Leyes que se derivan de la Torá

thumbs_Laitman_137Torá, Números 19: 4-5: Eleazar el Cohen (sacerdote) tomará de su sangre con su dedo y rociará hacia la parte delantera de la tienda de reunión siete veces. La vaca deberá luego ser quemada en su presencia; su piel, su carne, su sangre, con su estiércol lo quemará.

Todo lo que la Torá nos habla parece un espectáculo bárbaro que tiene lugar en la escalera del mundo espiritual, no en el mundo material. La Torá nos dice en términos corporales lo que sucede en nuestros atributos, dentro de nosotros y entre nosotros.

Es muy difícil expresar sentimientos mediante el lenguaje de nuestro mundo porque hay muchas interpretaciones de la Torá. Después de todo, no nos dan la imagen correcta. Estas interpretaciones también necesitan interpretaciones ya que  los grandes cabalistas que alcanzaron los mundos espirituales describen las acciones espirituales como si se llevaran a cabo en nuestro mundo.

En general, se trata del hecho de que cada persona tiene que encontrar el punto del sacerdote (Cohen) dentro de sí y determinar cómo puede ayudar a corregir la combinación de Biná (el atributo de otorgamiento) y Maljut (el atributo de recepción).
La Torá está escrita para cada uno de nosotros. El sacerdote, levitas e Israel están en una sola persona y ella tiene que realizar estas acciones en diferentes niveles del ascenso espiritual.

Resulta que encuentro al sacerdote, el atributo que está conectado directamente a la fuerza del amor y otorgamiento. Extraigo la “vaca roja” de mis deseos internos y necesito sacrificarla y quitarle la piel, lo que significa tomar de ella los deseos no corregidos llamados sangre y rociarlos sobre el tabernáculo, que es el recipiente en el que recibo la revelación del Creador.
La vaca simboliza la conexión entre Biná y Maljut.

Pregunta: ¿Por qué debo rociar la sangre sobre el tabernáculo siete veces?

Respuesta: Porque hay siete Sefirot: Jésed, Guevurá, Tiféret, Nétzaj, Hod, Yesod y Maljut. Por lo tanto, todo en el mundo físico se divide en siete, como por ejemplo los siete días de la semana.
También hay una división de sesenta, como 60 minutos o segundos, que también proviene de la Torá, ya que Zeir Anpin incluye seis Sefirot (Jésed, Guevurá, Tiféret, Nétzaj, Hod, Yesod), y cada una de ellas está hecha de 10 niveles . Seis veces diez  es 60 y entonces, 60 acciones en Zeir Anpin equivalen a un otorgamiento a Maljut.

Además, existe también la división en 12 en el mundo corporal, que se deriva del concepto de las 12 tribus. Se trata de cuatro niveles (Jojmá, Biná, Zeir Anpin y Maljut) en cada uno de los cuales hay tres líneas. De esta forma, todas las grandes divisiones en nuestra mundo se derivan de la Torá.
[169543]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 24/jun/15

Material relacionado:
Sólo existirá el lenguaje del otorgamiento
El lenguaje es un programa de conexión humana
El principio de corrección en tres líneas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta