“Su padre da el blanco, su madre da el rojo y el Creador da el Alma”

Dr. Michael LaitmanAlgunas veces después de que lleguamos a un grupo, nos enteramos de que está en nosotros trabajar en la conexión y ser ‘como un sólo hombre con un sólo corazón’, es decir llegar a Arvut (responsabilidad mutua). Así, tratamos de acercarnos el uno al otro. Para esto, todos necesitamos alguna preparación.

A veces se necesitan varios meses y a veces años, hasta que la persona se entera de que es sólo dentro de la conexión, entre los amigos, dentro del grupo, entre la gente, donde el Creador, nos muestra la característica de otorgamiento y se revelan: el Kli y la Luz.

Se necesita mucho tiempo hasta que la persona, finalmente comienza a trabajar en la conexión, en la importancia de la meta, la importancia de la fuerza superior, otorgar y, la importancia de la conexión, dentro de la cual se da cuenta de esta idea, mientras más esfuerzo invierte en amor a los amigos, más fuerte es el rechazo y la perturbación. Que comienzan casi de inmediato.

Hay personas que están dispuestas a soportar las dificultades y a trabajar en la conexión, a pesar de los obstáculos. Otros no se dan cuenta de que así debe ser y cuando sienten rechazo, no entienden que este rechazo viene del Creador. Piensan que el rechazo es justificado y dejan el juego, dejar el estudio.

Si la persona aún invierte esfuerzo en la conexión con los amigos y quiere ver su relación entera e iluminada por la importancia de la meta y la importancia del Creador, con el paso del tiempo, comienza a recibir la Luz que Reforma. Siente cómo se crea la característica particular de Jafetz Jesed (deleite en misericordia), en su interior. Ya piensa menos en sí mismo y se preocupa más por alcanzar la meta, la plenitud. Esto se llama ’su padre le da el blanco’.

Mientras más invierte en lograr el estado de Bina, el estado de otorgamiento absoluto, lo blanco del padre, la sensación de plenitud, la importancia de la meta y todos los medios que conducen a ella, más avanza . A pesar de que experimenta más ascensos y descensos, están en la misma línea, la ‘línea derecha’.

Después de eso, la ‘madre da el rojo’ le alcanza: crítica, sensación de carencia, es decir, la ‘línea de la izquierda’. Aquí, lo que se requiere de él, es una confrontación, pasar de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Claramente, él debe tener el anhelo constante por la derecha, por Jassadim (misericordia), por otorgar, por el ‘blanco’, por plenitud, por la importancia de la meta, por conexión con los amigos; mientras que la crítica, el rojo de la madre, llegará por sí mismo y se manifestará en el momento oportuno y en la medida correcta.

Por lo tanto, se complementan entre sí: línea derecha e izquierda, integridad y deficiencia. Corresponde a la persona invertir, sólo la cantidad de esfuerzo que sea necesaria para completar estas líneas lo más rápido posible y en toda su extensión, hasta que descubre la desesperación dentro de sí. Después de todo, sentirá la deficiencia todo el tiempo, el rojo de la madre, la línea izquierda más que la derecha.

Igual que en la vida ordinaria, recordamos los momentos desagradables más que los agradables, pues nuestra sustancia es el deseo de placer. Disfrutar, se da por sentado, ya que corresponde directamente a mi deseo. Si en vez de placer, siento  sufrimiento, falta de placer o dolor, el contenido negativo en mi deseo, es natural pensar que es inmerecido. Después de todo, esperaba algo más.

Así que, en la opinión de una persona, la línea izquierda siempre vence a la derecha. Debe cumplir con estas dos líneas lo más rápido posible, hasta que una oración brota de él hacia la ‘línea media’, para que el Creador le concilie su condición. Pide ayuda porque no quiere estar en la línea izquierda, en el sentimiento de carencia, pues esto no le permite dar las gracias al Creador. Sólo por eso pide la línea media, aclarando las letras de su oración y completando la derecha y la izquierda, de modo que la deficiencia en ambas lleve a la creación de la línea media.

A partir de este momento comienza el estado Ubar (feto). ‘Su padre da el blanco, su madre da el rojo y el Creador da el Alma’, que es el comienzo del Ibur espiritual (concepción).
[127778]
De la preparación de la lección diaria de Cabalá 19/feb/14

Material relacionado:
La línea roja: ¡Cuidado, humanos!
¡El objetivo: La unidad integral!
¿Dónde se localiza el alma?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: