Ynet: “¿Qué motiva a una niña de 14 años a apuñalar gente?”

LaitmanMi más reciente artículo en Ynet:

El terrorismo islámico se debe a la fuerza del mal desenfrenada que impregna incluso a niñas de 14 a 16 años, envenenando su mente y haciendo que se salgan de sus casas blandiendo tijeras en busca de una víctima. Este es el momento de unirnos e inyectar al mundo la fuerza positiva que pueda detener el terrorismo.

Mientras estamos debatiendo si estamos en medio de una ola de terrorismo, en la tercera intifada o en guerra, nos perdemos lo principal -todos los días jóvenes y viejos, hombres y mujeres, ciudadanos civiles inocentes, son asesinados  Damos gracias a Dios que estamos a salvo. Borramos las últimas noticias de los celulares, cambiamos el radio de estación y huimos de las noticias. El hombre, igual que los animales, tiene capacidad inherente para adaptarse a cualquier realidad, aunque sea muy dura.

Pero no debemos aceptar una rutina de asesinatos; no debemos ceder a la apatía. Por más duro que trabajen las fuerzas de seguridad israelí, sólo controlan el fuego; debemos actuar en un nivel más profundo –levantarnos y luchar contra el enemigo real que hay dentro de nosotros: nuestra separación. En cada momento de separación, el enemigo externo nos debilita, si queremos acabar con la guerra, hay que someter al enemigo interior.

Fuera de balance

El impulso loco de terroristas para asesinarnos viene de un lugar más profundo. Incluso las acusaciones de ministro de Relaciones Exteriores de Suecia y de sus colegas en la UE, que intentaron conectar a Israel con el atentado en Francia, vienen del mismo lugar; albergan un odio endogámico que se deriva de fuentes que van mucho más allá del conflicto palestino-israelí.

Está escrito en El libro del Zohar que toda la humanidad está conectada en una sola red. Actualmente, fluyen fuerzas negativas que conduce al mundo a extremismo, odio y destrucción. Los canales por los que debe fluir al mundo la fuerza buena de unidad, consideración mutua y preocupación por los demás están casi totalmente bloqueados, hay mucho por mejorar en la red de conexiones entre nosotros.

La nación de Israel tiene un papel especial en determinar el equilibrio de poderes en esta red. Cuando hacemos un esfuerzo para unirnos, ‘inyectamos’ fuerzas positivas en el mundo y se equilibran las negativas.

Por el contrario, cuando la división reina entre nosotros, nos convertimos en parte de la fuerza negativa y aumenta su poder en el mundo, como está escrito en El libro de Zohar que habrá ‘pobreza, ruina, pillaje, saqueo, muerte y destrucción en el mundo’. La consecuencia directa es que nuestros enemigos ‘levantan la cabeza y lo primero que, quieren es destruir Israel’, como está escrito en Introducción al libro del Zohar.

Crónica de la destrucción

El odio a Israel y el terror hacia los judíos no es un fenómeno nuevo. La nación de Israel fue fundada hace más de 4,000 años con el principio de ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. La novedad que trajimos a la humanidad fue nuestra maravillosa capacidad de unión porque ‘Israel tiene la llave de la unidad del mundo’ (rabino Kook, Luces sagradas). Esta garantía mutua es la única justificación para su existencia. Cuando el odio infundado estalló entre nosotros y destruyó cada parte decente, el Templo fue destruido. Este odio cortó el flujo de fuerza positiva entre nosotros y el mundo. Puedes ver esta ley en la historia -cuando la fuerza del mal prevalece, trae destrucción, guerra y derramamiento de sangre.

El rabino Eliyahu Kitov en El libro de la conciencia escribió, ‘En cada generación, se nos ordena fortalecer la unidad entre nosotros para que nuestros enemigos no nos gobiernen’. Si no remediamos la brecha social entre nosotros, la fuerza del mal generará más odio y nos destruirá. Esto no termina en las fronteras de Israel; mientras más sufre Europa por la fuerza del mal, más se nos culpa y responsabiliza por la propagación del Islam radical. Los resultados no tardarán en llegar.

Dar bien al mundo

Las fuerzas de seguridad seguirán protegiendo a los ciudadanos de Israel y harán todo lo posible para prevenir el siguiente ataque, pero no será suficiente para evitar otra víctima. Debemos despertar el amor a los demás, la conexión y garantía mutua. Estos son los componentes de nuestra fuerza nacional.

Cuando estas fuerzas positivas comienzan a fluir a través de nosotros hacia el resto del mundo, se equilibrará el caos mundial. En consecuencia, se sentirá en las calles, paz, tranquilidad y sensación de seguridad. Como escribió el Rav Kook, ‘Si estamos arruinados y el mundo se arruinó con nosotros por el odio sin fundamento, seremos reconstruidos y el mundo será reconstruido con nosotros a través del amor sin fundamento’.
[170954]

Material relacionado:
Ynet: Nadie “merece” esto
Un nuevo artículo de rav Laitman en Ynet- “el odio es el terrorista entre nosotros”
La fuerza de la conexión desarmará los terroristas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta