Es imposible negarse a ser el pueblo elegido

Dr. Michael LaitmanBaal HaSulam, Arvut (Garantía mutua), artículo 26: Tengan en cuenta que es evidente para toda persona educada, la invitación que el Creador había enviado a Israel por medio de Moisés, antes de la recepción de la Torá.

Como está escrito (Éxodo, 19: 5), “‘Ahora por lo tanto, si quieren escuchar Mi voz y guardar Mi pacto, serán Mi propio tesoro entre todos los pueblos; pues toda la tierra es Mía; ustedes serán Mi reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel’.

Y Moisés vino y llamó a los ancianos del pueblo y les dijo las palabras que el Señor le había encomendado. Y todo el pueblo respondió al unísono diciendo: ‘Todo lo que el Señor ha dicho, lo haremos’. Y Moisés le reportó al Señor, las palabras del pueblo”.

¿Cumple el pueblo de Israel la promesa dada al Creador o, al menos parte del pueblo?

El Creador prometió que garantizaría una relación especial con Él, la llamó pacto, siempre y cuando mantengamos Sus condiciones. El Creador dijo que escogió a nuestro pueblo de entre todos los pueblos y debemos convertirnos en ese pueblo lo queremos o no, porque eso es lo que el Creador decidió.

99.9% de nosotros se negó a ser el pueblo elegido, un pueblo especial. ¿Quién lo necesita? Hemos sufrido bastante por esto a lo largo de nuestra historia. Cada uno puede confirmar que este pacto no nos ha traído nada bueno; al menos, así es como nos parece hasta ahora. Pero el pacto fue decidido desde arriba y tenemos que aceptarlo; no hay nada que discutir.

El Creador dice: ‘…serán Mi propio tesoro entre todos los pueblos’, es decir, que debemos llegar a ser un vínculo de transición entre el poder superior y la humanidad, para transmitir la alta dirección al mundo.

‘Pues toda la tierra es Mía’, toda la creación, todo el deseo de recibir creado, está bajo el control del poder superior. Sin embargo, el Creador quiere pasar el control al pueblo de Israel, que fue elegido por Él para esta misión. El Creador nos eligió y tenemos que tomar el control de nuestro deseo egoísta.

‘Ustedes serán Mi reino de sacerdotes’ es decir, que vamos a hacer este trabajo. El trabajo es transferir las chispas de otorgamiento a todos los pueblos, para que alcancen el otorgamiento y ahí, descubran al Creador, ‘porque todos me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande’ (Jeremías 31:33) . Con este trabajo, nos convertimos en ‘una nación santa’.

‘Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel’. Es decir, cada uno recibió la orden del Creador, no personalmente, sino a través del punto en el corazón que se llama Moisés; oyeron la voz del Creador, no directamente con claro conocimiento y sentimiento, sino a través de un emisario.

Moisés transmitió esta orden a los hijos de Israel. Todos saben por la Torá, que para Moisés, fue difícil llevar a cabo esta misión y obtener el consentimiento del pueblo. Pero finalmente, el pueblo aceptó trabajar unido, como una persona y proclamaron, ‘Todo lo que el Señor ha dicho, lo haremos’ y ‘Moisés le reportó al Señor, las palabras del pueblo’.

Esto significa que el consentimiento mutuo ya está en nuestras raíces. Actúa y funciona aunque no lo sentimos. Ya nadie pide recibir y firmar este pacto, sólo renovarlo de acuerdo al nivel de nuestro desarrollo actual.

A pesar de que, por parte nuestra, se rompió la conexión, no disminuye nuestro vínculo ni con el poder superior ni entre nosotros. Es sólo que ocurrió un descenso profundo que hizo posible que descubrieramos todo el mal entre nosotros, para que así podamos corregirlo y santificarlo, es decir, que llegaríamos hasta el nivel de otorgamiento por el otorgamiento y hasta el nivel de recepción por el otorgamiento. Esto es lo que el pueblo de Israel debe hacer.
[168333]
De la lección diaria de Cabalá 19/oct/15, Escritos de Baal HaSulam 

 Material relacionado:
¿Porqué el pueblo judío es considerado el pueblo elegido?
No es el lugar el que santifica a la persona, sino que la persona es quien santifica el lugar
Los patriarcas: antes y ahora

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: