Una excursión en Cábala – El camino a la armonía general

Dr. Michael LaitmanCabalá es una ciencia igual al resto de las ciencias que percibimos en este mundo. Muchas generaciones han trabajado duro para desarrollarla, consolidarla y dar forma a un difícil sistema general de conocimiento, porque este conocimiento, es sobre el sistema de dirección que está en un nivel superior al de nuestro mundo.

Fácilmente podemos manipular lo inanimado, vegetal y animal de la naturaleza, ya que están por debajo de nuestro nivel, aunque, en principio, todos estamos en el mismo mundo. El escalón por encima, del que la sabiduría de la Cabalá habla, es el mundo superior, ahí hay leyes que no sentimos aquí, allí funcionan reglas generales desconocidas para nosotros.

Los cabalistas, en sus escritos Talmud Eser Sefirot, El libro del Zohar y otros, ofrecen una explicación de los mundos superiores. Escribieron esos libros para ellos mismos, ya que es muy difícil, para una persona, comprender el sistema superior si no lo ha alcanzado.

Por ejemplo, es imposible contarles a los animales acerca de nuestra vida y, a pesar de que tenemos muchas cosas en común, porque estamos en el nivel de bestia como ellos, no hay ninguna razón para explicar a estos hermanitos cómo vivir. De cualquier forma, no lo entenderían.

Por lo tanto, los cabalistas, ni siquiera tratan de explicar cómo se organiza el mundo superior, ya que requiere de conexiones sensoriales e intelectuales completamente diferentes. No es un nivel más alto que puede ser agregado con planes, computadoras y dispositivos. Es un sistema completamente diferente, que no tenemos.

Para despertar en nosotros el sistema de la creación, los cabalistas sugieren que atraigamos energía del mundo superior y que usemos sus características. Luego, bajo su influencia directa, empezaremos a descubrir estas características dentro de nosotros y a sentir otra realidad. Con estos sentimientos, se forma una imagen del mundo superior y, la comprensión del sistema de control de nuestro mundo.

Aquí comienza la investigación: ¿Qué nos da la sabiduría de la Cabalá? ¿Qué señales recibimos de la alta dirección del sistema? ¿Cómo debemos reaccionar? ¿Cómo se puede entrar en contacto con el mundo superior? Si éste es el sistema de control de nuestro mundo, ¿podemos influir en él? ¿podemos manejar nuestro destino, lo que nos pasa?

En primer lugar, Cabalá nos permite entender lo que la alta dirección quiere de nosotros y, de acuerdo a qué plan funciona. Sentimos el mundo como un espacio que nos rodea, sentimos diferentes cambios en nosotros y en el mundo, pero no sabemos lo que sucederá en el momento siguiente ni hacia dónde nos empujan las fuerzas que nos dirigen. Parece que siempre tratamos de aclarar lo que nos está pasando, lo que la naturaleza quiere de nosotros, pero siempre erramos. Nuestras vidas no mejoran.

En nuestro grado de desarrollo, sentimos el vacío. Antes, sólo tratábamos de organizar nuestra vida espiritual, familiar y social, pero hoy, la gente tiene una pregunta más profunda: ¿Para qué vivimos?

Vemos lo separados que están los jóvenes de sus padres. La gente no quiere formar una familia. Cuestionan el significado de la vida y no hallan respuesta. Por lo tanto, es difícil vivir; no tiene sentido; no hay ningún incentivo.

La sabiduría de la Cabalá nos revela la imagen de lo que está sucediendo en el mundo, la forma en que estamos manejados y cuál es la respuesta que la naturaleza espera de nosotros. Revela una imagen de nuestro estado futuro y nos muestra cómo se puede lograr: o por sufrimiento o por esfuerzos correctos.

Por lo tanto, en nuestro tiempo, la sabiduría de la Cabalá se presenta como una ciencia práctica y muy relevante. Empezamos a entender por qué estuvo oculta tantos años. La humanidad no la necesitaba. La gente estaba ocupada tratando de vivir su vida; sólo estaba interesada en su bienestar y nada más. Estaba satisfecha con el nivel de bestia.

Pero nuestro tiempo es especial para difundir la Cabalá, comenzó cuando el mundo empezó a ser redondo y se reveló como integral, interconectado, interdependiente y común. No podemos hacer frente a este mundo, porque estamos organizados según el principio lineal de ‘toma y da’.

No entendemos nuestra interdependencia, pues está por encima del nivel físico. No conocemos nuestra conexión con los niveles de la naturaleza; inanimado, vegetal y animal.

No sabemos cómo están interconectados ni cómo se complementan ni cómo están en equilibrio. Tal vez podemos intuir, pero no es nuestra sensación inmediata ni está, seguramente, en los sentimientos de la sociedad humana.

Mientras todos vivan en su esquina -trabajo, hogar, familia-, todo estaba bien. Pero, desde mediados del siglo pasado, el mundo comenzó a cerrarse. De pronto, descubrimos una visión absolutamente diferente: la dependencia mutua. Pero, aún, no podemos trabajar así.

Vemos constantes enfrentamientos en diferentes países, el colapso de la familia. Las familias se rompen, los niños se aleja de sus padres, etc. La sociedad se está desmoronando. Es así, porque estamos tratando de aplicar las viejas leyes de la sociedad humana a las condiciones actuales.

Estamos en un sistema completamente diferente de conexión y, dentro de nosotros, ese sistema no existe. La sabiduría de la Cabalá aparece y explica cómo construirlo.

El hecho es que el mundo superior se construye en condiciones de interconexión general, completa y absoluta, si nos corregimos integralmente y nos unimos, podremos sentir y entender de qué manera es posible cooperar mutua y correctamente, organizar bien nuestra vida y así, comenzaremos a sentir otra realidad fuera de nuestro mundo.

Entonces, todo el espacio se abrirá y nos sentiremos viviendo eternamente, no como en nuestro cuerpo animal, sino interconectados en un sistema unificado llamado Adam. Este es el estado que debemos alcanzar.

Así, la clave de la felicidad eterna está en revelar el sistema de dirección del mundo superior. Existe aquí, junto a nosotros, pero no lo sentimos. Nuestros sentidos corpóreos (animales) vista, oído, olfato, gusto y tacto, son suficientes sólo para percibir un pequeño fragmento de la imagen global de la creación. Por eso, la sabiduría de la Cabalá describe nuestro nivel, como el nivel animal.

Pero ahora empezamos a sentir la necesidad de manifestar un nivel superior de existencia. En los humanos, hay preguntas sobre el sentido de la vida, su origen, y lo que sucederá después de la muerte. Sin embargo, la imposibilidad de encontrar respuesta a esta pregunta nos lleva a la depresión y a la desesperación. Pero, el hecho de que tales preguntas surjan en nuestra generación es bueno. Por eso, ha merecido la revelación de la Cabalá.

Continuará.
[168691]
Del congreso en Odessa, “En el círculo de la unidad”, primer día 16/oct/15, lección 1

Material relacionado:

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: