Un cabalista no es un científico ordinario

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Quién es un cabalista? ¿Qué ve él que nosotros no vemos? ¿Qué siente él que nosotros no sentimos? ¿Tiene poderes sobrenaturales? ¿Cómo una persona se convierte en cabalista? ¿Nos revelará usted todos los secretos de la sabiduría de la Cabalá?

Respuesta: Un cabalista es un científico, pero no un científico ordinario. Explora el mundo y quiere llegar a la raíz de todo lo que sucede, para descubrir y saber por qué todo está dispuesto de tal forma, de dónde aparece y a dónde va.

Es una persona que tiene necesidad interior de alcanzar el mundo en el que vive y descubrir lo que este mundo espera de él. Es una persona que nace con una pregunta dentro de él que lo quema y no lo deja descansar: ¿Para qué nos fue dada esta vida? ¿Cuál es su significado? ¿Por qué nací? Hoy en día esta pregunta molesta a mucha gente, pero en el pasado sólo fue herencia de personas elegidas.

El primer cabalista fue Adam HaRishon (el primer hombre), fue una persona que vivió hace 5,775 años. Adam descubrió el secreto de la vida y escribió un libro sobre esto. Ciertamente, vivió gente mucho antes que él, pero Adam se considera el primer hombre porque descubrió la esencia interior de la naturaleza y el poder oculto que está detrás de todas las fuerzas externas e individuales que aparecen ante nosotros.

Vivimos en una realidad en la que parte de ella se revela claramente, mientras que la otra parte está oculta. Cada vez descubrimos alguna otra parte de la realidad, así avanzamos. Pero hay una realidad que, si no cambiamos nosotros mismos, permanece siempre oculta de nuestro discernimiento .

La realidad oculta es imperceptible a nuestros sentidos; estamos limitados por los cinco sentidos: vista, oído, gusto, olfato y tacto, pero la realidad es mucho más extensa. No sabemos nada que esté fuera del alcance de nuestros sentidos.

Sólo estamos dispuestos a ampliar un poco su alcance: aumentando la visión a través de microscopios y telescopios, oyendo a través del radar y de buscadores de gran alcance; inventamos todo tipo de instrumentos sensoriales. Pero, en principio, estos son sólo pequeñas adiciones a nuestros sentidos naturales para que los ojos vean a una distancia mayor y los oídos oigan mejor.

En principio, ni siquiera podemos adivinar los sentidos que nos faltan. El mundo es mucho más rico y diverso, pero no sabemos nada al respecto. Hay otras dimensiones superiores, más amplias que la realidad mundana habitual y que nos podrían ser reveladas, pero no estamos preparados para descubrirlas.

El desarrollo de la ciencia lleva a la persona a una línea; siente que tiene que haber algo más allá de los límites de nuestro mundo. Pero ¿dónde está la puerta, el camino a través del cual sería posible salir de nuestra naturaleza y entrar en otras dimensiones que no vemos, no nos damos cuenta y no la sentimos ahora?

Supongamos que todas las personas son ciegas, entonces podríamos llevarnos bien en este mundo sin ver, aun sin sospechar que nos falta algo. De la misma manera, no sospechamos que nos falta un sentido muy importante, la sensación del Poder Superior general, que organiza y maneja todo.

No sentimos este poder ni nuestra relación con él; se oculta de nosotros como si no existiera en absoluto. Pero, de hecho, simplemente carecemos del desarrollo que hará posible que podamos descubrirlo y alcanzarlo.
[165302]
Del programa de Radio Israeli 103FM, 2/ago/15

Material relacionado:
Un cabalista es su propio laboratorio
El único ritual del cabalista
Cómo reconocer a un verdadero cabalista

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: