Interno y externo, parte 1

Dr. Michael LaitmanLa decisión es suya

Baal HaSulam escribe que el universo entero, todos los mundos, están divididos en partes internas y externas. Es por eso que la separación en interioridad y exterioridad también existe en este mundo material.

Todas las partes internas están conectadas unas con otras a través de toda la pirámide, de la cima a la base. Cada uno de sus escalones contiene las partes interna y externa. Todas ellas están encerradas una en la otra como un tubo telescópico de manera que la parte externa del nivel superior impacta la parte interna del nivel que está por debajo. Así es como este proceso fluye de abajo hacia arriba.

Esta construcción espiritual se refleja en nuestro mundo material. Esto explica por qué este mundo también está dividido en la parte interna llamada Israel y la capa externa llamada las naciones del mundo.

Israel son aquellos babilonios que se unieron alrededor de Abraham sobre la base de amar a sus prójimos como a ellos mismos, aquellos que se esforzaron por volverse similares a la naturaleza, el sistema general de la vida. Los otros babilonios que no siguieron a Abraham son llamados las setenta naciones del mundo.

Israel también se divide en partes interna y externa. La parte interna son aquellos que implementan el principio primordial descubierto por Abraham, definido mediante el concepto de “Israel” (Yashar-El), “directamente al Creador”, es decir, aquellos que se esforzaron por amar a sus prójimos como a ellos mismos. Este estado puede ser alcanzado al estudiar la ciencia de Cabalá que pone en acción la Luz que Reforma, la Luz que regresa a la fuente.

Pero la parte externa de Israel, son aquellos que se ocupan de actividades externas, la observancia física de los mandamientos sin la intención de amar a sus prójimos como a sí mismos.

Existe también una parte secular de Israel que no sigue ni los aspectos internos ni externos de la Torá.

Las naciones del mundo también tienen su parte interna, los justos que se esfuerzan por realizar buenas obras, y la parte externa, aquellos que provocan adversidades y daños. Entonces, ¿dónde está el elemento central que determina cómo mover a toda la humanidad para completar la corrección, la meta final de la creación?

Es posible avanzar por la fuerza bajo los golpes de la naturaleza que nos guían, nos dan dirección, y nos aplastan entre sus piedras de molino. Vemos que la naturaleza no tiene misericordia; nos gobiernan leyes rígidas e inmutables. El juicio y la misericordia gobiernan el mundo. Nos empujan hacia perseguir la meta. El camino natural de avance es coordinado por el programa incorporado en la naturaleza, “a su debido tiempo”.  

Pero, es posible involucrarnos en el proceso de corrección de forma voluntaria, y avanzar más rápido, “acelerar el tiempo”, escapando así de los golpes y la aflicción. Esa oportunidad es presentada a la humanidad mediante la parte interna de Israel que atrae la Luz Circundante, es decir mediante aquellos que estudian la ciencia de la Cabalá. Sólo ellos son capaces de acelerar el desarrollo humano para que el mundo entero llegue a la meta de la creación a lo largo de un buen camino.

Es por eso que las personas que pertenecen a “Israel”, es decir el grupo de Abraham, quienes son capaces de llevar al mundo entero a la benevolencia, pero no lo hacen, son quienes provocan los infortunios sobre ellos mismos y sobre los demás. El mundo entero está sufriendo y los odia por eso; quieren destruirlos dado que la humanidad subconscientemente siente que esas personas no cumplen su misión, y, por el contrario, dañan a los demás.

Si el grupo nombrado “Israel” actúa correctamente, es decir atrae la Luz Circundante, la Luz fluirá a través de ellos hacia el resto de la humanidad. Es la meta de la creación, dado que el Creador se esfuerza por complacer a todos para que “todos lo conozcan a Él, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande de ellos”.

Si esto sucede, el mundo entero apoyará a Israel y las naciones del mundo estarán del lado de aquellos que eligen el camino de la Luz y la aceleración del tiempo. Entonces, aquellos que se ocupen de estudiar Cabalá adquirirán la gratitud y apoyo de todos. El mundo entero los ayudará a lograr el mejor estado que haya existido.

Esto es lo que escribe Baal HaSulam al final de su Introducción al Libro del Zóhar. Ahora que saben de esto, la decisión es suya.
[169740]
De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá. Lección acerca del tema: “Selecciones de la fuente acerca del tema  Conexión entre interioridad y exterioridad en la Torá para la redención de Israel” 9/nov/15

Material relacionado:
La exterioridad sirve a la interioridad
Del desierto a la tierra de Israel
Los cabalistas acerca de la nación de Israel y las naciones del mundo, parte 10

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: