Ofrenda de incienso

Dr. Michael LaitmanLa Torá, Números, 16:4-16:7: Y cuando Moisés lo escuchó, cayó sobre su rostro. Y habló a Coré y a toda su compañía, diciendo: ‘En la mañana el SEÑOR te mostrará quién es Suyo y quién es santo y, causará que se acerquen a Él; incluso aquel a quien Él elija, Él causará que se acerque a Él.  Haz esto: toma tus incensarios Coré y toda su compañía; pon fuego en el interior y pon incienso en ellos ante el SEÑOR mañana; será que el hombre a quien el SEÑOR elija, será santo; demandan demasiado, hijos de Leví’.

El incienso es la Luz que Retorna, una vasija (deseos corregidos), la cual todos pueden ofrecer como el estado corregido en la forma correcta del alma. Una persona lo ofrece para contactar al Creador, la fuerza superior de amor y otorgamiento y para revisar si está conectado a Él, en semejanza a Él y en equivalencia de forma.

Esto es otorgamiento, elevar el deseo, elevar MAN. Tal atributo dentro de nosotros puede entrar en contacto con el Creador, pero al mismo tiempo, tenemos que renunciar a todas las demandas y peticiones egoístas y, enfocarnos totalmente en lo que es llamado incienso.

El incienso representa un estado en el cual, por ejemplo, nada queda de las plantas desecadas excepto el olor. Esto significa que nada queda de la persona y todo se eleva hacia el Creador.

Cuando él lo ofrece por sí mismo, si actúa correctamente, determina su destino. Pero si no lo hace, su nivel actual muere y en su lugar, se requiere del siguiente nivel. Entonces puede ocurrir lo que es llamado “y el bastón de Aarón florecerá”.
[167070]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 20/may/15

Material relacionado:
El altar será santísimo
Trabajo estéril
Errores involuntarios que llegan a ser méritos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta