La situación en Israel: equilibrando dos fuerzas

Dr. Michael LaitmanPregunta: Hoy en día muchas personas aceptan el hecho de que sólo la buena conexión entre nosotros nos salvará de todos nuestros problemas. Pero, al mismo tiempo, se dan cuenta de que el hombre está, naturalmente en contra de la conexión y la unidad con los demás. ¿Cómo podemos solucionar este problema?

Respuesta: Hay un método que Abraham desarrollo. Él no lo inventó, simplemente estudió la naturaleza y vio que hay una fuerza negativa que crece constantemente entre nosotros y en cada uno de nosotros, el ego; sin embargo, al mismo tiempo, existe también una fuerza positiva en la naturaleza que la contrarresta.

Tenemos que atraer la influencia de la fuerza positiva, para que ayude a equilibrar la fuerza negativa y por lo tanto, nos permita estar en un estado de equilibrio.

Es imposible manejar la fuerza negativa y deshacernos de ella, destruirla o dejar de someternos a ella, excepto mediante la adición de la fuerza positiva a nuestro mundo. Este es el método que Abraham descubrió.

Desde entonces, el pueblo de Israel la ha estado utilizando. De hecho hubo buenos tiempos en nuestra historia, cuando pudimos utilizar la fuerza positiva para equilibrar la fuerza negativa dentro de nosotros y logramos una vida equilibrada, buena y pacífica.

Pero esto no siempre fue así a lo largo de nuestra historia. Hace 2,000 años, no pudimos mantener el equilibrio entre las dos fuerzas; la fuerza negativa, nuestro ego, creció, lo que llevó a la destrucción del Templo.

Hoy en día, estamos en la misma situación. Las leyes de la naturaleza no han cambiado. Tenemos que aprender a atraer la fuerza positiva para equilibrar la fuerza negativa. No podríamos sobrevivir sin la fuerza negativa porque, después de todo, el mundo existe como consecuencia de los opuestos: positivo y negativo, frío y calor, presión y vacío, etc.

Siempre hay dos fuerzas opuestas y la perfección depende del equilibrio entre ellas. El problema de la humanidad es que funcionamos sólo con la fuerza negativa, mientras que la fuerza positiva sólo puede alcanzarse a través de la sabiduría de la Cabalá, el método que Abraham descubrió. Nosotros, sus descendientes, podemos estimular esta fuerza positiva para equilibrar la fuerza negativa y por lo tanto, traer paz, tranquilidad, prosperidad, bondad, perfección y plenitud al mundo entero.
[168224]
Del programa de radio israelí 103FM 18/oct/15

Material relacionado:
El rol de la nación de Israel
¿Qué clase de país estamos preparando para nuestros hijos y nietos
La unión de los opuestos es más rápida que la velocidad de la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta