Maldecir mata al ADN

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (forum): “En un experimento reciente se descubrió que las semillas de las plantas a las que se les gritó y maldijo no germinaron. Examinaron lo que pasó con las semillas desde el aspecto biológico y descubrieron que maldecir y gritar daña el mecanismo genético de la planta, provocando su muerte inmediata.

Las palabras pueden ser liberadas en forma de frecuencias electromagnéticas que afectan directamente las propiedades y estructura de las moléculas de ADN. Estas moléculas son las responsables de la herencia humana. Así que el contenido del habla afecta directamente el genoma humano. Si la persona utiliza constantemente un lenguaje soez, sus cromosomas comienzan a transformar activamente su estructura y un programa negativo se crea dentro de las moléculas de ADN. Estas distorsiones cambian gradualmente la estructura del ADN y esto se transmite a los descendientes del organismo. La acumulación de características negativas también puede ser llamada un “programa de autodestrucción”.

Maldecir estimula un efecto de mutación genética, similar en intensidad a la radiactividad de mil películas rayos X. Así que una palabra es un arma de doble filo y el ADN toma la palabra y su significado. Con la ayuda de la palabra, el habla y el pensamiento (el habla es el resultado del pensamiento), la persona esculpe su mecanismo genético como una estatua. Así que, de generación en generación, los procesos destructivos aumentan como una bola de nieve, convierten y se arraigan en el genoma humano a través del habla. Además, para el ADN no importa si el participante que habla es una persona viva o un personaje de televisión”.

Mi comentario: Todo lo que existe, no sólo lo que sentimos, penetra a través de líneas infinitas de conexión y dependencias que llenan por completo el vacío entre todos los objetos. Detectamos una fracción insignificante de la existencia y, en una medida aún más pequeño, las conexiones entre sus partes. Más aún, descubrimos un mundo imaginario que no existe en absoluto o más precisamente, que existe sólo en nuestra imaginación. ¡Pero lo esencial que hay que aclarar es que todos nuestros pensamientos y acciones tienen una influencia inmensa en todos los mundos!

La sabiduría de la Cabalá nos lo explica con precisión, nos enseña de qué manera debemos comportarnos. Esta conducta no es de acuerdo con lo que sentimos, porque sentimos un mundo imaginario, sino de acuerdo a lo que realmente existe. Así que las reglas generales (otorgamiento y amor), que la sabiduría de la Cabalá llama a que sean implementadas, nos parecen imaginarias.
[166119]

Material relacionado:
Usa el poder de la mente para corregir elmundo
En conexión con la naturaleza
percepción de información ilimitada

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: