia, que no pueden hacerse cargo de los refugiados.

(Rav Michael Laitman en una charla con Oren Levi y Tal Mendelbaum Ben Moshe).

Resumen:

Cualquiera que diga que debemos ayudar a los refugiados es bienvenido a abrir su casa para ellos.

Las palabras no van a ayudarán aquí. El problema no es sólo en Grecia, sino incluso en los países más fuertes como Alemania y Francia, que no pueden hacerse cargo de los refugiados.

¿Por qué pasa esto hoy? La razón es que el mundo está adquiriendo una nueva forma,  sin límites, donde todo se mezcla y todo lo que es integral. Imagina que te encuentras con extraños en tu cocina o alguien durmiendo en tu cama. ¡Eso da miedo! No hay ningún lugar a donde puedas escapar. No hay lugar en este planeta donde se pueda estar solo, ni siquiera 10 metros cuadrados.

¿Por qué nos sentimos de esta forma? Para que podamos reconocer nuestra obligación de cambiar nuestra naturaleza, para salir de nuestros límites internos. La naturaleza nos obliga a desarrollarnos a un nivel en el que sintamos que todos somos un solo corazón, un solo cuerpo y un solo pensamiento.

Las correcciones que no realizamos en las relaciones entre nosotros son forzadas sobre nosotros por la aplanadora de la evolución.

En realidad, es a los europeos individualistas a quienes se les ha dado esta crisis con los refugiados, ya que la naturaleza nos obliga a cambiar nuestra actitud ante los extraños y considerarlos como si fueran nuestros hijos, “ama a tu prójimo como a ti mismo”. También habrá golpes financieros y diferentes golpes naturales que nos enseñan que todos estamos en un mismo barco y eso es todo.

Entonces el mundo vendrá a la nación de Israel y exigirá la solución de nosotros, porque la solución se encuentra en la sabiduría de la Cabalá, en la sabiduría de la conexión.

La crisis de los refugiados en Europa no es una crisis temporal, sino que en realidad parte de una serie de golpes intencionales que nos obligará a corregirnos. Las oleadas de inmigrantes que conducen  a la mezcla de poblaciones inundarán el mundo: desde América del Sur a América del Norte, y los musulmanes de todo el mundo. Los europeos sentirán que no pueden seguir viviendo a menos que cambiemos nuestra actitud hacia los demás. Entonces van a ser dignos de la corrección de la naturaleza humana y sentirán que la nación de Israel tiene el método para la corrección.

Cuando desarrollemos la capacidad de sentir que todos somos una sola familia, la vida en nuestro mundo será Celestial.
[165718]
De Kabtv “Una vida nueva ” 22/ago/15

Material relacionado:
Extremismo de derecha en europa, parte 1
Guerra hasta que alcancemos una victoria completa en el corazón
Europa, el punto de no retorno

Un comentario

  1. Me da cierta intranquilidad, es la inseguridad de no llegar, en el momento adecuado, a la capacidad de poder ayudar con todo amor y respeto a los mas necesitados. Deberíamos estar mas cerca de la unificación y revelación pues no seriamos útiles.

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: