Si yo fuera un Rothschild

Dr. Michael LaitmanOpinión (Rothschild Wealth Management): “La prosperidad económica y el consumo son la medida para la realización del ‘yo’. El PIB (producto interno bruto) per cápita mide el estado de la sociedad y parece que hemos creado una religión del consumo y la hemos alimentado a través del sistema de crédito.

La crisis financiera en el año 2008 detuvo el crecimiento económico: 50% de desempleo entre los jóvenes en Europa, la inminente crisis de pensiones y otros problemas difíciles pintan un futuro sombrío para europeos y estadounidenses. Este es el final de la economía de consumo.

La juventud occidental ha entrado en una economía cooperativa, una economía de consumo común, el comercio de trueque, el reciclaje. Su base es la interacción conjunta, las relaciones humanas.

Cuando el hombre occidental se vio obligado a entrar en conexión con los demás al intercambiar bienes y servicios, en la relación con extraños, comenzó a sentir los beneficios. De relaciones bien establecidas hay beneficio económico, es decir, beneficio mensurable.

No estoy tratando de promover la economía colectiva, pero es útil para asignar nuevos recursos económicos e interacción social entre la gente y esto, no existía en el mundo antes de la crisis. Esto es más que una teoría de trabajo en grupo, es un tipo de dividendos económicos salidos de relaciones correctas entre la gente, en el marco del sistema económico existente. Esto habla de la interacción social (influencia mutua) como una meta, como realización de la persona, como un producto independiente con un beneficio económico independiente.

Si antes la autorrealización de la persona y la cultura de consumo popular eran sinónimos, ahora el elemento de interacción social, es un nuevo componente cuyo peso en la realización del hombre occidental es enorme. La economía occidental, donde el consumo de la clase media ha sido su punto central, por primera vez encuentra cambios en el orden de preferencia de la nueva generación. Han aprendido a consumir menos al sustituir el beneficio del consumo con el beneficio de las relaciones entre las personas, la generación más joven está dando el primer paso para cambiar el paradigma económico”.

Mi comentario: El pensamiento es correcto, porque se está llegando a la conclusión correcta de lo que está sucediendo. Pero Lord Rothschild no ve que más allá de los cambios del paradigma económico de la sociedad, hay una transición de un componente económico a un componente social.

Las perspectivas a largo plazo son comprensibles, sólo para alguien que aprende la sabiduría de la Cabalá, el programa de corrección del paradigma egoísta de la sociedad a un paradigma altruista. Su realización es posible sólo a través de la creación de nuevas conexiones entre las personas bajo la dirección de los cabalistas. Lord Rothschild tendría que estar de acuerdo con esto.
[165992]

Material relacionado:
La economía de la garantía mutua global
La economía compartida: la economía del futuro
Anti-consumismo está ganando fuerza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta