Un buen tiempo para examinarse

Dr. Michael LaitmanEl mes de Tishrei está llegando, un mes especial lleno de fiestas. Las festividades judías no sólo cumplen una obligación tradicional, estas tienen raíces espirituales que se derivan de las fuerzas de la naturaleza que operan en ciclos, de acuerdo a la rotación de la Tierra alrededor del sol y otras razones más elevadas.

Sentimos que cada día influye nuestro mundo con distintas fuerzas: Un día no es como otro y una noche no es como otra noche, estamos cambiando todo el tiempo. Hay días más placenteros y mejores y, hay días problemáticos.

El mes de Elul es un buen tiempo para examinar lo que hicimos en el año anterior y lo que intentamos hacer en el Año Nuevo.

El significado del nombre ¨Elul¨ es un acrónimo, ¨Aní Ledodi Vedodi Lí¨ (Yo soy de mi amado y mi amado es mío) (Cantar de los cantares 6:3). Debemos entender el pedido esencial del Creador, la fuerza más grande de la naturaleza. ¨Yo soy de mi amado¨ significa que, necesito examinarme este mes antes del inicio del año nuevo, en un periodo especial de concentración de fuerzas únicas dentro de nosotros y nuestra influencia en el mundo.

Debemos realizar lo que está escrito en la Torá, las obligaciones que fueron recibidas en el Monte Sinaí: ¨Llegar a ser como un hombre con un corazón¨ y ¨Todo Israel son amigos¨. Finalmente nos compete a nosotros alcanzar; ¨y amarás a tu prójimo como a ti mismo¨ y completar la unión

Las personas no entienden lo que es el amor. En nuestro mundo, esta palabra adquiere un matiz muy sucio o sexual o, conectamos esta palabra con amor por los animales, árboles y el cuidado de la naturaleza.

Pero el concepto de amar a los demás significa conectarnos para sentir todos los deseos de los demás y tratar de llenarlos. Es como la conexión de dos dispositivos, si los conectamos correctamente, el resultado es un solo dispositivo todas sus partes pueden entenderse entre sí y trabajar juntas.

Es así como una máquina está construida, para que todas sus partes trabajen en conjunto, como los órganos de un cuerpo que se apoyan entre sí. En este caso, es posible decir que hay amor entre ellos.

La Torá está hablando de un amor como este, sobre la conexión mutua, sobre el entendimiento entre todos, cuando cada uno trabaja por los demás. Si cada uno trabaja para los demás, emerge un sistema perfecto y esta es la situación que debemos alcanzar.

Primero fue creado sólo una persona, Adán, un deseo. Pero, después de esto este sistema se rompió en una multitud de fragmentos que no eran capaces de integrarse entre sí. Nuestro trabajo es encontrar un lugar para cada uno, que sea apropiado para él y, aclarar en qué forma él debe integrarse con los demás. Es como un rompecabezas gigante que debemos juntar en una sola imagen.

Este rompecabezas incluye 600 000 partes esenciales, llamado ¨seiscientas mil almas¨ y una multitud de pequeños fragmentos adicionales que están insertados entre nosotros. Cada persona en este mundo tiene un parte de todo el rompecabezas porque todos nosotros somos los ¨hijos de Adam¨ y, debemos componerlo juntos.

Pero, la obligación principal en juntar este rompecabezas está impuesto sobre el pueblo de Israel. Ellos son los constituyentes principales de todos sus miles de millones de partes. Si el pueblo de Israel se junta de forma correcta y conecta este rompecabezas de forma correcta entonces, el resto de los fragmentos empezarán a moverse y buscar su lugar. Y finalmente, cada uno se integrará con los demás y, llegará a integrarse en el rompecabezas.

De esta forma, la humanidad alcanzará  armonía, una unión maravillosa y la integración global correcta que nuestro mundo requiere hoy en día tan profundamente.
[165997]
De un programa de radio israelí 103FM, 30/ago/15

Material relacionado:
Los resultados de la carrera de mil años
Los problemas que surgen de un exceso de inteligencia
Mirando el entorno a través de los ojos del amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: